10 consejos del budismo que te ayudarán a ser más feliz en este mundo caótico

El Budismo es una religión no que nos ayuda a ser más felices en nuestra vida a través de la meditación y de enseñarnos a ver el mundo desde otro punto de vista. Personalmente, creo que tiene mucho que ver con el amor, el respeto, el altruismo y la empatía que se demuestra hacia todos los seres vivos sin hacer ningún tipo de distinción. El Budismo hace uso de las Cuatro Nobles Verdades que nos ayudan a vivir una vida más plena, incluso en el más caótico de los mundos, y ellas son: la vida es sufrimiento (es inevitable), el origen del sufrimiento se debe a nuestros deseos y la forma en la que nos aferramos al mundo material, abandonar estos deseos traerá el fin del sufrimiento y, finalmente, seguir este sendero de desapego nos ayudará a encontrar la felicidad.

7-Consejos-de-los-Más-Grandes-Sabios-de-la-Historia

¿Te suena bien? ¿Quieres saber más? ¡Entonces anota estos consejos!

1. No te quedes en el pasado, la vida está pasando en este segundo

Y con pasado me refiero incluso al segundo que ya pasó. Quizás alguien fue poco amable contigo por la mañana, quizás un amigo te trató de una forma inesperada o que no merecías hace un par de horas. Déjalo ir. De esta forma, llegarás al final del día liviano y sin llevar una carga emocional en tu espalda.

2. Ve la comida como el combustible necesario para seguir en movimiento

Pensar constantemente en comida, sea para restringirla mucho o sea para darse pequeños festines cada día hace que nuestra preocupación por los alimentos se vuelvan innecesariamente importantes. Come para vivir y no al revés, nuestro cuerpo es nuestro templo.

3. No hagas algo sólo porque los demás lo hacen
No tiene nada de malo apegarse a las tradiciones cuando son parte importante de nuestra identidad, pero si sientes que has estado haciendo algo sólo porque sí, sólo porque los demás lo hacen y además te hace sentir extraño o incómodo, entonces deberías parar. Esto aplica a todo tipo de acciones, creencias y rutinas.

4. Deja ir el odio y la ira

Sí, enojarse es algo muy humano, pero muy a menudo solemos quedarnos estancados en esas emociones. Lo que sucede a continuación es que se nos hace imposible centrarnos en la belleza de las cosas pequeñas y en lo increíble del día a día. Déjalo ir, al final te estás haciendo un favor a ti mismo.

5. No creas que eres víctima del destino

Cada uno de nosotros es responsable de su camino y aunque hay cosas que nos suceden que no podemos evitar, eso no significa que nuestra vida y nuestra historia esté en manos de otra persona. Mírate como el actor principal de tu historia y date cuenta que a cada segundo y con cada acción estás avanzando en una dirección en particular.

6. Deja ir el deseo de controlarlo todo

Tal como te mencionábamos recién, hay cosas sobre las cuales no tenemos control y tenemos que aprender a aceptarlo. De esa forma no te cargarás negativamente y te concentrarás en las cosas que SÍ puedes controlar.

7. Cuando alguien te lastime, no busques lastimarlo de vuelta

Muchas veces creemos que eso nos hará sentir mejor pero no es así ya que usualmente sólo aumenta las ganas de vengarte. Deja ir el dolor, si es necesario aléjate de la presencia de esa persona, pero no hagas nada más. Con el paso del tiempo, si te es posible, intenta perdonar. De esta forma la carga emocional que lleves en tu interior será mucho menor.

8. Nunca olvides: el lugar es este, el momento es ahora
El presente es el único momento donde existimos. El pasado no volverá y el futuro sigue lejos, la mejor forma de vivir de forma plena es recordar este mantra y hacer que sea tu forma de vivir la vida.
9. Da incluso cuando sientas que tengas muy poco para dar
En el centro del budismo se encuentra la idea del altruismo, de ayudar a otros y de a través de todas estas pequeñas acciones llegar a la iluminación. Cuando das sin esperar nada a cambio, incluso aunque sea algo mínimo, te das cuenta de que al final todos estamos conectados y de que vivir una vida aislados o mirado a los demás por sobre el hombro, no tiene sentido.

10. Nunca te olvides de ser agradecido, especialmente cuando quieras quejarte

La verdad es que siempre tenemos algo para agradecer, pero de vez en cuando se nos olvida. Nos perdemos en el torbellino del día a día, de las comodidades, del egoísmo y nos parece que somos víctimas del mundo y que nada sale como nosotros queremos, cuando la verdad es que no es así. Piensa en la cama en la que dormiste, en la comida que comiste, en cada una de las cosas que hacen de tu vida algo bueno. ¿Son muchas, no? Razón suficiente para dejar de quejarnos por cosas insignificantes.

Es fácil perdernos en el torbellino de la vida diaria. Lo bueno es que siempre podemos encontrar el camino de vuelta hacia la plenitud, la felicidad y la iluminación.

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!