Aprende a interpretar análisis de sangre

[showads ad=center]

INTERPRETAR ANÁLISIS DE SANGRE

¿Cómo podemos interpretar un análisis de sangre?

Para la gran mayoría de pacientes, los resultados de los análisis de sangre o de orina son un enigmático jeroglífico. El médico valora los resultados obtenidos en ellos, pero una vez que llegamos a casa, los miramos y nos preguntamos ¿Qué querrá decir esto?, ¿y qué significan que aquí salgo del rango normal?
Aquí tiene las claves para interpretarlos.

20121121-205444.jpg
Los análisis de sangre y orina son unas de las pruebas más importantes para que el sanitario efectúe el diagnóstico del estado de salud de una persona. Los análisis se pueden llevar a cabo con múltiples finalidades: bien de modo rutinario, haciéndolos cada cierto tiempo para valorar el estado general de salud del paciente; bien para confirmar o descartar posibles problemas de salud a partir de síntomas expuestos por el paciente; o bien para seguir la evolución de una enfermedad o problema de salud: diabetes, enfermedad renal, hipertrigliceridemia, infecciones y un largo etc.
Ante un análisis de sangre y/o de orina debe tenerse claro el porqué de ese análisis concreto, pues no tiene sentido medir los triglicéridos, por ejemplo, en una persona que acude a consulta por fatiga y debilidad general. Los valores obtenidos han de ser valorados y confrontados con análisis anteriores efectuados si es que se disponen de ellos, pues no es lo mismo valorar un nivel alto de colesterol cuando 6 meses atrás los niveles eran muy altos, o eran más bajos.
Asimismo, hay personas que tienen una predisposición genética a tener unos niveles altos o bajos de determinado parámetro, por lo que en una misma persona un resultado alto en un parámetro concreto podría ser signo de una dieta que debe ser corregida para prevenir futuros problemas de salud, o ser catalogados como normal.

¿Qué hacer el día del análisis?

Durante las 10-12 horas previas a la realización del análisis, el paciente debe mantenerse en ayunas, pues la ingesta de alimentos alteraría los resultados del análisis y éstos además fluctuarían según la composición de la ingesta. Por ello, los análisis se deben realizar por la mañana poco después de que el paciente se haya despertado. Es la mejor forma de que éste se haya mantenido durante ese espacio de tiempo en ayunas, y es conveniente que la cena del día previo no sea muy copiosa, pues puede alterar el resultadote determinados parámetros como los triglicéridos. Si es posible, es mejor ir acompañado el día del análisis, y si el paciente es propenso a marearse, resulta recomendable que lo comunique a la enfermera para efectuar el análisis tumbado y prevenir posibles caídas con el peligro que éstas conllevan. Si una vez realizado el análisis el paciente siente mareo, es mejor que se lo diga también a la enfermera antes de levantarse. Una vez hecho el análisis y si nos encontramos bien, ya podemos irnos a desayunar.

¿Una vez que ya tenemos los resultados qué?

La sangre está compuesta básicamente por dos partes: células y un líquido que se halla entre ellas que se llama plasma. El análisis básico consta también de dos partes: el hemograma en el que se recuenta el número de los diferentes tipos de células y la bioquímica en la que se estudian los parámetros como la glucosa, ácido úrico, grasas, hierro, etc.
Veamos qué significado tiene cada uno de los parámetros recogidos en un análisis básico.

HEMOGRAMA

Hematíes: valor normal: 3,8-5,4 X 10 6/ul (1.000 ul= 1 ml).
Son los glóbulos rojos encargados de transportar el oxígeno inhalado a todas las células y de recoger de éstas el dióxido de carbono para su eliminación al exhalar el aire.
Tabaquismo, insuficiencia respiratoria y vivir en lugares de mucha altura a nivel del mar suelen causar niveles por encima de lo normal. Un nivel bajo de hematíes da lugar a la anemia. Ésta puede estar producida por pérdidas de sangre, proceso quirúrgico reciente o diversas patologías y enfermedades. La falta de hierro, vitamina B12 y ácido fólico es otra de las posibles causas de la anemia; en estos casos, se soluciona llevando una dieta rica en el nutriente deficitario que ocasiona el problema.

