Cómo Protegerse Contra el Cáncer de Colon

Se puede prevenir hasta un 50 % de los casos de cáncer colorrectal a través de una alimentación sana, al realizar actividad física y mantener un peso saludable

Puede reducir el riesgo de cáncer de colon al optimizar sus niveles de vitamina D, comer más vegetales, ajo y fibra
Es importante evitar la carne procesada para reducir el riesgo de cáncer de intestino grueso
1 de Cada 4 Muertes Están Relacionadas a la Contaminación del Aire
Un Estudio Descubre Evidencia de la Relación Entre los Brotes de Artritis y las Condiciones Meteorológicas
Por el Dr. Mercola

El cáncer de colon ha sido noticia en los últimos tiempos después de que la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), que forma parte de la Organización Mundial de la Salud (WHO, por sus siglas en inglés), concluyó a finales de 2015 que la carne procesada puede causar cáncer colorrectal en los seres humanos, clasificándola como un cancerígeno del grupo 1.

El cáncer colorrectal, que incluye tanto los cánceres de intestino grueso y recto, es el tercer cáncer más común diagnosticado en los Estados Unidos (sin incluir a los cánceres de piel). En el 2016, se estima que habrá más de 95 000 nuevos casos de cáncer de colon (y más de 39 000 casos de cáncer de recto) diagnosticados.1

Su intestino grueso, también conocido como colon, desempeña un rol muy importante en su salud. A medida que el alimento pasa a través del colon, los líquidos y la sal se desechan para prepararlo para su eliminación.

Además de ayudar a formar, almacenar y eliminar los residuos, su colon contiene miles de millones de bacterias, un equilibrio saludable esencial para una salud óptima.

Muchos Casos de Cáncer de Colon Se Pueden Prevenir
El cáncer colorrectal es la segunda causa de muerte por cáncer en los Estados Unidos, pero, al igual que muchos tipos de cáncer, a menudo se puede evitar.

La investigación publicada en Pharmaceutical Research sugiere que sólo del 5 al 10% de los casos de cáncer se deben a defectos genéticos, mientras que el resto están relacionados con el medio ambiente y los factores del estilo de vida.2

Los investigadores estiman que hasta un 35% de las muertes relacionadas con el cáncer pueden ser debido a la alimentación, el otro 30% debido al tabaco, un 20% debido a las infecciones y el resto debido a otros factores ambientales como la exposición a la radiación, el estrés, los niveles de actividad física y la contaminación ambiental.

El Instituto Americano de Investigación Contra el Cáncer (AICR, por sus siglas en inglés) también indicó que alrededor de un tercio de los casos más comunes de cáncer en los Estados Unidos se pueden prevenir a través de una alimentación saludable, realizar actividad física y mantener un peso saludable.

En el caso del cáncer colorrectal, se podría evitar hasta un 50%, a través de estos factores de estilo de vida.3

Los Mejores Consejos Para Prevenir el Cáncer de Colon
Hoy puede ser el día para empezar a hacer cambios saludables para reducir el riesgo de esta enfermedad potencialmente mortal. Los pasos más importantes incluyen los siguientes:

Comer Más Vegetales y Algunas Frutas
Los vegetales contienen una serie de antioxidantes y otros compuestos que combaten las enfermedades, los cuales son muy difíciles de conseguir de cualquier otra forma–como el magnesio.

Los resultados de un meta-análisis indicaron que por cada 100 miligramos adicionales en el consumo de magnesio, el riesgo de tumor colorrectal se redujo en un 13%, mientras que el riesgo de cáncer colorrectal se redujo en un 12%.4

Los investigadores notaron que los efectos del magnesio contra el cáncer pueden estar relacionados con su capacidad para reducir la resistencia a la insulina, lo que puede afectar positivamente el desarrollo de tumores.

Más allá del magnesio, las sustancias químicas de las plantas llamadas fitoquímicos pueden reducir la inflamación y eliminar las sustancias cancerígenas, mientras que otras regulan la velocidad en la que las células se reproducen, al deshacerse de las células viejas y mantener el ADN.

