SI ESTAS LEYENDO ESTO POR FAVOR ABRE Y SIGUE LEYENDO….COMPARTE EL MENSAJE!

Si estas leyendo esta entrada es que todavía NO ESTAS MUERTO. Lo que  quiere decir que aun estás a tiempo de llevar a cabo todas esas cosas de las que “te podrías arrepentir antes de morir”.

ccartel 3
Lee pues como mucha atención el siguiente artículo que publicó Heraldo de Aragón  (2/11/2014) escrito por David Navarro

titular

“Siento que me voy demasiado pronto, que me quedan muchas cosas por hacer. Pero también me voy con las alegrías que me ha dado la vida, que han sido muchas”.

José Luis Abós, entrenador del  CAI Zaragoza, murió el pasado 20 de octubre y se despidió de su familia, amigos y seguidores con una emotiva carta en la que mostraba su pesar por el tiempo que aún le quedaba por disfrutar, pero también la satisfacción de haber amado y haberse sentido amado. Una carta que impresionaba en su final: «Gracias a la vida porque lo he tenido todo».

ccartel 2

Circula desde hace meses un artículo en Facebook, la noticia de un libro que recoge de qué se arrepienten los enfermos antes de morir. Esta historia viral resume en varios puntos las últimas palabras de los pacientes que fueron atendidos por la enfermera australiana Bronnie Ware, palabras que son, en realidad, un canto a la vida, la advertencia de quien se va y que se quiere transmitir a los que aún pueblan este mundo. ¿Y los aragoneses, también se arrepienten de errores de su vida antes de morir? No existe en Aragón ningún estudio ni libro semejante al de Bronnie Ware, pero profesionales como Pilar Torrubia, médico de cuidados paliativos, o Emilia Civeira, intensivista del hospital Clínico de Zaragoza, han escuchado muchas despedidas.

Al igual que los voluntarios de hospitales como el San Juan de Dios de Zaragoza, que acompañan a aquellos que carecen de familia. «Hacen revisión, y surgen a veces sentimientos de culpa cuando la vida se ha basado mucho en la actividad y poco en sentimiento», señala Pilar Torrubia, que administra cuidados paliativos a más de 450 pacientes al año. «Muchos se lamentan del poco tiempo que han dedicado a compartir la vida con los que quieren, Y de haber trabajado tanto, de haber pospuesto tantas cosas para la jubilación, y el caso es que esa ansiada jubilación a veces no llega. Y nos animan a los que estamos alrededor a vivir el presente, a hacer lo que realmente deseamos y podemos permitirnos».

Los puntos escritos por  Bronnie Ware  (“5 cosas de las que te arrepentiras antes morir”) coinciden con lo que cuentan los profesionales aragoneses.

cartel 6
Al morir, muchos se arrepienten de no haber tenido la valentía de haber sido fieles a sí mismos, de haber vivido la vida que les exigían sus padres, o engañados por una sociedad que ‘vende’ placer y egoísmo. Otros se lamentan de haber trabajado tan duro, y haberse perdido otras experiencias; los hay que desearían volver el atrás y haber expresado sus sentimientos a aquella chica que les gustaba o a la pareja que dejaron marchar, y otros tantos se arrepienten de no haber dedicado tiempo a los amigos. «Pero quizá el mensaje más importante que se escucha en esos momentos viene de quien se lamenta porque no se permitió ser feliz –considera Torrubia–. Porque en realidad somos dueños de nuestra vida, y la felicidad es una elección».

MIEDO A LA MUERTE

No siempre hay tiempo para prepararse a la muerte, y la doctora Civeira atiende precisamente a los que ingresan agudos y a menudo inconscientes. «No da tiempo a veces a hacer balance, pero en el equipo sí hemos visto que aquí somos un poco más pragmáticos que los anglosajones, que hay menos autocrítica y por lo tanto menos arrepentimiento. Pero sí que hay lamentos del tipo:“Ahora justo que empezaba a vivir…”, de aquellos que dejaban todo para luego. Ese viaje, esa experiencia, ese curso…». Según Civeira, «si planteamos la vida con unos valores y un entorno que nos enriquece, no nos arrepentiremos al morir. Pero si nos negamos a escuchar la palabra ‘muerte’, si no pensamos en ella y un reportaje como este se rechaza porque pone los pelos de punta”, entonces lo tendremos más difícil, porque solo si aceptamos que moriremos podremos aprovechar mejor el tiempo».