MEJORA CON:
Alimentos ricos en hierro: legumbres, carne, cereales integrales. Se recomienda combinar estos alimentos con otros ricos en vitamina C como: 86
kiwi, cítricos o pimientos, por ejemplo, porque de esta forma se favorece la absorción intestinal del mineral. También se fija bien con el oligoelemento de cobre.
Alimentos ricos en fosfatos: levadura de cerveza, alimentos de hoja verde (lechuga, endibia, escarola, espinacas), germen de trigo, legumbres, granos o cereales integrales. También se puede tomar suplementos vitamínicos de ácido fólico.
Alimentos ricos en vitamina B12: está ausente en algunos alimentos vegetales, aunque la soja el mijo etc. Lo contienen en buena cantidad, y si se encuentra en el hígado, los riñones, las sardinas, ostras, mejillones, conejo, palometa, etc.

[showads ad=center]

LEUCOCITOS.

Valor normal: 4.500-10.600/ml.
Son los glóbulos blancos o células de defensa de nuestro organismo. Son los que defienden ante infecciones.
Dentro de ellos hay varios tipos, en orden numérico decreciente tenemos neutrofilos, linfocitos, monolitos, eosinófilos y basófilos. En el análisis suele aparecer su valor numérico y el porcentaje de cada uno de ellos con respecto al total. Puede estar aumentado el nivel de leucocitos por consume de ciertos medicamentos como la heparina y por infecciones, quemaduras o enfermedades inflamatorias. Niveles bajos se pueden deber a consumo de ciertos medicamentos (por ejemplo, antibióticos), enfermedad renal o hepática, fallo en la médula, etc. La alteración en el nivel de cada uno de los tipos de leucocitos se deben a causas concretas.
MEJORA CON:
Hay muchos nutrientes que están implicados en nuestras defensas: la vitamina C que, como ya hemos dicho, se encuentra en las frutas (especialmente en los cítrico) y verduras. La vitamina A está implicada en el mantenimiento adecuado del numero de linfocitos, y se encuentra en los alimentos vegetales en forma de provitamina especialmente en el betacarotenos que se encuentra en: zanahorias, pimientos rojos y verdes y en todas las hojas verdes oscuras de las verduras, así como el las frutas de color naranja o rojo. También los encontramos en los productos animales como: hígado, pues se acumula ahí presente el retinol, que es el precursor de esta vitamina en forma animal. Los minerales de hierro, zinc, cobre o selenium, aportan su fijación. El tomillo, el escaramujo son plantas de comprobado efecto potenciador del sistema inmunológico, así como la jalea real y la equinàcea

HEMOGLOBINA:

Valor normal: 12-16 g/dl.
Es la proteína que se encuentra en los glóbulos rojos y que se encarga de fijar el oxígeno y el anhídrido carbónico para transportarlos por el torrente sanguíneo hacia y desde todas las células del organismo. Los niveles de hemoglobina suelen ir en consonancia con los de los glóbulos rojos, y su exceso o déficit tendrá consecuencias, causas y tratamiento idéntico al de los hematíes, salvo en un caso: a talasemia. En este caso hay muchos glóbulos rojos pero de poco tamaño, con lo que la cantidad de hemoglobina es menor en comparación con el nivel de hematíes. En los casos graves, se recomienda no ingerir suplementos de hierro o llevar a cabo una ingesta alta de folatos, de los que ya hemos hablado en los hematíes.

VOLUMEN CORPUSCULAR MEDIO (CVM):

Valor normal: 80-97 fl.
Para entendernos, es la talla de los glóbulos rojos. Un valor grande indica un tamaño grande de los glóbulos rojos, y viceversa. Un valor bajo puede indicar talasemia o bajos niveles de hierro, en tanto que un nivel alto pude deberse a causas genéticas, o bien a problemas asociados con déficit de vitamina B12, ácido fólico, enfermedad hepática o exceso de consumo de alcohol.

