¿Que Debes Esperar Al Tener un Despertar Espiritual?

La vida no era la misma después de mi viaje a Nepal. El mundo seguía siendo el mismo, pero yo no lo era. Experimenté un cambio de conciencia que nunca esperé tener, que nunca esperé lograr. Recibí una llamada muy fuerte del Himalaya y decidí seguirla. Estoy segura de que esa llamada no ocurrió inesperadamente. Se suponía que debía suceder. Fue el siguiente paso en mi desarrollo espiritual. Ir al Himalaya era el plan que el universo tenía para mí.

Mi despertar espiritual: Realidad o ficción

A pesar de que no sabía mucho acerca del despertar espiritual, estaba segura de que algo dentro de mí había cambiado. Mientras caminaba entre las montañas más altas sobre la tierra experimenté lo siguiente:

1. Rendición total

Desde el principio de la caminata, hablé con las montañas y me entregué a todo lo que habían preparado para mí. No cuestioné nada. Yo tampoco me permitía analizar nada. Bloqueé mi mente analítica y me preparé para estar completamente receptiva, para experimentar sin ningún juicio o análisis científico de lo que puede o no ocurrir en las montañas. No tenía miedo de morir o herirme. Yo estaba abierta a cualquier cosa. Estoy segura de que esta actitud fue la clave que me permitió abrir la puerta del proceso del despertar espiritual. Me veía a mí misma como un ser insignificante tomando la posición que siempre debería haber tomado, rendición ante la naturaleza, rendición ante el universo. Estaba dispuesta a renunciar a todo lo que tenía, todo lo que poseía, todo lo que sabía y todo lo que era. Me rendí.

2. Unidad

Cada paso que tomé en el Himalaya me permitió fusionarme con el entorno. Yo ya no era “yo”, era una entidad sin forma que seguía los movimientos de la naturaleza. Yo era la montaña, yo era la tierra, yo era el aire frío, yo era el violento río turquesa. Yo era el árbol inmóvil. Yo era el cielo estrellado. Yo era la luna. Yo era la oscuridad. Yo era el cielo brillante.

3. Paz, disfrute, felicidad

Yo no tenía un objetivo específico en el viaje. Estaba allí desafiando mi mente y cuerpo. Mi objetivo no era ni siquiera terminar la caminata porque sabía que cualquier cosa podía pasar en el camino. Acepté todo lo que encontré; el dolor, la felicidad, la paz, el agotamiento. Todo se sentía bien. Cada momento que pasé en las montañas, desde el amanecer hasta el atardecer, lo abracé, lo acepté y lo disfruté. Yo estaba feliz con todo lo que vi y sentí. El sonido del río, el aire frío en mi cara, las hojas de los árboles que se movían al ritmo del aire que pasaba por las montañas del Himalaya no me provocaban una corriente de emoción. Era un sentimiento diferente. Fue pura felicidad. Podía admirar y reconocer todo lo que experimenté durante la caminata. No necesitaba nada más que mi propia presencia para ser feliz. No necesitaba un título universitario, ni dinero. No necesitaba amigos. No necesitaba un techo en la parte superior de mi cabeza. No necesitaba una posición importante. No necesitaba validación. No necesitaba de mi mente para decirme que lo estaba haciendo bien. No necesitaba pensar. Sólo necesitaba ser.