cartel 4

La doctora Pilar Torrubia lleva 15 años en el equipo de soporte de Atención  docimiliaria, lo que supone que han recibido sus tratamientos miles de enfermos. «Muchos conocen el diagnóstico, pero no cuánto vivirán, y como mecanismo de defensa pasan por diversas fases: enfado, negación… Otros llegan a la de aceptación y están tranquilos, consiguen aceptarlo. No es fácil aceptar que vas a morirte, rendirte a la evidencia de que ya no puedes volver atrás y arreglar esos problemas, pero he comprobado que a unos les es más fácil morir que a otros. En realidad, morimos como vivimos. Si hemos pasado nuestra existencia enfadándonos por lo que nos ocurre, nos iremos de este mundo gritando y rabiando. Si nos abruman las dificultades y nos hacen llorar, es probable que lleguemos a la muerte entre sollozos. Y aquellos que han ido aceptando su vida, que lo han hecho lo mejor posible y están satisfechos, se van en paz y tranquilos».

NECESITAR HABLAR

ccartel 1

Jorge Viejo, voluntario del hospital San Juan de Dios, habla de la importancia de la «escucha sanadora », de cómo aquellos que se saben en los últimos días, horas o minutos de su vida necesitan abrir su corazón, contar los secretos que más guardaban. «Como voluntarios, podemos escucharles cuando no tienen cerca a la familia cercana. Algunos admiten que no se dieron cuenta de que su vida era finita, que con tanto ajetreo pensaron que tendrían tiempo para otras cosas. Y el tiempo se ha acabado. Se lamentan de haber pensado tanto en el dinero, de haberse centrado en el trabajo. También se preguntan por qué se callaron cosas que debían haber dicho, o bien obedecieron a otros. Hay personas que se arrepienten  de haber dejado a la persona que amaban, incluso años después». Mari Carmen Jiménez ha trabajado 16 años como voluntaria y reconoce que «lo que más me impresiona es ver a tantos morir solos. Algunos porque su familia ha sido muy desagradecida, pero otros también porque no supieron cuidar a los que tenían». Por su parte, Félix Lorente destaca que la mayoría se lamenta por el daño que causado a los demás con todas sus equivocaciones.«No sufren tanto por sus consecuencias, sino por el dolor que hicieron a sus padres, sus hijos, sus parejas…Sobre todo duelen las relaciones personales rotas, he escuchado a muchos recordar separaciones o rupturas aunque habían pasado hasta décadas».

cartel 5

Pilar López, que lleva ocho años de voluntaria en ese mismo hospital, recuerda un caso que le hizo pensar durante semanas y que, confiesa, le cambió la forma de ver la vida. «Una persona me confesó que siempre había vivido muy pobremente. Que había ahorrado hasta la última peseta sin disfrutar nada del capital que habían conseguido tras mucho trabajar. Pude ver que necesitaba contármelo, en ese momento la persona vomitaba la experiencia, como si me quisiera convencer de algo». Pilar se dio cuenta de la importancia de disfrutar del hoy, «sin caer en la idea de ser manirroto, pero tampoco obsesionarse por el futuro. De disfrutar de lo que se tiene, en esta vida». Todos reconocen que su experiencia les ha ayudado a abrir los ojos y ver su entorno de otra manera. «Nunca se aprende en cabeza ajena, ni el hecho de ver las orejas al lobo te hace cambiar tu comportamiento.

CARTEL 8

Quizá es una defensa del ser humano, no lo sé, pero todas estas experiencias sí te ayudan a pensar, a plantearte tu vida con unos objetivos vitales para que, cuando llegue la muerte, no sintamos que no los hemos cumplido », asegura Emilia Civeira. Por su parte, Pilar Torrubia reconoce que su vida es ahora totalmente diferente: «No doy la misma importancia a hechos fortuitos del día a día. Si mi hijo suspende una asignatura, si me doy un pequeño golpe con el coche… puedo enfadarme, pero en su justa medida. Tampoco me aferro a lo material, veo cada día lo poco que importa cuando estamos ya al final de nuestra vida. Ahora, todo lo que me parece importante y me puedo permitir lo hago. Si quiero ver a una amiga que vive fuera, o conocer una ciudad… ahorro y me doy ese capricho. No se puede dejar todo para más adelante, hay que superar el pasado y dejar de pensar en el futuro. Lo que importante es bebernos la vida».

Visto en: http://www.psicologiamorelia.com/amar-antes-de-morir/

Fuente Original + Psicología Por Favor

Fuente: este post proviene de + Psicología Por Favor donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
loading...

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!