El Café Ayuda a Vivir Una Vida Más Larga

620-bouncing-coffee-beans-esp.imgcache.rev9f82f410b0bb0c30028da1bf53ef8363.web

Historia en Breve

  • Un nuevo estudio demuestra que, si bien, es posible que ser un aficionado al café no pueda evitar que muera, podría impactarle beneficiosamente en la rapidez con la que esto ocurre
  • El café estuvo relacionado con una menor tasa de mortalidad por enfermedades digestivas, y en el caso de las mujeres, un menor riesgo de muerte por enfermedades circulatorias y cerebrovasculares
  • Las tasas de mortalidad fueron las mismas, si las personas bebían café con cafeína o descafeinado, pero lo que se le añada al café podría anular los beneficios, y en el caso de las cremas artificiales y otros aditivos, podrían causar serios problemas de salud
  • El aceite MCT (triglicéridos de cadena media) son unas grasas beneficiosas que, cuando son incluidas en el café, podrían ayudar a disminuir el apetito para perder peso posteriormente, y mejorar la función cognitiva, neurológica y mitocondrial

Por el Dr. Mercola

¿Qué es lo que descubriríamos si hiciéramos un seguimiento de tres cuartos de millón de personas, y obtuviéramos información sobre su longevidad, de acuerdo con sus hábitos de consumo de café? Esa fue la premisa de dos amplios estudios que duraron casi 16 años, realizados en 10 países europeos.

Finalmente, lo que concluyeron—que tres tazas “moderadas” al día son suficientes–debe ser alentador para las personas que han decidido no preocuparse realmente por el resultado; eso solo refleja que tan consagrados son al consumir una taza de energía líquida.

Pero el resultado fue que, el café no impedirá que muera, pero podrá afectar en la rapidez con la que eso ocurre. Como reportó Reuters, durante el período de seguimiento, los hombres fueron aproximadamente 12 % menos propensos a morir, si eran bebedores de café, en comparación con los hombres que no se complacían en beberlo, en lo absoluto.

Del mismo modo, durante el mismo período, las mujeres que bebían café tuvieron aproximadamente 7 % menos probabilidades de morir.1

Así que la siguiente pregunta lógica es, ¿Cuál es la razón de esto? Si bien, los investigadores encontraron que, aunque las personas–en esos 10 países–difieren en diversas formas, tuvieron una cosa en común, ya que, para todos los participantes, el café estuvo asociado con una menor tasa de muerte por enfermedades digestivas.2,3

En el caso de las mujeres, hubo un menor riesgo de muerte por enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares. Medical News Today señaló que:

En comparación con las personas que nunca o rara vez bebían café, los participantes que consumieron una taza por día tuvieron un riesgo 12 % menor de muerte por cáncer, enfermedades cardíacas, derrame cerebral, diabetes, enfermedades respiratorias y enfermedades renales.

Se encontró que el riesgo de mortalidad por estas enfermedades era 18 % menor, en el caso de las personas que bebían tres tazas de café todos los días“.4

Los científicos de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Colegio Imperial de Londres, realizaron la investigación, que reflejaba estudios previos realizados en los Estados Unidos y Japón.

Sin embargo, aunque algunos dicen que no están seguros acerca de todas las consecuencias–al menos por ahora–se sienten cómodos al informar que los cafeinómanos moderados no tienen que preocuparse e incluso podrían beneficiarse de su hábito de consumir café.

Comparación de los Participantes y Sus Hábitos de Consumo de Café

Durante el estudio, se observaron y anticiparon las diferencias, tales como la prevalencia de los daneses para beber más café, y los italianos, quienes por lo general, bebían menores cantidades, pero mayores concentraciones de café, como en el caso del espresso.

El segundo estudio examinó el consumo de 185 855 personas en los Estados Unidos que estaban en el rango de las edades entre 45 y 75 años. Como si fuera un crisol cultural, el estudio abarcó los hábitos de consumo de café de las personas caucásicas, afroamericanos, latinos, nativos hawaianos y la población japonesa en los Estados Unidos.

EurekAlert señaló que no importaba si las personas bebían café regular o descafeinado, las tasas de mortalidad eran las mismas, lo que sugiere que no se trata de la cafeína.

El Estudio de Cohorte Multiétnico, que está en proceso, recolecta datos de más de 215 000 participantes y es conocido como “El estudio más étnicamente diverso que examina los factores de riesgo del estilo de vida que podría ocasionar cáncer”.5

Veronica W. Setiawan, autora principal del estudio y profesora asociada de medicina preventiva en la Facultad de Medicina Keck de la USC, señaló que el café contiene muchos antioxidantes y compuestos fenólicos que podrían desempeñar un rol esencial en la prevención del cáncer, en particular, en el cáncer de hígado y la enfermedad hepática crónica.

Alice Lichtenstein, Directora del Laboratorio de Nutrición Cardiovascular del Centro Jean Mayer USDA de Investigación de Nutrición Humana de la Universidad de Tufts, sugirió que una de las razones de que existan números positivos entre los bebedores de café, podría ser a raíz de que, si bien, estaban ocupados bebiendo café, no consumían bebidas que fueran altas en calorías y con alto contenido de azúcar, tales como el jugo de manzana.

