Meik Wiking, estudioso de la felicidad: Compararte a otros te hace infeliz

Lleva años investigando la felicidad en todos los rincones del mundo y cómo mejorar la calidad de vida de sus habitantes; el danés Meik Wiking está convencido de que se puede alcanzar, pero es la “condición humana de querer compararse con los demás” una de las principales fórmulas de la infelicidad.

“Es posible lograrlo, por periodos; lógicamente, hay momentos de tristeza, de infelicidad, de decepciones. Eso forma parte del paquete llamado vida, momentos buenos y momentos malos”, razona en una entrevista con Efe el director ejecutivo del Instituto para la Búsqueda de la Felicidad de Copenhague, que él mismo fundó en 2012.

Tras arrasar el pasado año con “Hygge. La felicidad en las pequeñas cosas”, este licenciado en Empresariales y Ciencias Políticas acaba de sacar “Lykke. En busca de la gente más feliz del mundo”, con el que trata de demostrar que “Dinamarca no tiene el monopolio de la felicidad”, sino que en esta “búsqueda del tesoro” todos tienen algo que aportar.

“Hygge se centraba en un fenómeno danés”, que es el de la felicidad cotidiana que aportan los pequeños momentos, como puede ser simplemente encender una vela o tomar una taza de chocolate; “Lykke”, sin embargo, va más allá para encontrar, desde un punto de vista empírico y científico, las claves de la felicidad, que están escondidas en “todas las culturas” del planeta.

Su país lidera tradicionalmente el ranking de la felicidad mundial de la ONU, una lista en la que le acompañan sus vecinos nórdicos; de hecho, el mundo “ya no mira a Estados Unidos” como una nación en la que inspirarse, sino que tiene el foco puesto en este pequeño rincón de Europa porque “hay conciencia de que allí se está haciendo algo bien para crear mayor bienestar a sus ciudadanos”.

¿Cuál es el secreto? La combinación de seis factores: la unión o el sentido de pertenecer a una comunidad porque “todos necesitamos a alguien que nos necesite y alguien a quien necesitar”; el dinero, si bien “no añade nada a la felicidad cuando se ha alcanzado cierto nivel de bienestar”; y la salud, aunque también “se puede decir que las personas felices tienen mejor salud”.

Además, la libertad, que te permite “elegir la vida que quieres”; la confianza en los demás “en lugar de competencia”, y la bondad o generosidad.

Todos ellos se combinan en Dinamarca: “la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres, el alto nivel de igualdad en la sociedad, donde se puede conseguir muchas cosas independientemente del extracto social al que se pertenezca… Si nos comparamos con Estados Unidos, somos menos competitivos y tenemos menos nivel de ansiedad y de estrés”.

Otra “de las grandes virtudes” nórdicas “es la capacidad de coger la riqueza y transformarla en bienestar general, verdaderamente invertimos el dinero en ello”.

Aunque sí que reconoce algo negativo, y es que “está aumentando la brecha entre ricos y pobres”.

aceverdura.com

España, dice, “lo está haciendo relativamente bien en las listas de la felicidad” -ocupa el puesto 34 de 155-, y al final no somos tan distintos de los daneses. “Por supuesto que tenemos culturas distintas, pero disfrutamos de las mismas cosas. Da igual de dónde sea la gente; si la reúnes en torno a una mesa con comida rica, a todo el mundo le va a gustar”.

De todos esos factores, a Wiking le preocupa fundamentalmente cómo mejorar las relaciones existentes y cómo hacer florecer otras nuevas “en cualquier ámbito de la vida”.

Es aquí donde trae a colación las nuevas tecnologías, poniendo como ejemplo el caso de una escuela danesa en la que solo permite el uso del teléfono móvil a sus alumnos durante una hora al día; pasados seis meses se les devuelve a tiempo completo pero “el 80 % de los estudiantes prefiere seguir ese sistema porque no tener el teléfono todo el día encima ha facilitado sus relaciones”.

Y es que las tecnologías tienen cosas fantásticas como permitir conectarnos en la distancia, pero “nos desconectan de las personas que tenemos a nuestro alrededor, y además las redes sociales nos exponen a un constante bombardeo de imágenes de una vida perfecta”.

Uno de los principales obstáculos en la búsqueda de ese elixir son las comparaciones sociales. “Forman parte de la condición humana, porque somos seres sociales, con lo cual tendemos a compararnos con los otros en términos de dinero, de belleza… Pero estar comparándote siempre con los demás es una de las recetas para la infelicidad”

¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.

Check Also

LO QUE DE VERDAD INTERVIENE EN LA ELECCIÓN DE TU PAREJA Y NO SABÍAS

Aunque no lo creas, encontrar a tu pareja ideal y decidir comenzar con ella una relación estable …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!