HEMATOCRITO:

Valor normal: 35-47%.
Este valor varía según la altitud del lugar donde vive la persona. Es la relación de células y líquido que hay en la sangre. A mayor valor, más células y menos líquido. Un valor bajo puede ser causado, por ejemplo, por anemia o pérdidas de sangre, y valores altos se pueden deber a diarrea. Quemaduras, eritrocitosis (producción excesiva de hematíes), etc.

VELOCIDAD DE SEDIMENTACIÓN GLOBULAR (VSG):

Valor normal: hasta 20 ml/h.
Está relacionada con la tendencia de los glóbulos rojos a formar acumulo y con la cantidad de proteínas en la sangre.

Niveles alterados informan de la existencia de trastornos como la anemia, infecciones, etc., que deben ser identificados.

PLAQUETAS:

Valor normal 140-400 X 103/ul.
Son células que se encargan de formar un coágulo en una herida. Alteraciones en los niveles de plaquetas pueden ser consecuencia de problemas como inflamación del bazo, infecciones, hemorragias, etc.

BIOQUÍMICA

BILIRRUBINA:

Valor normal: 0-1,1 mg/dl.
La bilirrubina es un pigmento que se almacena en la vesícula biliar y es eliminada a través del tubo digestivo. Niveles altos indican afección hepática u obstrucción por piedras en la vesícula.

CREATININA:

Valor normal: 0,4- 1,2 mg/dl.
Nieveles altos de creatinina podrían ser sospechosos de mal funcionamiento del riñón y cálculos renales. No obstante, se pueden dar valores altos en personas musculadas, en estados de ligera deshidratación.

GLUCOSA:

Valor normal: 70-110 mg/dl.
Es de suma importancia para valorar este parámetro que la persona se haya hecho los análisis en ayunas. Los niveles de glucemia están controlados por insulina, hormona sintetizada en el páncreas, de forma que un correcto funcionamiento daría como resultado niveles cercanos a los 100 mg/dl. Aunque como existen fluctuaciones, niveles algo mayores no tienen por qué significar un mal funcionamiento de las células pancreáticas que sintetizan la insulina. En algunos casos, se suele dar intolerancia a la glucosa y los resultados son por lo general superiores al nivel normal, pero no en un gran porcentaje.
¿Diabetes?
En el caso de que el resultado ofrezca niveles que ronden o superen los 200 mg/dl, sí se puede asegurar que el paciente padece diabetes. Aquella persona que es diagnosticada como diabética es muy importante que se informe sobre su enfermedad, puesto que unos correctos hábitos.

alimentarios y de vida son claves para que su afección no le ocasione problemas de salud. Para verificar si el control de la diabetes se realiza de la forma correcta, se puede estudiar un parámetro: la hemoglobina glicosilada o hemoglobina A1-c. Valor normal: 4-6%.

¿Cómo mejora la diabetes?

Las personas con valores elevados deberán tener muy presente la fibra en su dieta (Legumbres, alimentos integrales, frutas con mayoría de fructosa y comidas después de las comidas en este caso y muchos vegetales especialmente), pues retarda la liberación de la glucosa de los alimentos al torrente sanguíneo, por lo que favorece un buen estatus de su enfermedad, sin complicaciones de salud. Deberá aprender y entender la tabla del índice glucémico de los alimentos y restringir el consumo de alcohol y de alimentos muy azucarados. Los hidratos de carbono, pues, habrán de ser complejos (patatas, pasta, arroz, cereales, legumbres). Y por último siempre deberá llevar encima alguna sustancia azucarada (una pieza de fruta, por ejemplo) para hacer frente a un posible episodio de hipoglucemia (niveles bajos de glucosa), que puede ocasionar temblor, adormecimiento, cansancio, temperatura fría. Se puede desencadenar por ayuno o ejercicio prolongado, dosis de insulina excesiva, etc. Resultados anormales en los valores de glucosa también pueden ser ocasionados por ingesta de comida reciente, toma de ciertos medicamentos, infecciones etc.
El diabético tiene que tener en cuenta que su nivel de cromo es siempre deficitario, por lo que a todos les es necesario, y para ello les recomiendo que antes de las principales comidas se tome 1 comprimido de cromo, si su diabetes es insulina dependiente, no tiene que tomarlo ya que podría caer con frecuencia en una hipoglucemia. Lo que sí podría hacer es consultar con su médico y que él le recomiende la cantidad de cromo y lógicamente menos insulina.
Existen algunas frutas que no debe comer nunca un diabético como son: plátanos, uvas, cerezas, picotas, frutas tropicales etc., y las otras frutas si las puede comer siempre como postre de las comidas y en pequeñas cantidades aunque todos los días deben ser ingeridas, para que el arrastre de glucosa al torrente sanguíneo sea más lento y no le perjudique al enfermo.