4. Disolución del ego

De repente me sentí muy vacía. Las cosas que solían importarme en algún momento de mi vida ya no me importaban. De repente, mis credenciales profesionales, publicaciones científicas, becas, premios, países visitados, concursos ganados y el número de idiomas hablados no tenían sentido. Me di cuenta de que toda mi vida estaba impulsada por el deseo de lograr el éxito académico, de tener reconocimiento, de sentirme orgullosa de mí misma. ¿Para qué? ¿Eso realmente significa tener éxito? Yo no era nada de eso. Me di cuenta de que mi existencia estaba mucho más allá de los títulos, la posición, los idiomas. Ni siquiera lograr el más alto título académico se acercaría a la sensación de plenitud, satisfacción y felicidad que tuve en el Himalaya. Fue un momento decisivo en el que yo sabía que las cosas no iban a ser igual. Me sentía vacía, pero al mismo tiempo completa y fusionada con el medio ambiente. Tomé un tiempo para recordar las veces que la gente me desafió y eso me hizo recordar la tensión en mi estómago cuando lo hicieron. Reconocí ese sentimiento como un ataque a mi ego. Recordé cuánto quería defender mi punto de vista. Sí, ese era mi ego hablando. Las magníficas montañas del Himalaya me hicieron sentir tan insignificante. Me hicieron comprender que no tengo control sobre nada. Me mostraron que estoy a merced de la naturaleza y del universo. Me enseñaron que no soy lo que hago. En cambio, soy un ser y se supone que tengo que “ser”.

5. Cambio de intereses

Perdí interés en fiestas ruidosas, charlas superficiales, drama, conversaciones basadas en hipótesis imaginarias. Las bromas que solía encontrar graciosas no me hacían sonreír más. Muchas cosas parecieron muy superficiales y sin sentido con respecto a mi vida en Hong Kong.

6. Hipersensibilidad de los sentidos

Estaba muy alerta cuando caminaba. Cada pequeño error podría ser fatal. Presté atención a todos mis movimientos y a todos los estímulos sensoriales que reuní para seguir adelante. La falta de la vida moderna en las montañas me hizo el camino muy fácil para afilar los sentidos. Incluso en los momentos más profundos de silencio podía oír algo. Podía oír el viento. Sentí las montañas. Oí las rocas deslizándose por la ladera. Oí el río y sentí su fuerza al golpear las rocas. Vi el vasto universo y millones y millones de estrellas. Vi y sentí la rotación de la tierra al observar el cielo nocturno. Podía degustar los sabores de la deliciosa cocina casera del Himalaya. Sentí el aire frío entrar en mis pulmones y congelar mis dedos. Yo estaba completamente receptiva. Yo era como una entidad a través de la cual la naturaleza se comunicaba en un lenguaje tácito. Recibí el mensaje. Pasó a través de mí y siguió viajando, expandiéndose.Algunas personas me han desafiado diciendo que mi despertar espiritual no era real y sólo una experiencia cotidiana sin profundas consecuencias. Me encontré con muchas luchas después de mi despertar espiritual y perdí el camino. Creo profundamente que he experimentado un cambio en la conciencia. Lo que experimenté en Nepal era real. Era un proceso de purificación que movió las capas más profundas de mi ser. La vida no ha sido la misma después de mi experiencia en Nepal. Creo que el despertar espiritual es un proceso muy personal. Algunas personas pueden experimentar la realización profunda sin tener que viajar a las montañas más altas de la Tierra o sin ir a un retiro espiritual. El despertar espiritual llega a todos en el momento en que estamos preparados para manejarlo, en el momento en que se supone que lo debemos tener. Tuve el mío en el Himalaya y la experiencia cambió la forma en que me veo a mi misma y al mundo en el que vivimos.