Los vegetales también son una de las mejores formas de fibra alimenticia. Los estudios han demostrado repetidamente que las personas con un mayor consumo de vegetales tienen menores tasas de cáncer.5

Los vegetales crucíferos pueden ser particularmente beneficiosos debido al sulforafano que contienen. Por ejemplo, se ha descubierto que el sulforafano, un derivado de origen natural de la glucorafanina, suprime el crecimiento de tumores en el colon derivados de cáncer.6

Si esta saludable, consumir algunas frutas con moderación también puede ser beneficioso. De acuerdo con un estudio, las ciruelas secas (es decir, las ciruelas pasas) pueden disminuir su riesgo de cáncer de colon al estimular el crecimiento de sus bacterias intestinales.7

Comer Más Fibra
Se ha asociado a la fibra alimenticia con un menor riesgo de cáncer colorrectal, especialmente la incidencia del adenoma colorrectal y el cáncer de colon distal.8

Además, por cada 10 gramos de fibra que agrega a su alimentación diaria, el riesgo de cáncer de colon disminuye en un 10%.9

Un estudio realizado en el 2005 reveló que de manera similar las ciruelas secas “Alteraban favorablemente… los factores de riesgo de cáncer de colon” en las ratas, posiblemente debido a su alto contenido de fibra alimenticia y polifenoles.10

Afortunadamente, si sigue el consejo anterior y consume más vegetales, naturalmente comerá más fibra de la mejor fuente posible–vegetales. La cáscara de la semilla de psyllium, semillas de linaza, semillas de cáñamo y las semillas de chía también proporcionan una valiosa fuente de fibra soluble e insoluble.

Optimizar Sus Niveles de Vitamina D
La deficiencia de vitamina D es un factor de riesgo para el cáncer colorrectal. En un estudio publicado en la revista Gut, las personas con mayores niveles en la sangre de vitamina D eran menos propensas a desarrollar tumores colorrectales.11

Esto podría deberse a que la vitamina D es beneficiosa para el sistema inmunológico, lo que a su vez podría ayudar a limitar el crecimiento de tumores cancerosos. Según los investigadores:12

“La evidencia sugiere que la vitamina D tiene efectos protectores e inmunidad antitumoral en el riesgo de cáncer colorrectal.

“Las células inmunológicas en un microambiente tumoral pueden convertir el 25-hidroxivitamina D [25 (OH) D] [vitamina D] en un 1α bioactivo, 25-dihidroxivitamina D3, lo cual influye en las células neoplásicas e inmunológicas

… Un nivel alto de plasma de 25 (OH) D está asociado a un menor riesgo de cáncer colorrectal con una intensa reacción inmunológica, al apoyar el desempeño de la vitamina D en la inmuno-prevención del cáncer a través de la interacción tumor-huésped”.

Regular la exposición al sol, el uso de una cama de bronceado de alta calidad y/o la suplementación con un suplemento de vitamina D3 puede llevar a sus niveles de vitamina D al rango óptimo de 40-60 ng/ml. Tendrá que controlar sus niveles para asegurarse de que se mantengan dentro de este rango objetivo.

Evitar Carnes Procesadas
Las carnes procesadas son aquellas que son curadas a través del ahumado, curado, salado, o la adición de conservadores químicos.

Esto incluye el tocino, jamón, pastrami, salami, pepperoni, hot dogs, algunas salchichas, y hamburguesas (si es que se han conservado con sal o aditivos químicos), y más. Particularmente los nitratos que se agregan a estas carnes como conservadores, colorantes y saborizantes, son problemáticos.

Los nitratos que se encuentran en las carnes procesadas con frecuencia son convertidos en nitrosaminas, las cuales están claramente asociadas con un mayor riesgo de ciertos tipos de cáncer. La AICR advierte que “no existe un límite seguro” para comer carnes procesadas.13

Estar Informado Acerca del Consumo de Carne Roja
La investigación sugiere que las personas que comen más carne roja (en un estudio esto fue cinco onzas por día) tienen un riesgo 24% mayor de cáncer colorrectal que los que comen la mínima cantidad.14

Es posible que la carne roja no sea el problema en sí misma, sin embargo, la forma en que es cocinada, y la fuente de la que proviene, probablemente desempeñen un rol. Por ejemplo, el ganado alimentado con pasto, contiene compuestos que combaten el cáncer.

Por otro lado, se sabe que el glifosato, el ingrediente activo en el herbicida Roundup, puede tener un impacto perjudicial en las bacterias intestinales saludables y es cancerígeno. Los animales criados en las operaciones concentradas de alimentación animal (CAFO, por sus siglas en inglés) son típicamente alimentados con granos contaminados con glifosato.

