Ventilar la casa todos los días.. sí, esa costumbre que tenían nuestras abuelas y que se está perdiendo con el tiempo, justo ahora que resulta bastante más necesario ventilar nuestras modernas casas llenas de tóxicos que las antiguas casa de pueblo…

Mi casa… ¿Más peligrosa que el exterior?

Seguro que piensas que dentro de casa estás a salvo, verdad? Bueno, lo piensas si no has leído nuestro reportaje sobre los tóxicos que hay en el hogar porque, si ya lo has leído, ya eres consciente de que, a no ser que empecemos a prestar atención y tomar medidas con verdadera responsabilidad, el hogar puede llegar a convertirse en un auténtico vertedero de sustancias químicas nocivas.

Según un estudio realizado por la Agencia de Protección Ambiental de EEUU, en casa hay entre 5 y 10 veces más sustancias tóxicas que en el exterior (dependiendo de qué exterior, claro).

¿Te sorprende? Pues no debería. El formaldehido de los muebles, por ejemplo, es una de las sustancias más cancerígenas que hay en nuestra civilización. Pero el repertorio es amplio. Veamos…

Por qué es tan importante ventilar la casa

Ventilar la casa todos los días no es que sea importante, sino esencial para mantener la salud, especialmente en el caso de personas mayores, peques o personas particularmente sensibles o intolerantes a las sustancias tóxicas.

En el exterior, las ciudades que tienen mucho viento (por más incómodo que sea) son las ciudades más limpias. Zaragoza, por ejemplo, famosa por su cierzo, fue la ciudad elegida por Michael jackson para ofrecer su concierto europeo en 1996 por ser la ciudad con el aire más limpio…

Lo mismo ocurre en el interior de las casas, solo que esa corriente de aire hemos de forzarla para eliminar la gran cantidad de sustancias tóxicas que, aunque no te lo creas, conviven con nosotros y nosotras cada día.

Las sustancias que hay que ventilar

Estos son los elementos más dañinos que encontramos en cualquier hogar convencional y que es necesario ventilar cada día:

    • El humo de los cigarrillos y sus muchas sustancias carcinógenas
    • Los vapores cancerígenos de cosas que jamás sospecharíamos, como las velas convencionales hechas con parafina (según la Universidad de California, los gases de las velas producen cáncer).
    • Vapores de numerosas sustancias químicas incluidas en barnices de muebles (como el terrible formaldehido, el benceno, etc), productos de limpieza, pinturas, etc.
    • Restos de materiales de construcción muy tóxicos que se van liberando con el paso del tiempo.
    • Aerosoles
    • Suciedad acumulada en alfombras y moquetas (hongos, bacterias, ácaros)
    • Y un larguísimo etc.

    Cuándo y cómo ventilar la casa

    Para conseguir que todas esas sustancias perjudiciales se vayan y mantener así un hogar saludable y lleno de vitalidad, es importante tener en cuenta varias cuestiones a la hora de ventilar la casa:

      • Es necesario ventilar todos los días (sea invierno o verano)
      • La mejor hora es la primera hora de la mañana porque es cuando la casa ha acumulado más CO2 y hay menos contaminación en el exterior
      • Media hora es suficiente, porque si lo dejamos más tiempo (sobre todo en invierno) tendremos que poner más calefacción y ello hará un efecto rebote.

      Consejos para mantener una casa limpia

      Dicen que la diosa hindú Lashkmi, que es la diosa de la abundancia y la riqueza, solo entra en las casa que están limpias, puras y ordenadas…

      Pues bien, para que Lashmi llegue a cualquier casa, ahí van unos consejillos:

        • Cuantas menos alfombras y moquetas en casa, mejor… son el territorio favorito de todo tipo de sustancias tóxicas
        • Cuantos menos aerosoles, mejor
        • Cuantos menos productos de limpieza industriales y más productos de limpieza caseros y naturales, mejor
        • Cuantos menos aparatos electrónicos, mejor (incluendo WIFI y contaminación electromagnética)
        • Mejor llenar la casa con materiales naturales poco tratados
        • Procurar utilizar pintura ecológica para las paredes
        • Fumar dentro de casa… prohibido! (y si es posible, fuera tampoco)

        El problema de los edificios enfermos

        En nuestro reportaje sobre los edificios enfermos ya os comentábamos que hasta el 30% de nuestros modernos edificios son edificios enfermos, según la OMS.

        Se les considera edificios enfermos porque pasar muchas horas del día en su interior puede llegar a causar todo tipo de patologías, siendo especialmente vulnerables, como decíamos, los niños y niñas, las personas mayores, las personas asmáticas, con alergias, etc.

        Los peores enemigos son el aire acondicionado, las sustancias químicas, la falta de ventilación, el exceso de aparatos electrónicos, la contaminación electromagnética, etc.

        Si no ventilamos la casa…

        Estas son algunas de las patologías más frecuentes asociadas a una casa enferma cuando no ventilamos:

          • Alergias de todo tipo
          • Mareos
          • Falta de vitalidad
          • Insomnio
          • Migrañas frecuentes y dolores de cabeza
          • Dermatitis y enfermedades de la piel
          • Asma
          • Sistema inmunológico debilitado

          Obviamente, irse a vivir una cueva quizá sea una solución demasiado drástica. O sea, que nos toca vivir en el mundo que nos toca y no queda otra. Pero sí podemos llevar a cabo algunos cambios esenciales y básicos; no solo para mejorar nuestras condiciones vitales, sino para impedir que en el futuro las cosas se pongan aún peor. Por ejemplo, comprando con responsabilidad y consumiendo ecológico, ventilando la casa todos los días, cultivando nuestro propio huerto urbano sin pesticidas, utilizando remedios caseros naturales que no contaminen ni nuestra casa ni el medio ambiente, etc.

          Fuentes:

          http://www.vidanaturalia.com/ventilar-la-casa-es-fundamental-para-la-salud/