Estado después del despertar espiritual

Mi rostro estaba negro debido a la quemadura de sol que tuve a gran altitud en el Himalaya. Perdí muchos kilos en las montañas y mis ropas estaban sueltas. Estaba llena de gratitud por cada momento de mi vida, por ser tan afortunada de hacer ese viaje. Parece que algo dentro de mí surgió. Siempre ha estado allí, pero no lo sabía. Se sentía bien. Era mi esencia emergiendo de lo más profundo de mi ser. Yo estaba agradecida, feliz, y en paz.El camino de regreso a la vida moderna fue demasiado repentino y no fue fácil de manejar. Las primeras noticias del mundo exterior que recibí fue que Donald Trump ganó las elecciones presidenciales. Estaba en el aeropuerto de Lukla cuando oí esas noticias. Sólo quería dar la vuelta y volver a las montañas. Entonces me dije “déjalo, esto es sólo parte del mundo”. Disfruté de los últimos días en Katmandú. También disfruté de 2 sesiones de dolor porque me tatué. Terminé el viaje consiguiendo unos tatuajes hermosos hechos por las manos de un artista nepalí. Los nepalíes son tan amables, humildes y auténticos. Ellos irradian amor, compasión y bondad de una manera que nunca había visto antes. Por lo tanto, tener mis brazos tatuados por talentosas manos nepalí significaba mucho para mí. Tengo una flor mandala que representa la integridad, el universo, el equilibrio. La hice un poco asimétrica porque quería ilustrar que el desequilibrio es parte del equilibrio. También tengo una flor de loto que representa el proceso de purificación. A pesar de la suciedad que cubre a la planta del loto, ella emergerá siempre tan hermosa y fuerte como es. Por último, tengo 3 moléculas químicas: la serotonina que representa la felicidad, la dimetiltriptamina que representa los sueños, el alma y la mente consciente y la dopamina, que representa la pasión y la motivación. Conseguir los tatuajes era un cierre hermoso para esta aventura asombrosa. Después de ver mis tatuajes hechos, no los sentía como algo externo dibujado en mi cuerpo. Se sentían parte de mí emergiendo a la superficie. Obtener los tatuajes fue la última etapa de mi experiencia en Nepal. Era una manera de conseguir un cierre y comenzar un nuevo capítulo en mi vida.

El estado de ánimo que tenía después de regresar a Hong Kong era muy diferente de cuando me fui. Tenía tanta paz interior. Al caminar en las calles de Hong Kong, era consciente de los alrededores, la ciudad ruidosa, los olores, la gente. Al mismo tiempo, me sentía como caminando sobre una nube suave, lenta y suavemente. Mi mente era fuerte y pacífica. El entorno no perturbaba ese estado de paz. Todo parecía fluir naturalmente y yo sólo estaba siendo testigo de la dinámica de la vida.Además, mi mente estaba muy aguda. Podía ver las cosas a mi alrededor con más claridad. Era como si hubiera aprendido el lenguaje de la vida y finalmente pudiera entender lo que estaba sucediendo a mi alrededor. Podía ver claramente el goce, el apego, la desesperación, la alegría, la desesperanza, el miedo, la falta de interés, la lucha, la negación. Como pude observar claramente la realidad que me rodeaba, de repente, todo se volvió doloroso, oscuro y no sabía cómo manejarlo. Me volví intolerante cuando la gente me hablaba de sus fantasías mentales. No podía permanecer demasiado tiempo escuchando conversaciones superficiales. Cada vez que oía a alguien prestar atención a su mundo falso, yo pensaba “¿Por qué no ven lo hermosa que es la vida real? ¿Por qué no pueden simplemente despertar y disfrutar de la vida en lugar de perder tiempo en el mundo irreal? “. No pude entender. Compartí mi experiencia en Nepal con algunos de mis amigos y deseé que todos pudieran ver lo hermosa que es la vida al separarse de todo, aceptar la realidad, dejar ir todos los pensamientos impuestos por la sociedad y abrazar lo que realmente importaba.

aceverdura.com

Me volví intolerante cuando una chica me habló de perseguir a un chico e inventó toda una historia en su cabeza con respecto a ese chico que ni siquiera conocía, un chico que la rechazaba completa y claramente. Ver cómo la gente negaba la realidad y buscaba refugio en placeres temporales para evitar la realidad fue doloroso y no pude entender lo que estaba sucediendo. Parecía que la gente estaba atrapada en una realidad falsa sin que ellos lo supieran. Parecía que se sentían cómodos en esa pequeña burbuja creada por sus propias mentes, una burbuja que no les permitía ver la verdad. Esa burbuja también estaba llena de miedo, miedo de explorar lo desconocido, miedo de verse a sí mismos, miedo a estar solos. Aquellas personas que me rodeaban preferían evitarse a toda costa y buscar comodidad en su propia imaginación, en sus propias historias inventadas. Fue muy triste contemplar ese fenómeno. Escuchaba las noticias y podía sentir el dolor de cada evento. La guerra, la destrucción de la naturaleza, los malentendidos entre las naciones, todo era insoportable. Me sentía tan insignificante porque sabía que no podía hacer nada al respecto, pero mis sentidos eran tan agudos que podía sentir todo y relacionarme con cada acontecimiento porque me relacionaba con la totalidad de la existencia. Esta conexión es algo que no esperaba y era algo que no sabía cómo manejar. La unidad y la conexión no eran el problema. El problema era el apego que desarrollé a todo lo que estaba sucediendo a mi alrededor. Yo estaba receptiva y me olvidé de ser testigo y observar sin reaccionar. Ese fue el comienzo de mucha confusión en mi mente que oscureció el despertar que tuve.

