Técnica de Respiración para Purificarte y Ganar Energía

Respirar es algo que hacemos de forma automática desde el primer día en que llegamos al mundo. Aunque no estamos constantemente pensando en que inspiramos y exhalamos constantemente, cuando nos tomamos un momento para hacer consciente nuestra respiración, recordamos y dimensionamos lo vital que es para todos los órganos de nuestro cuerpo, ¡y también para nuestra mente y pensamientos!

  • Existen distintas técnicas que pueden ayudarnos a volver más consciente este proceso. Una de ellas es la llamada “respiración de fuego” o Agni Prana, un Pranayama típico de Kundalini Yoga, que tiene múltiples beneficios:
  • Estimula la eliminación de toxinas.
  • Despierta y energiza los chakras inferiores.
  • Purifica y oxigena la sangre.
  • Fortalece el sistema nervioso.
  • Aumenta la capacidad pulmonar y la resistencia física.
  • Carga el campo electromagnético para protegernos de las influencias negativas.
  • Estimula el Sistema Inmunológico.
  • Ayuda a controlar el estrés.
  • Masajea los órganos internos.
  • Mejora la digestión.

La “respiración de fuego” se caracteriza por ser un tipo de respiración rápida, ligera, rítmica y continua.

¿Cómo hacerla? 

  1. Siéntate en una postura cómoda y con la columna recta, sin un apoyo.
  2. Al inhalar expande el vientre y al exhalar, lleva tu ombligo hacia dentro, contrayendo el abdomen y “pegándolo” a la columna vertebral. Inhala y exhala por nariz, sin pausa. Al inhalar relaja; y al exhalar, contrae.
  3. Aumenta la velocidad (de a poco, escúchate). Puedes ayudar tu coordinación poniéndote una mano por encima del ombligo para sentir cómo se contrae. Por lo general, se hace a una velocidad de 2 o 3 respiraciones por segundo.

Notas y advertencias: si nunca lo haz hecho, hazlo en períodos cortos de tiempo hasta encontrar la fluidez. Si estás embarazada es mejor que no practiques esta técnica, y además también es importante que mantengas un ritmo constante para evitar marearte. 

Errores comunes:

  • Hacer la respiración al revés: inhalar contrayendo el vientre y exhalar relajándolo.
  • Elevar el tórax, levantar los hombros o tensarlos (aunque es común hacerlo al comienzo).
  • Inhalación o exhalación más larga una que otra. Deben ser iguales por eso es importante que el ritmo sea constante.
Fuente: este post proviene de http://www.labioguia.com , donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
FUENTES:

Check Also

Aprende a escuchar tu voz interior

Cada uno de nosotros representan un total universo, que está lleno de muchas oportunidades y …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!