Sexo ecológico, recomendaciones de Greenpeace.

Vas en bicicleta al trabajo, comes orgánico, te pronuncias contra los transgénicos, tienes focos fluorescentes y usas biodegradables en casa… Está perfecto. Es un buen inicio para cuidar de este planeta, pero ¿quieres hacer más? Desde tu cama puedes hacerlo…

Por eso, Greenpeace ha creado esta guía ecosexual para que, si lo deseas,  puedas ser una bomba sexual que no haga estallar, precisa y literamente, al planeta.

La industria de los juguetes sexuales comienza poco a poco a hacerse verde luego de haberse dado a conocer el alto riesgo de usar productos de PVC en los juegos íntimos. Incluso la industria pornográfica está comenzando a hacer esfuerzos para crear productos que ayuden al medioambiente, aportando alguna donación para organizaciones que trabajan a favor de algún tema en particular. Mucho de ello es “green wash”, es verdad, pero eso es un indicativo de que también el sexo se está volviendo verde.

Azucena lo sabe bien. Ella no vuelve a salir con un chico en cuya mesa de noche o en el baño no encuentre por lo menos un producto que no sea amigable con el ambiente. Claro, a veces no es tan drástica y el hecho de que al hombre en turno no le importe el medio ambiente, no significa que termine la relación. Pero si se encuentra con alguien que no tenga el menor interés por el ambiente, entonces ella dejará de tener ese mismo interés por él o quizá no le parezca tan atractivo.

Hoy la moda verde se ha metido por debajo de las sábanas. Cada vez más el punto de ruptura de una pareja podría radicar en cuánta carne consume el otro, qué auto maneja, para quiénes trabaja o qué productos consume sin saber lo que hay detrás de las marcas. Siempre hay una alternativa y una manera positiva de hacer las cosas… incluyendo el sexo.

Si un hombre o mujer se ensucia las manos con composta; apaga los multicontactos por la noche o cuando sale de casa; recicla o evita consumir productos nocivos para el planeta habrá agregado muchos puntos a sus ya masculinas o femeninas cualidades.

Si coincides, entonces, bienvenido a la era ecosexual. De acuerdo con una encuesta realizada por una revista inglesa de caballeros llamada “Nuts”, una de las cualidades que las mujeres han agregado a su lista para sentirse atraídas por un hombre es que hoy en día sea “verde”. Hay algo en eso que, dijeron, los vuelve irresistibles. Y de esta manera, dijeron las féminas, el susodicho puede tener más posibilidades de encontrar una cita un sábado por la noche.

 

1)Apagar las luces.

Evidentemente, apagar las luces es mucho más ecológico que dejarlas encendidas, ahorra mucha energía. Aún así, para los que consideráis que eso de mantener relaciones sexuales a oscuras es de otra generación y no tenéis tiempo de hacer el amor de día, la organización ecologista recomienda el uso de velas naturales.
Yo os diría que, como mínimo, si el juego empieza en la cocina y termina en la cama (o en otro sitio), no os olvidéis de ir apagando las luces de los sitios por donde paséis y, si al final os decidís por dejarlas encendidas, contad que, al menos, sean de bajo consumo.
2)Frutas de la pasión orgánicas.
Greenpeace reclama que las frutas tomadas como afrodisíaco sean de cultivo orgánico (nada de transgénicos o pesticidas que, además, pueden afectar a la salud del esperma). Os recuerdo, también, volviendo al tema de los juguetes eróticos ecológicos, que frutas y hortalizas han sido, desde tiempos inmemorables, juguetes íntimos muy utilizados y que resultan totalmente biodegradables y sostenibles.
3)No al amor a toda costa.
Nada de alimentos afrodisíacos que se carguen el planeta o las especies que intentan sobrevivir en él (el ala de tiburón, por ejemplo), nada de aceites de masaje provinentes del petróleo y sus derivados, nada de productos, en definitiva, que no puedan ser considerados ecofriendly.
4)Sí al amor reciclado.

En la misma línea que el tercer mandamiento, debemos intentar practicar un sexo lo más respetuoso posible con nuestro entorno. En definitiva, que reciclemos todo lo que podamos y lo utilicemos para lo que nos parezca (cajas de zapatos para guardar juguetes, o las ruedas de la moto para hacer un látigo, allá cada cual con sus aficiones).
5)Ecolubricantes.

Sí, como suena, lubricantes naturales. Es decir, nada de potingues fashion de sex-shop que con saliva y aceite de oliva no se necesita nada más, aunque en el mercado hay algunas marcas que también ofrecen aceites aromáticos sostenibles, como Earth Erotics.
6)Juguetes sexuales sin PVC.

Ya lo hemos visto anteriormente. Nada de PVC en la cama, por favor.
7)Ducharse en pareja.
Pues mira, este también es “tengui”… ¿Ya lo estáis poniendo en práctica?
8)Cama ecológica.
De acuerdo, el sexo no tiene porque ser en la cama; puede ser encima de una alfombra reciclada, de un sofá recuperado de un mercado de trueque o directamente en el suelo (que no sea de plástico, mejor), pero si es en la cama, que sea una cama sostenible con su colchón y ropa de cama orgánicos.
9)Fetichismo ecológico.
Como para los juguetes eróticos, Greenpeace nos recomienda que nos rodeemos de productos orgánicos (lencería orgánica) o reciclados.
10)Haz el amor y no la guerra.
Digo yo que aquí se les acabaron las ideas, que la frase quedaba bien y que querían diez mandamientos y no diez… o sea que, bueno, a pelearse menos y a besarse más o, en todo caso, ¡a saber hacer las paces!
Para terminar, os dejo un vídeo, también de Greenpeace, que me ha parecido de lo más divertido.

Vía | www.greenpeace.org

Visto en: Elpacienteingles

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!