Anatomía Yóguica: Los 10 Cuerpos Energéticos

Según la filosofía yóguica nuestra anatomía sutil está compuesta por 10 cuerpos energéticos. Cada uno de estos cuerpos afecta al funcionamiento energético del ser humano. Cuando estos diez cuerpos están funcionando en armonía es cuando nos encontramos en el estado mas elevado de conciencia y de existencia.

Primer cuerpo: El Alma

Es el cuerpo eterno que contiene nuestro ser, conciencia y personalidad. Los otros nueve cuerpos nos fueron dados para servir al alma, el real propósito de la vida.

El Alma no está en un sitio concreto, sino que está vibrando en todo nuestro ser. El alma es la energía divina en el hombre, es la divinidad del ser humano. El Alma nos da la experiencia de nuestra unión con lo infinito. Se dice que la herramienta más poderosa para desarrollar y conectar con el alma es la meditación y el canto.

Segundo cuerpo: La Mente Negativa

Calcula los riesgos. Es la encargada de protegernos y mostrarnos los peligros y riesgos con que nos podemos enfrentar, por lo cual es de máxima utilidad. Está asociada al pasado. Si está descentrada puedes tener excesivos miedos, ver amenaza donde no la hay o sentirte muy influenciado por la mirada del otro.

Relacionada con el segundo chakra.

Tercer cuerpo: La Mente Positiva

Calcula los beneficios. Mente de la creatividad, mente de la impulsividad, del dinamismo, de la realización. Es la que nos da la visión de las posibilidades, del optimismo. Te muestra la esencia positiva que hay en cada cosa, es expansiva y está asociada al futuro. Permite desarrollar al máximo tu voluntad con facilidad y humildad, y en este nivel la comunicación se vuelve fuerte y directa. Si esta descentrada puedes caer en el idealismo y la falta de realidad. La Mente Negativa nos muestra los obstáculos, la Positiva las posibilidades. Pero si la Mente Positiva está desequilibrada, aunque nos lancemos a la acción, lo más probable es el fracaso, ya que esta acción será Impulsiva, sin discriminación.

Cuarto cuerpo: La Mente Neutral

Mente meditativa. Buddhi. Es la mirada del observador, libre de juicio y expectativas. Es compasiva, intuitiva y está llena de sabiduría. La mente Neutral es la intuición. Cuando la Mente Neutral no está equilibrada, nos hace perder la capacidad de compasión o tolerancia hacia los demás, ya que la Mente Neutral nos lleva a actuar con la intuición y fuera del ego, desde el corazón.

Relacionada con el 4to chakra.

Quinto cuerpo: El Cuerpo Físico

Nos fue dado para compartir sentimientos y emociones. Es el templo donde los demás cuerpos juegan su rol. El cuerpo físico debe mantenerse sano para poder mantener de forma armónica la conexión entre el ser mental, el ser espiritual y el ser físico. Por ello, se recomienda llevar una vida sana, una dieta equilibrada, hacer ejercicio, yoga, etc.

Sexto cuerpo: El Arco de Luz

Se extiende de una oreja a la otra por arriba de la cabeza, es el núcleo de tu aura y está relacionado con la glándula pituitaria (hipófisis), el equilibrio del sistema nervioso y de la secreción glandular. Es la proyección de tu radiancia, luminosidad y da la capacidad de concentración y meditación. Es como un halo de protección ante diferentes aspectos de la vida que pueden debilitarte. Cuanto más fuerte es nuestro poder mental, mas radiante estará este Arco de Luz, protegiendo nuestra mente, nuestro estado psíquico, también nos da la capacidad de proyección psíquica.

Relacionado con la plegaria.

Séptimo cuerpo: El Aura

Nos protege de la negatividad de otras personas y nos da sensibilidad ante nuestro ambiente. Es el cuerpo electromagnético que rodea tu cuerpo y posee abundante información sobre tu pasado, tu karma, tu destino y tu estado actual. Es tu escudo protector y marca tu presencia. El Aura tiene la misma función de protección que el Arco de Luz, sólo que el Arco de Luz protege nuestro proceso mental y el Aura protege todo nuestro ser. Es como una coraza que impide que toda la energía negativa que diariamente percibimos en los distintos ambientes con distintas personas penetre, es decir, el Aura actúa como un filtro y permite controlar y canalizar toda esa energía conscientemente. Si el Aura esta fuerte, no importa que recibamos negatividad, pues podremos mantenernos calmados, claros, tranquilos, conscientes.

 Octavo cuerpo: El Cuerpo Pránico

Otorga vida al cuerpo físico y está conectado a él a través de la respiración; nos fue dado para que podamos vivir. Se alimenta del prana, del oxígeno que respiras y te llena de energía y fuerza vital. Este cuerpo fluye dentro del cuerpo físico, pero a un nivel sutil porque es un cuerpo energético, en el momento en que no hay prana, el cuerpo muere. Los ejercicios que más vitalizan el Cuerpo Pránico, son los que trabajan la respiración.

 Cuando el prana abandona el cuerpo físico se acaba la vida y el alma también lo abandona, a ello se refiere la expresión “él último aliento”.

Noveno cuerpo: Cuerpo Sutil

El Cuerpo sutil envuelve al alma. Es el sistema autosensorial. Como un radar. Lo desarrollamos con la meditación. Da la capacidad de aprender rápidamente; nos da la capacidad de entender los matices de la vida. Permite ir más allá de la realidad inmediata y aporta un nivel de comprensión superior. En este lugar ya nada es un misterio y te haces poseedor de una calma poderosa. Entonces eres capaz de saber intuitivamente lo que está pasando en cada situación. Si no está equilibrado puede haber ingenuidad en exceso y falta de paz por no fluir con las cosas. Si está débil, no se tendrá la percepción de lo sutil y se estará muy apegado a la forma, a la estructura, a la gente, a las instituciones, al dinero etc. Por el contrario, si el cuerpo sutil es amplio, da la experiencia de conectar con la propia Alma.

Allí están los Samskaras.

Décimo cuerpo: Cuerpo Radiante

La parte más exterior del aura. La atracción magnética del cuerpo radiante nos da coraje; nos fue dado para que podamos influenciar y prosperar. Este cuerpo se manifiesta en tu magnetismo y en el respeto que despiertas en los demás. Si hay carencias en este nivel puede haber miedo antes el conflicto y ante la responsabilidad de estar en el foco de atención. El vehículo del Cuerpo Radiante es el cabello, es la antena que permite darle fuerza.

Kundalini Yoga, con sus kriyas, trabaja para equilibrar y activar los diez cuerpos.  Si estás consciente de una debilidad o desequilibrio en un cuerpo en específico y deseas enfocarte en fortalecer y equilibrar ese cuerpo, puedes elegir una meditación que trabaje ese cuerpo específico o que utilice un mantra asociado con el fortalecimiento de ese aspecto. Cuando mantenemos los 10 cuerpos equilibrados, creamos ondas de conciencia que llevan a la sanación auténtica.

Fuente: este post proviene de http://www.yoganet.es donde puedes consultar el contenido original.
Imagen tomada de el maravillo blog en donde encontraras bellisimas ilustraciones ! Visitalo, es una maravilla!
lusatnam.jimdo.com

¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.

loading...

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!