Las 3 Semillas con mayor poder anticancerígeno

En la naturaleza encontramos sustancias altamente anticancerígenas y sin los terribles efectos secundarios que proporciona la quimioterapia.
25wz_900

Hoy queremos hablaros de 3 semillas las cuáles se ha demostrado que son altamente anticancerígenas y que además se pueden complementar con el tratamiento de quimioterapia en el caso de que la persona se esté sometiendo a dicho tratamiento.

1. Semillas de Uva

Siempre que comemos la uva, tenemos la costumbre de tirar las semillas, sin embargo, cometemos un error, ya que en estas semillas existe un alto concentrado de nutrientes que benefician tu salud, y podrían salvarte la vida.

Las semillas de uva aportan elementos nutricionales con propiedades antioxidantes y anticancerígenas, dentro de estas pequeñas semillas se localizan importantes vitaminas, minerales y compuestos químicos naturales que ayudan significativamente nuestro cuerpo, como la vitamina E, los Flavonoides, el Acido Linoleico y el OPC ( proantocianidinas oligomericas)

 Uno de los compuestos de la uva y las semillas de uva es el “Resveratrol” que es un antioxidante natural que combate el envejecimiento de las células y mantiene tu piel rejuvenecida.
Sin embargo el elemento más importante de las semillas de uva son las proantocianidinas, pues científicamente se ha demostrado que poseen elevadas propiedades de antioxidantes, antiinflamatorias y anticancerígenas, se han hecho pruebas in vitro que ha demostrado visiblemente el impacto contra los canceres del estomago, mama y pulmón.

2. Semillas de lino

EL SECRETO DE EL CANCER MEJOR GUARDADO

Parte del menú de los faraones o del mismo Carlomagno, las semillas de lino tienen potentes efectos anticancerígenos gracias a su gran contenido en lignanos.

Las semillas de lino son especialmente efectivas para prevenir y tratar el cáncer de mama y entre otras cosas actúan como fitoestrógenos.

Estas semillas promueven la apoptosis de las células tumorosas y al mismo tiempo inhiben la angiogénesis evitando de ese modo la metástasis.

Además son una de las mejores fuentes de ácido alfa linoleico, que es un ácido graso esencial omega 3 muy importante para prevenir no solo el cáncer sino muchas otras enfermedades.

Se pueden consumir en muchos platos, tomarlas con la leche con el desayuno o incluso usarlas para elaborar pan, repostería o postres.

La dosis ideal a consumir es de 2 cucharadas soperas al día.

3. Semillas de damasco o albaricoque

Su contenido en vitamina B17 hace que sean potentes anticancerígenos.

Esta vitamina se ha demostrado que ayuda no solo a prevenir con éxito el cáncer sino también a aumentar mucho las posibilidades de curarlo de una manera natural.

Para tomar las semillas del albaricoque lo que hacemos es romper primero el hueso con un martillo.

Se come únicamente la semilla en forma de almendra que está en el interior del hueso.

Existen en el mercado muchos suplementos de vitamina B 17 pero en estos casos no son tan efectivos como consumir las semillas de damasco o albaricoque ya que solamente estas semillas contienen los enzimas y cofactores necesarios para nuestro organismo.

Si quieres tapar el sabor amargo que tienen estas semillas puedes mezclarlas con una pizca de nuez moscada, cebada cruda o coco rallado.

Las semillas del durazno o melocotón y de la nectarina también contienen buenas cantidades de vitamina B 17.

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!