GRASAS:

Valor normal: triglicéridos 35-135 /dl; colestrol total: 120-220 mg/dl.HDL-colesterol (llamado bueno) 30-100 mg/dl; LDL colesterol (llamado malo): 60-130 mg/dl.
El colesterol es una grasa exclusiva del mundo animal que es sintetizada por el hígado. Un exceso en su consumo a través de la dieta representa un riesgo para la salud, pues va quedando fijado en las paredes de las arterias, disminuyendo así el diámetro de éstas, lo que favorece la aparición de infartos porque la sangre le cuesta llegar a un determinado lugar. Las lipoproteínas, que son las que transportan el colesterol a través de la sangre, quedan divididas, en el análisis, en las de baja densidad (LDL) y las de alta densidad (HDL). El valor de colesterol total en la sangre no es suficiente para determinar el riesgo cardiovascular del paciente, y se mide el nivel de estos dos tipos de lipoproteínas. A unas se le llaman de colesterol malo (LDL), pues el colesterol que transportan va quedando en la pared de las arterias, y las otras se las llama del colesterol bueno (HDL), porque actúan recogiendo parte de él, es decir, limpiando las arterias. Así pues, es deseable un nivel alto de HDL y un nivel bajo de LDL. Los triglicéridos es la forma mayoritaria de presentación de las grasas. Están formados por 3 ácidos grasos unidos por un enlace de tipo éster a un glicerol (alcohol de 3 carbonos).
Mejora con.
Las personas que presentan un exceso de triglicéridos y colesterol deben aumentar el consumo de productos vegetales y disminuir el de animales, especialmente las carnes grasas, huevos y determinados productos lácteos como mantequilla, margarina, nata o queso graso. La fibra que está presente en los productos vegetales tiene un efecto hipocolesterolemiante, con lo que deben incluirse en la dieta de alimentos integrales y legumbres, frutas, verduras y cereales. La bollería y sancks son otros productos que han de dejarse de lado, así como el tabaco y el consumo de alcohol.

Urea:

Valor normal: 10-40 mg/dl.
Puede aportar información acerca del funcionamiento renal, del grado de hidratación y de la masa muscular de las personas. Un nivel bajo de urea es propio de personas con baja masa muscular, mientras que un nivel demasiado alto se observa en las personas musculadas, que padecen insuficiencia renal, deshidratadas, o que sufren un sangrado digestivo.

Ácido Úrico:

Valores normales: 3,4-6 mg/ dl.
Es el producto final del metabolismo de ciertos aminoácidos que forman las proteínas. Niveles altos pueden ser indicadores de presencia de tumores, de haber practicado ejercicio de forma intensa o de consumo de grandes cantidades de alimentos ricos en proteínas, como carne, mariscos o pescados azules. También se ha estudiado que las personas que comen frutas diferentes dentro de la misma digestión, pueden producir exceso de ácido úrico lo que les lleva a producir la gota, que suele manifestarse con inflamación dolorosa del dedo gordo del pie.
Antes era considerada la enfermedad de los ricos porque sólo ellos podían permitirse el lujo de consumir carne en grandes cantidades. Lo que les hacia ser personas muy agresivas soberbias y dominantes, pero en el fondo eran unos enfermos crónicos. Niveles altos pueden dar lugar también a la formación de cálculos en el riñón.
Mejora con.
En caso de hiperuricemia y gota, se debe beber agua en cantidad, y si el paciente no es hipertenso, hay que añadir una pizca de bicarbonato sódico; nunca hay que acompañar el agua con sustancias ácidas como vinagre, limón, pues estaríamos impidiendo la eliminación de los cristales que se han formado. En un primer momento, hay que dejar de lado el consumo de carne y pescados, que sólo más tarde, una vez que el dolor haya remitido, se volverán a introducir en la dieta poco a poco. Los alimentos ricos en purinas deben quedar restringidos. Estos son: chocolate, gelatinas, mariscos, pescado azul, carne de caza, embutidos, vísceras y alcohol.