La carne roja cocinada a altas temperaturas (tales como asadas o fritas) también puede contener subproductos cancerígenos como las aminas heterocíclicas (HCAs, por sus siglas en inglés) y los hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAHs, por sus siglas en inglés).

Cuando se refiere a las carnes, solo recomiendo el consumo de carnes de animales criados orgánicamente con pasto y solo cocinarlos ligeramente (rara vez, no muy bien). Que quede constancia de que creo que la mayoría de las personas necesita un poco de proteína animal para ser óptimamente sana, pero la mayoría consumen más cantidad de proteínas de la necesaria (o saludable).

Hacer Ejercicio
Hay pruebas convincentes de que hacer ejercicio regular puede reducir significativamente el riesgo de cáncer de colon.15 Por ejemplo, un estudio reveló que los hombres y las mujeres físicamente activos tienen aproximadamente un riesgo 30 a 40% menor de desarrollar cáncer de colon en comparación con las personas inactivas.16

Para empezar, hacer ejercicio disminuye los niveles de insulina, y el control de los niveles de insulina es una de las maneras más eficaces de reducir el riesgo de cáncer. También se ha sugerido que la apoptosis (muerte celular programada) es provocada por el ejercicio, ocasionando que mueran las células cancerosas.

También, hacer ejercicio mejora la circulación de las células inmunológicas en la sangre. El trabajo de estas células es neutralizar a los agentes patógenos en su cuerpo, así como destruir las células precancerosas antes de que se vuelvan cancerosas. Entre mejor circulen estas células, más eficiente será su sistema inmunológico al defenderlo contra las infecciones y enfermedades como el cáncer.

Mantener un Peso Saludable y el Control de la Grasa del Vientre
Un sin número de estudios han vinculado a la obesidad con un mayor riesgo de una docena de diferentes tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de colon. En un estudio realizado en el 2014 que analizó datos de más de 5 millones de personas mayores de 16 años, cada 11 libras adicionales en el peso corporal fueron asociadas a un mayor riesgo de 10 tipos de cancer.17

Si tiene sobrepeso o es obeso, incluso pequeñas cantidades de pérdida de peso pueden causar importantes beneficios para su salud. En cuanto a la prevención del cáncer, perder el exceso de grasa del vientre es particularmente importante, ya que la grasa del vientre está relacionada con un mayor riesgo de cáncer de colon, independientemente de su peso corporal.

Limitar Su Consumo de Alcohol y Dejar de Fumar
Tanto el consumo excesivo de alcohol como el tabaco están asociados con un mayor riesgo de cáncer colorrectal. Cuando se trata de alcohol, generalmente defino el consumo “moderado” de alcohol (que está permitido en la fase de principiante de mi Plan de Nutrición) como una copa de 5 onzas de vino, una cerveza de 12 onzas o 1 onza de licor fuerte, diariamente junto con los alimentos.

A medida que avance aún más en el plan de nutrición, recomiendo la eliminación de todas las formas de alcohol. Si es un fumador, aquí puede encontrar consejos para dejar de fumar.

Comer Ajo
Se ha demostrado en estudios de laboratorio que el ajo mata las células cancerosas, así como ser prometedor cuando es consumido a través de su alimentación. Un estudio mostró que las mujeres que consumían regularmente el ajo (junto con frutas y vegetales) tenían un riesgo 35% menor de cáncer de colon.18

Los que consumen grandes cantidades de ajo crudo también parecen tener un menor riesgo de cáncer de estómago y colorrectal.19 Además, en las personas con formas inoperables de cáncer colorrectal, hígado o cáncer de páncreas, tomar un extracto de ajo añejado durante seis meses ayuda a mejorar la función inmunológica, lo que sugiere que puede ser útil para ayudar a su sistema inmunológico durante momentos de estrés o enfermedad.20

Cuando agrega el ajo crudo en su alimentación, el diente fresco debe ser aplastado o picado con el fin de estimular la liberación de una enzima llamada alinasa, que a su vez cataliza la formación de alicina.

La alicina, a su vez, se descompone rápidamente para formar un sin número de diferentes compuestos organosulfurados. Así que para “activar” las propiedades medicinales del ajo, comprima un diente fresco con una cuchara antes de tragarlo, píquelo finamente para añadirlo a una ensalada, o páselo por su exprimidor para agregarlo a su jugo de vegetales.

 

 

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!