Retos posteriores al despertar

Los días y las semanas pasaron y la paz y la felicidad en mi vida se desvanecieron. Estaba tan triste que ni siquiera podía levantarme, comer, o ver a mis amigos. Entré en un estado de desesperanza y extrema tristeza. Busqué ayuda de mi compañero de meditación y amigo espiritual. Él me ayudó a entender lo que me estaba pasando.El despertar espiritual es un proceso fuerte de realización que trae la conciencia y nos conecta con el mundo interno y externo. La transición de la experiencia del despertar espiritual al mundo moderno toma tiempo y a veces, dirección espiritual es necesaria para no perderse en el proceso de adaptación. Mi transición fue muy rápida. Básicamente, no tenía ninguna guía para entender lo que estaba sucediendo dentro y fuera de mí. Perdí el camino. Mi amigo me dijo que todo lo que estaba pasando era normal después de una experiencia tan fuerte. Sólo necesitaba darle tiempo y mantener la práctica de la meditación.Perdí el interés en las actividades de la vida diaria, incluso comer carecía de sentido. Después de haber visto tanta paz y felicidad, me di cuenta de que yo era insignificante y nada podía ser controlado. Me di cuenta de que no podía cambiar nada a mi alrededor. Me di cuenta de que no tenía control sobre nada porque cada situación que nos rodea es el resultado de una combinación compleja de componentes que interactúan en un momento y un espacio de una manera milagrosa que ningún control podría tener lugar para cambiar el flujo natural, ningún control podría cambiar la ley de la naturaleza. Mi problema era que no aceptaba la dinámica de la vida y la falta de control como se me mostró en Nepal. No vi la falta de control como una bendición. No vi cada acontecimiento en la vida como el milagro que es. Una parte de mí estaba fuertemente unida a controlar y cambiar el mundo. No acepté que cada acontecimiento en la tierra tenga un propósito y una razón de ser. Quería cambiar las cosas, quería dejar de sufrir. No acepté una de las cuatro nobles verdades enseñadas por Buda “la vida está llena de sufrimiento”, y no me di cuenta de la segunda verdad noble “el sufrimiento es causado por el apego”. Mi estado pacífico de “ser” fue enmascarado por mi deseo de traer la misma paz felicidad que experimenté a todas las personas a mi alrededor. Quería que todas las personas a mi alrededor experimentaran ese magnífico estado de paz y felicidad. Pero no me di cuenta de que eso no estaba en mis manos. Me ciego por mi propio deseo sin saberlo. Yo estaba inmersa en profunda ignorancia después de mi hermosa experiencia de despertar espiritual.