TRANSAMINASAS:

Valor normal de GGT (gammaglutamiltraspeptidasa): 11-50 U/L (unidades por litro); GOT (transaminasa glutamicoocalacética): 0-37 U/L; GPT (transaminasa gultámicopiruvical) 0-41 U/L.
Las transaminasas son enzimas (catalizadores de reacciones químicas) que se encuentran en las células hepáticas. La inflamación del hígado produce la rotura de las células hepáticas, con lo que se convierten en unos excelentes indicadores de la salud hepática. Las personas que beben alcohol suelen tener inflamación hepática, que se manifiesta con altos niveles de transaminasas, especialmente la GGT. En este caso, deberán dejar de consumir alcohol. Un nivel de transaminasas alto también puede estar causado por hígados grasos característicos en personas obesas, que Ácido Úrico:
Valores normales: 3,4-6 mg/ dl.
Es el producto final del metabolismo de ciertos aminoácidos que forman las proteínas. Niveles altos pueden ser indicadores de presencia de tumores, de haber practicado ejercicio de forma intensa o de consumo de grandes cantidades de alimentos ricos en proteínas, como carne, mariscos o pescados azules. También se ha estudiado que las personas que comen frutas diferentes dentro de la misma digestión, pueden producir exceso de ácido úrico lo que les lleva a producir la gota, que suele manifestarse con inflamación dolorosa del dedo gordo del pie.
Antes era considerada la enfermedad de los ricos porque sólo ellos podían permitirse el lujo de consumir carne en grandes cantidades. Lo que les hacia ser personas muy agresivas soberbias y dominantes, pero en el fondo eran unos enfermos crónicos. Niveles altos pueden dar lugar también a la formación de cálculos en el riñón.
Mejora con.
En caso de hiperuricemia y gota, se debe beber agua en cantidad, y si el paciente no es hipertenso, hay que añadir una pizca de bicarbonato sódico; nunca hay que acompañar el agua con sustancias ácidas como vinagre, limón, pues estaríamos impidiendo la eliminación de los cristales que se han formado. En un primer momento, hay que dejar de lado el consumo de carne y pescados, que sólo más tarde, una vez que el dolor haya remitido, se volverán a introducir en la dieta poco a poco. Los alimentos ricos en purinas deben quedar restringidos. Estos son: chocolate, gelatinas, mariscos, pescado azul, carne de caza, embutidos, vísceras y alcohol.

FOSFATASA ALCALINA:

Valor normal: 35-110 U/L.
Es una enzima que se encuentra en diferentes partes del organismo (huesos, intestino, hígado). Las alteraciones en los valores normales pueden deberse a múltiples causas. Nivel bajo de fosfatasa alcalina: puede ser causado por un estado de desnutrición, en cuyo caso se recomienda todavía más llevar una dieta equilibrada apoyada durante algún tiempo por la ingesta de algún suplemento. Nivel alto: cabe pensar en un déficit en vitamina D3, por lo que se recomiendan los baños de sol e ingesta de alimentos ricos en vitamina (pescado, marisco y productos lácteos). Además, su deficiencia podría ocasionar problema de osteoporosis por el papel que tiene esta vitamina en el metabolismo del calcio, así como también podría producir raquitismo en niños la falta de la misma.

HIERRO:

Valor normal: 70-140 mg/l.
Su observación es importante en anemias, cansancio, fatiga, debilidad agotamiento y caída del cabello.
Mejora con.
Para elevar el nivel de hierro en la sangre, debemos llevar una dieta rica
En este mineral consumiendo carne, legumbres, remolacha roja, lechuga, espinacas, etc. Se aumenta la absorción en el intestino tomando alimentos ricos en vitamina C. Igualmente hay disponibles suplementos de hierro en forma de pastillas, cápsulas o jarabes etc.

