Por que alimentarnos con ALIMENTOS VIVOS ( lee y comparte)

¿Por qué elegir Alimentos “Vivos”?

Alimentos vivos son frutas, verduras, legumbres, semillas, cereales y granos: crudos o calentados a temperaturas inferiores a los 42ºC, germinados, deshidratados, fermentados, naturales, no procesados, sin preservantes ni aditivos químicos e idealmente orgánicos.

Para varios es lógico que lo natural es más sano. Pero muy pocos sabemos qué hay detrás del consumo de alimentos “muertos” y es bueno informar en qué se sostiene la Alimentación Viva y cuáles son sus fundamentos biológicos.

Al digerir y metabolizar alimentos, el organismo produce una serie de ácidos y recibe diversas toxinas. Cuando estos se acumulan en cantidades más grandes de lo que el cuerpo puede eliminar, se crea un estado interno de autointoxicación, que favorece el desarrollo de estados patógenos.

El PH ideal en la sangre de una persona es de 7,35 (alcalino). Bajo este valor se considera ácido y en ese caso el cuerpo se vuelve vulnerable a contraer enfermedades de todo tipo, problemas crónicos y envejecimiento prematuro, por exceso de radicales libres.Es curioso que en general la sociedad no sepa que en sus cuerpos existe este proceso de alcalinización y acidificación sanguínea permanentemente. Muchos nunca han oído hablar del equilibrio ácido-alcalino tan importante en la mantención de un organismo SANO.
Todos los trastornos físicos y enfermedades humanas surgen y pueden desarrollarse a causa de una sobre acidificación interna. La consecuencia mayor de una acidosis sistemática es la depresión del sistema nervioso central.Los síntomas experimentados por una acidosis excesiva son múltiples: desde dolores de cabeza, procesos mentales más lentos, depresión, fatiga y rigidez de músculos, dolores en la espalda y en los huesos en general- por pérdida de calcio y otros minerales que el cuerpo utiliza para contrarrestar el estado de acidificación- tensión en el cuello, hombros y rodillas, acumulación de mucosa en diferentes áreas, y pudiendo fácilmente desencadenar dolencias mayores como artritis, osteoporosis, problemas digestivos, problemas a los riñones, páncreas, vesícula, hígado, trastornos a la piel, trastornos serios al sistema inmunológico, hasta la creación de tumores y cánceres.A pesar de su relevancia, poco – o nada – nos comunica la medicina alópata respecto a los principales causantes de acidificación. Esto es muy lamentable, si reconocemos que la mayoría de la gente sigue a ojos cerrados lo que su médico le dice, sin preocuparse por informarse por su cuenta, porque confía en el sistema médico convencional.
Existen numerosos hábitos de vida acidificantes, tales como el sedentarismo, el consumo de drogas (entre ellas, el cigarrillo) y alcohol, actividades estresantes y alteraciones emocionales severas: todas estas abusan del cuerpo. Pero de todos, el MAYOR FACTOR es la ALIMENTACIÓN.

Una dieta alta en alimentos acidificantes, inevitablemente generará un exceso de los niveles de acidez del torrente sanguíneo. Estos alimentos son: carnes, lácteos, huevos, azúcar, harinas refinadas, todos los productos industrializados, alimentos altos en grasa, carbohidratos elaborados, cafeína, aditivos químicos, preservantes y vitaminas sintéticas, alcohol, entre otros.
Los causantes menos conocidos popularmente como acidificantes, con aspecto de inofensivos, son los alimentos COCIDOS.
El efecto en el organismo de comer por ejemplo, una manzana cocida y una cruda, es completamente distinto. Cuando comemos algo cocido (a diferencia de lo vivo), se genera de inmediato un aumento del número de leucocitos en la sangre, que son nuestras defensas, y esto muestra cómo el cuerpo reacciona ante estos alimentos como extraños e invasores. Los alimentos cocidos son acidificantes y es muy importante que se tome conciencia de esto. En cambio, los alimentos orgánicos crudos y los granos germinados son alcalinizadores y ayudan a conseguir el equilibrio químico del cuerpo, tan necesario para lograr un ambiente interno sano, que se manifieste en un cuerpo saludable y una vida armónica.

A través de una Alimentación Viva, nuestra sangre comienza a volverse alcalina y nuestro organismo comienza a ganar de inmediato vitalidad e inmunidad ante las enfermedades. De forma directa se puede expresar así: “Comida viva, cuerpos vivos. Comida muerta, cuerpos muertos”.
El segundo argumento principal que sostiene los beneficios y ventajas de la Alimentación Viva por sobre una alimentación tradicional, para mejorar la salud y llevar una vida más plena, es la existencia de enzimas. De esto hablaremos en el próximo post.
Antes de irme, cito al Dr. Richard Schulze: “No existen las enfermedades incurables. Si estás dispuesto a tomar responsabilidad de ti mismo y de tu vida, puedes sanar de lo que sea que padezcas”.

Te animas a alimentarte con el máximo posible de alimentos vivos camarada? 🙂

Fuentes:
http://anutrirlavida.blogspot.com.es/

20121114-101641.jpg

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!