No sólo me perdí poco a poco, sino que también perdí a muchos amigos. Volví como una persona diferente. A la gente no le gustan los cambios. Les gusta la predictibilidad porque eso les da comodidad. Nos lavaron el cerebro con la idea de permanecer siendo lo mismo, de ser permanente, de preservar nuestra personalidad, nuestra belleza y nuestra forma de ser. La sociedad moderna nos vende la idea de que ser diferente significa que hay algo malo con nosotros. De que debemos de ser capaces de predecir el comportamiento de otra persona. Nos encantan las etiquetas. Nos encanta clasificar a las personas y ponerlas en diferentes cajas para que podamos tener una idea general de lo que está por venir. La predictibilidad nos da un consuelo temporal, pero nos aleja de la liberación porque no somos capaces de aceptar la naturaleza impredecible de la vida. Mis amigos me vieron tan diferente que se preocuparon por mí. Ellos me querían como era yo antes. Pensaron que había algo malo. Aunque compartí con ellos que estaba experimentando un estado de ánimo feliz y pacífico, no me creyeron. Yo ya no era predecible y eso causaba miedo en mis amigos. Perdí algunos de ellos, especialmente los que me esperaban para respaldar su auto-humillación, auto-daño y alimentar sus fantasías mentales. Como yo sabía que esos comportamientos sólo harían daño a mis amigos, no quería contribuir a su sufrimiento a pesar de que no veían lo que estaban haciendo a sí mismos. Mantuve una postura neutral, pero algunos de mis amigos estaban ansiosos por tener validación de mi parte, algo que ya no podía darles. Al final, decidí tomar distancia de algunos amigos dependientes y apegados que tenía. También tomé distancia de otros amigos que estaban preocupados por mí. Pensé que no tenía sentido explicar una y otra vez lo que estaba pasando conmigo porque claramente no podía entender. Decidí aislarme hasta que pudiera manejar todos los cambios en el despertar espiritual me había causado. Me estaba perdiendo a mí misma, así que no quería traer más confusión a mis amigos.

Pasaron los meses y hubo días en que ni siquiera podía levantarme. Me quedaba mirando al techo de mi habitación todo el día, sin esperanza y tratando de salir por mi cuenta de ese estado. Una vez más, busqué la ayuda de mi amigo espiritual que me dijo que necesitaba orientación de monjes u otras personas espirituales. Seguí su consejo y mantuve una estrecha comunicación con él. También me uní a un sitio web para conectarme con personas espirituales. Mi amigo espiritual y otro par de personas espirituales que conocí en el sitio web fueron de gran ayuda para entender lo que estaba pasando. Me proporcionaron una guía basada en su propia experiencia y enseñanzas que han aprendido por estar en el camino espiritual. No tengo palabras para agradecerles por ayudarme a salir de tal estado. Cuando me sentí un poco más fuerte, me acerqué a algunos de mis otros amigos en Hong Kong con respecto a la tristeza que estaba experimentando. También me ayudaron y me apoyaron sin ningún juicio, sin tratar de entender la causa y el efecto. Particularmente un amigo mío sólo me extendió su mano amiga, escuchándome, ayudándome a sacar todas las emociones y eso me guio fuera del agujero negro donde estaba. Nunca olvidaré su generosidad.La razón principal de mi sufrimiento después de mi despertar espiritual fue el apego y no pude lidiar con él sino hasta que lo acepto y lo observé.

Conocí a un ser hermoso que también me guio mucho. Me presentó a grandes maestros como Echkart Tolle y Mooji. También compartió su experiencia de despertar espiritual y su modo de vida que básicamente incluía vivir en el momento presente. Los elementos que me ayudaron a volver al camino fueron: la aceptación de que la vida está llena de sufrimiento, que no tengo control sobre nada a mi alrededor, la aceptación de la impermanencia, de que todo el mundo es responsable de su propia liberación y de la práctica del momento presente. Esos elementos eran los mismos que experimenté cuando estaba en Nepal. Cuando volví a la sociedad moderna, no tuve suficiente tiempo, espacio y guía para experimentar lo mismo en un lugar diferente, aceptar que podía poner en práctica lo que experimenté en Nepal en todo el mundo porque ya había comprendido completamente y experimentó esos elementos universales básicos de la vida.

Al final, volví al camino. Tengo un nuevo círculo de amigos espirituales y he podido fusionar mi espiritualidad recién nacida con la vida moderna sin perder el equilibrio. Estoy agradecida por todo lo que me lleva a este estado de “ser”, la experiencia del despertar espiritual y el sufrimiento después del mismo. Ambos fueron parte de una experiencia de enseñanza y hay más todavía está por venir!

El viaje continúa y aún queda mucho por aprender.

Escrito por Dalinda Sanchez

Fuente: este post proviene de www.buildyouruniverse.wordpress.com, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.

Check Also

6 Formas de Hacer crecer tu Cabello más Rápido, de Forma Natural

La tecnología ha ido avanzando con el paso de los años, brindándonos distintas formas en …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!