10 Datos Inquietantes sobre las Cadenas de Comida Rápida

Todos hemos comido alguna vez en un restaurante de comida rápida, algunos quizás porque les gusta la comida que sirven allí, otros por conveniencia de precio, y otros por falta de tiempo.

Sin embargo, hay algunos datos inquietantes sobre las cadenas de comida rápida que deberías tener en cuenta la próxima vez que pienses en comer allí.

1. Condiciones desagradables para los animales
Probablemente ya has visto alguna película o documental terrible sobre las condiciones lamentables en la que los animales son mantenidos antes de ser llevados al matadero. Y para evitar que los animales se enfermen en estas condiciones, son bombardeados con antibióticos, que a menudo terminan en nuestros alimentos.

2. Ingredientes extraños
Según Matador Network, los nuggets de pollo de algunos restaurantes de comida rápida contienen un conservante químico llamado terbutilhidroquinona, un derivado del petróleo.

Y eso es solo un ejemplo. Si estudias los ingredientes de tus comidas favoritas, te sorprendería ver cómo muchos de ellos contienen ingredientes extraños como conservantes químicos, colorantes artificiales, glutamato monosódico y mucho más.

3. Baja calidad de los alimentos
No hace falta ser un experto para ver que la mayoría de las cadenas de comida rápida no utilizan ingredientes de la más alta calidad. Te puedes dar cuenta al morder una hamburguesa que parece de goma, hojas de lechuga marchitas y pollo extra-duro.

Porque utilizan las partes más baratas para hacer los productos, cuando comes tu hamburguesa no tienes ni idea de qué parte de la vaca viene, ¡y ni siquiera si es vaca lo que estás comiendo!

¿Quieres disfrutar de una deliciosa hamburguesa pero sin la inquietud de preguntarte qué estás comiendo? Prueba esta receta de la clásica hamburguesa americana para hacer en casa.

4. Seguridad de los alimentos
Es triste decirlo, pero muchos de los empleados contratados para la cocina, manipulación de alimentos y preparación, no tienen el entrenamiento o la educación en seguridad alimentaria necesaria para hacerlo bien.

No es su culpa, sino de las empresas, que no suelen ofrecer la formación mínima indispensable, ya que estos restaurantes tienen una alta tasa de rotación. Eso quiere decir que, en un día cualquiera, puedes tener a alguien que no se lavó las manos preparando tu pedido.

5. Preparación de Alimentos (o falta de)
Por algo se llama comida rápida, ¿no? La mayoría de las comidas de los restaurantes de comida rápida no se preparan ni con consciencia ni con amor; y en realidad ni siquiera se preparan en una cocina.

Muchas se desenvuelven de sus contenedores congelados y se arrojan a un horno de microondas sucio. Esto ahorra a la empresa el tiempo y dinero que se necesitarían para enseñar a los cocineros cómo preparar el alimento correctamente.

6. Grasas trans
¿Cuál es el riesgo de las grasas trans? Que pueden aumentar el colesterol LDL – o colesterol malo- lo que lleva a un ataque al corazón o paro cardiaco. Las comidas rápidas particularmente altas en grasas trans incluyen las patatas fritas, los bocadillos de filete de pescado y pollo frito.
7. Residuos químicos
La mayoría de los restaurantes de comida rápida limpian todo, incluyendo las parrillas y las boquillas de las máquinas de bebidas, con productos químicos súper concentrados al final del día.

Por lo tanto, si eres uno de los primeros clientes de la mañana, es posible que recibas algo de ese residuo químico en la comida o en la bebida que ordenes.

8. Peligros ambientales
La comida rápida no solo engorda sin aportar nutrientes, sino que en realidad está matando el medio ambiente. Según Matador Network, los contaminantes liberados en el río Mississippi por las granjas industriales han provocado una zona “muerta” del tamaño de Nueva Jersey, es decir, sin pescado o criatura que pueda vivir allí.

Y eso no es todo. El metano, un gas producido por las vacas hacinadas en los criaderos, es 23 veces mejor para atrapar el calor que el dióxido de carbono, influyendo de forma significativa en el calentamiento global.

9. Alta en grasas, baja en nutrientes
Ésta es una obviedad, claramente. La comida está cargada de conservantes, el método de cocción preferido es la fritura, e incluso las opciones “saludables” no son tan buenas para la salud.

10. Obesidad
La comida rápida no es la causa de la obesidad, sin duda, pero no ayuda a luchar contra ella tampoco. De hecho, un estudio publicado por CBS News encontró que los niños que comen regularmente comida rápida ganan hasta 3 kilos más en un año, que los que no lo hacen.

Por supuesto, nuestra intención al revelarte estos datos inquietantes sobre las cadenas de comida rápida no es asustarte, sino ayudarte a realizar elecciones más conscientes y saludables a la hora de comer. ¡Tenemos muchísimas recetas fáciles que puedes probar cuando no tienes tiempo de cocinar!

Fuente: este post proviene de /www.vix.com/ donde puedes consultar el contenido original.

¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.

loading...

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!