Tus pensamientos crean una atmósfera que te envuelve

La vida se vive desde adentro hacia afuera y no al revés. Mientras no aprendamos esto, nunca lograremos ser completamente felices porque es el desconocimiento del mundo interior lo que nos envuelve en la confusión, el conflicto y la tristeza. Malgastamos nuestra energía dándole poder a nuestros miedos, en lugar de confiar en la vida y recibir la plenitud que Dios quiere darnos y que nos pertenece.

No puedes separarte del miedo porque ignoras que vivimos en un Universo Espiritual donde solo existe amor, abundancia y plenitud y así es nuestra esencia divina, nuestro verdadero Yo. Este desconocimiento te hace vivir temeroso, te lleva a cambiar la confianza por desconfianza, en lugar de dar amor exiges ser amado, en lugar de perdonar cargas odios y resentimientos que solo te hacen daño.

No te das cuenta que tus pensamientos y sentimientos son los que van dando forma a tu atmósfera interna, el lugar donde habitas en el interior. Nada se pierde, todo se va acumulando lo bueno y lo malo, tus temores, rabias, resentimientos, cada mal pensamiento, cada mala palabra, cada mala acción, todo va creando tu morada interior. Y ese lugar que habitas es el que reflejas afuera.

Si no tienes control sobre tus propios pensamientos estás haciendo mal uso de tu poder divino. Como siembras cosechas, observa hoy lo que has cosechado en tu vida, mira lo que tienes alrededor, observa tus actuales circunstancias y sabrás que has estado sembrando.

No reconoces que tú lo has creado porque tus pensamientos, palabras y acciones suceden casi inconscientemente. Actúas como un robot impulsado por la rutina, la costumbre, influenciado por tu ambiente, tus creencias, tu entorno. Así llegan pensamientos que entretienes sin siquiera darte cuenta, pero en tu interior todo queda registrado y luego se manifiesta en tu realidad.

Depende de ti ser feliz, depende solamente de ti volver la vista hacia tu corazón. Comienza a cuidar tu jardín interior, arranca de tu mente los malos pensamientos como arrancarías la maleza. Uno a uno arranca los pensamientos que no te den felicidad, aquellos que encubran miedo y reemplázalos por la verdad. Sé paciente, pero perseverante y verás cómo poco a poco tu vida comienza a mejorar.

Entonces encontrarás la felicidad, no en las circunstancias externas ni en las personas; dejarás de necesitar que alguien te regale flores, porque dentro tendrás tu propio jardín y te darás cuenta que todo lo que necesitas ya lo tienes… dentro de ti.

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!