FERRITINA:
Valor normal 15-200 ng*/ml. (nanogramos).
Es la forma en la que se deposita el hierro en el organismo, por lo que expresa el hierro almacenado. Por lo tanto, para elevar los niveles hay que seguir los consejos expuesto en el apartado anterior.

ANALISIS DE ORINA.

Los análisis de orina se efectúan fundamentalmente para valorar la actividad del riñón y del sistema hormonal que regula su funcionamiento,
detención de infecciones renales, y otras enfermedades detestables mediante los metabolitos que aparecen en la orina. Para la toma de muestra, hay que tomar un envase preferiblemente estéril destinado a tal función, limpiar la base del pene o la vagina con jabón y agua, y a continuación secar con una toallita limpia y seca. Después verteremos los primeros 20-30 ml al retrete y llenaremos el envase con orina (unos 75 ml). Una vez hecho esto, se tapa el pote y se lleva al lugar de recogida del mismo. Es preferible que se haga la toma de muestra por la mañana y en ayunas, ya que así la orina estará concentrada y facilitará la labor del sanitario para observar posibles irregularidades. No se recomienda realizar ejercicio intenso previo al análisis, pues se puede obtener resultados en los que no se sabe si son consecuencia de esta actividad o de otros problemas. La orina se analiza química y microscópicamente. Entre los diferentes parámetros que se valoran podemos destacar los siguientes:
No debe haber nitritos, pues sería indicador de infección urinaria.
No debe haber presencia de bilirrubina, pues sería sintomático de problemas hepáticos o biliares.
La presencia de glucosa en la orina, puede significar que existe una diabetes no controlada y puede ir acompañada de cuerpos cetónicos.
La presencia de sangre, puede ser indicador de sangrado renal.
Si hay proteínas, podemos estar ante un problema renal.
El pH de la orina debe encontrarse entre 4,5 y 8. Una excesiva acidez (pH bajo) puede dar lugar a la formación de cristales de diferentes sustancias, como ácido úrico u oxalato cálcico, entre otros. Por el contrario, una orina excesivamente alcalina (pH alto) puede causar cálculos de calcio.
Estos son datos generales que le damos para que sepa interpretar lo más básico, luego existen otros parámetros que no he expuesto, ya que los mismos son sólo de interés médico y es a él a quien le toca interpretarlos.
Todas las pruebas deben hacerse en un laboratorio con prestigio para tener la certeza de que los marcadores son exactos y no exista la duda de ningún parámetro. De todas formas, hoy día los laboratorios suelen poner los mínimos y máximos en los parámetros con lo que se hace mucho más fácil interpretar un análisis de sangre u de orina.
Mi consejo general, es que no se esfuerce en querer interpretar lo que no le sea fácil, es al médico a quien le cabe la obligación de hacerlo y explicárselo bien.
No olvide que para hacerse un análisis debe estar en ayunas varias horas antes de asistir al laboratorio para que le extraigan la sangre, y en el de orina, tenga presente la indicaciones que les he dado.

Fuentes:
http://www.icicma.com/
Autor:
Ildefonso Cobo Jiménez
Lincenciado y Doctorado en Medicina y Cirugía,
Además de ser Lincenciado en Psicología y
Doctorado en Filosofía hindú.

 

loading...

9 Comentarios

  1. me sirvio mucho su pagina hay mucha informaccion en todo lo que uno tiene dudas y sus consejos son muy bueno los felicito y gracias

  2. Buenos días, con el analisis de PCR (proteina C Reactiva) en la sangre, que se quiere mirar?

  3. Saludos, si uno tiene altos los niveles en la sangre ALT. Hay que preocuparse. Que uno debe de hacer.

  4. Cuando el nivel de CPK duplica los valores normales que está indicando?

  5. hola! disculpa tu sabes leer un analisis clínico?

  6. Feto en mitad d gestacion , liquido d cordon que signifika eso?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!