El Café Más Beneficioso

Sin embargo, muchas de las personas que toman café, lo hacen con todo tipo de aditivos. Algunas se refieren a estos con el término colectivo de “crema y azúcar”, pero incluso ninguno de los dos podría incluir toda una serie de productos tales como crema artificial y leche convencional, los cuales podrían causar graves problemas de salud y afectar a personas en una forma relativamente negativa, a diferencia de la crema o leche verdadera, orgánica, y sin pasteurizar provenientes de animales alimentados con pastura.

Sin embargo, la grasa y el café son dos de los alimentos que generan más controversia en el mundo. No obstante, en los últimos años, una gran cantidad de evidencia ha demostrado que el café no solo es beneficioso, sino que, también, ciertas grasas los son, incluyendo al aceite de coco y aceite MCT.

Estos son beneficiosos para su cerebro, memoria y para balancear sus hormonas y ayudar a proteger contra las enfermedades y la inflamación–y aunque podría sonar poco convencional, ambos podrían utilizarse en el café, en vez de un sustituto de crema, lo cual podría aumentar significativamente los beneficios para la salud.

Al comparar los beneficios entre el ácido caprílico (C8), el aceite de triglicéridos de cadena media (MCT) y el aceite de coco, Bulletproof Blog señala que:

El problema es que los estudios demuestran que, no podrá obtener una suficiente cantidad de MCTs que realmente sea útil tan solo al consumir aceite de coco o uno denominado ‘aceite MCT’, el cual es diluido con ácido láurico–una parte útil, pero económica y sumamente abundante presente en el aceite de coco, que se comercializa como aceite MCT.

El aceite de coco es beneficioso; consumirlo proporciona ácido laurico económico y abundante, un aceite útil que se vende como aceite MCT, aunque no actúa como un MCT en el cuerpo“.6

Hoy en día, Bulletproof Coffee® es un producto bien conocido, el cual es elaborado de un café que no contiene toxinas de moho que dalas mitocondrias, el aceite Brain Octane (una forma más concentrada de aceite MCT) y mantequilla o ghee de animales alimentados con pastura.

Otros añaden mantequilla, aceite de coco o aceite MCT al café negro, pero esto no aumenta tanto la cantidad de cetonas. A medida que el nivel de cetonas aumenta, también activa a la CCK, una hormona de la saciedad.

Como resultado, los antojos de alimentos y la sensación de hambre desaparecen. Además, las cetonas son el combustible preferido para el cerebro; gracias a eso mejora la claridad mental.

C8 proporciona muchos beneficios, tales como mayores niveles de cetonas en la sangre, más energía y menores niveles de glucosa en la sangre, grasa corporal, actividad antimicrobiana, e incluso, un menor riesgo de ciertas enfermedades metabólicas.

El aceite de coco proporciona una mezcla de todas las grasas de cadena media, incluyendo a las grasas C6, C8, C10 y C12, la última de las cuales (ácido láurico) representa más del 40 % de las grasas presentes en el aceite de coco. (La excepción es el aceite de coco FRACCIONADO, que contiene principalmente C8 y C10).

Todos estos ácidos grasos proporcionan beneficios. Sin embargo, los ácidos grasos caprílico y cáprico aumentan los niveles de cetonas de una forma mucho más eficiente. La mayoría de las marcas comerciales de aceite MCT contienen casi una combinación 50/50 de grasas C8 y C10.

Mi preferido–a pesar de que es más costoso—es el de C8 (ácido caprílico) solo, ya que se convierte en cetonas mucho más rápidamente que las grasas C10 y podría ser digerido más fácilmente.

Ácidos Grasos de Cadena Media (MCTs)

Existen dos formas de ácidos grasos: saturados e insaturados. C8 es un ácido graso saturado, y se le proporciona esta designación en función al número de átomos de carbono que tiene la cadena hidrocarbonada.

Por lo general, cuanto más corta sea la cadena de carbono de los MCTs, más eficientemente se convertirán en cetonas, las cuales son una excelente fuente de energía para su cuerpo, mucho mejor que la glucosa. Enseguida se encuentra un breve tutorial del resumen de lo anterior, de acuerdo con Ketosource:

  • Si tiene menos de seis carbonos, significa que son ácidos grasos de cadena corta (SCTs, por sus siglas en inglés)
  • Si son de seis a doce carbonos, significa que son MCTs, que tienen efectos beneficiosos sobre la energía, aterosclerosis, control de peso y envejecimiento
  • Si tiene más de 22 carbonos, significa que son ácidos grasos de cadena larga

Debido a que C8 tiene 8 átomos de carbono, pertenece a la categoría de MCTs, lo que explica por qué a veces se le denomina MCT C8, el cual se encuentra en productos tales como el aceite de coco, aceite de palma y mantequilla de leche de vacas alimentadas con pastura.

El ácido cáprico (C10) y el ácido láurico (C12)—que son ácidos grasos de cadena larga–no son tan buenos para producir cetonas, tales como C8.

Fuente: este post proviene de http://articulos.mercola.com, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
loading...

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!