¿Cuál es tu postura para dormir? Y ¿cuál es la más recomendable?

¿Cuál es tu postura para dormir? Y ¿cuál es la más recomendable?

 

Una cosa es acostarse a dormir y otra diferente es acostarse a dormir bien, en una posición que nos asegure un buen descanso y no nos traiga complicaciones ni dolores en el cuerpo al corto o largo plazo.

Existen varios estudios científicos que han abordado el tema de cuáles son las posturas idóneas para dormir, y cuáles son las incorrectas. Por lo general, la mayor parte de los expertos aclaran que no existen verdades absolutas, sino que depende de los problemas (por ejemplo de espalda, pero también de respiración) que pueda sufrir cada persona. Además, cada uno debe encontrar la posición que más le acomode, y que no tiene por qué ser igual a la de otro.

Posición boca arriba sobre la espalda: Es la mejor posición, ya que logras respirar bien, evitas los dolores de espalda, cuello y cabeza, ya que la columna vertebral se mantiene en una postura neutral. Esta posición también reduce los síntomas del reflujo estomacal. Además, al mantener la cara al aire durante toda la noche evitas las arrugas de expresión. Sin embargo, es la posición en la que los ronquidos son más fuertes.

 

Lo más correcto sería dormir sin almohada para conseguir una correcta alineación de nuestro cuello. Si estamos muy incómodos, hay que escoger una almohada con el grosor adecuado: que no sea ni muy alta ni muy baja. Colocar una almohada debajo de las rodillas es otro pequeño gesto que podemos hacer para mejorar la alineación de nuestra columna mientras dormimos.

 

 

De costado: Esta es una de las posiciones más cómodas para dormir y también una de las mejores, aunque como todo tiene sus ventajas y sus desventajas. Previene el dolor de cuello y de espalda, reduce el reflujo ácido, disminuye los ronquidos y es la posición adecuada para dormir durante el embarazo.

 

Por otro lado, lo malo es que potencia la aparición de arrugas porque mantenemos la piel del rostro rozando la almohada. Para quienes duermen así, se recomienda usar una almohada gruesa que llene el espacio que queda entre el hombro y la cabeza apoyada. Este tipo de almohada permite descansar con la cabeza y el cuello en una pose más neutral. Si estás embarazada, recuerda que es mejor dormir sobre el lado izquierdo del cuerpo, pues logras una mejor circulación.

 

Posición fetal: Ideal para evitar los reflujos estomacales, así como para mejorar la respiración, ya que la posición del cuerpo permite que el aire circule libremente por él, por lo que es especialmente indicada para aquellos que sufren apnea del sueño, en cuanto que impide las obstrucciones.

 

Si bien es buena para las embarazadas y para roncar menos, la posición fetal implica una curvatura del cuerpo que restringe la respiración diafragmática y que puede traer tensión y dolor en el cuello y espalda al día siguiente. También favorece la aparición de arrugas.

Utiliza una almohada gruesa que genere un buen soporte entre el hombro, el cuello y la cabeza. Si dormimos de lado debemos evitar estirar una pierna y encoger la otra, ya que en esa postura la pelvis se encuentra girada.

A lo que hay prestar especial atención es en intentar que el cuerpo no repose encima de nuestras extremidades, algo muy frecuente y que hacemos sin darnos cuenta, ya que provocará calambres mañaneros. Hay que tener cuidado igualmente, si tenemos un hombro dañado, en no dormir sobre el lado que nos molesta.

 

 

De guata sobre el estómago:

Si bien es una posición común, debemos evitarla porque ejerce presión sobre nuestros músculos y articulaciones, lo que puede causar dolores o entumecimientos en el cuello y la espalda. En esta postura nuestra columna vertebral se encuentra totalmente desalineada y se genera una gran presión en la zona lumbar, lo cual puede hacer que nos despertemos con dolor de espalda. Además, si dormimos boca abajo tendremos que colocar el cuello con una rotación excesiva que puede dar lugar a molestias cervicales. Esta es la que la mayor parte de expertos consideran la peor posición para dormir.

Otra desventaja es que la presión del rostro que queda apoyado contra la almohada favorece la aparición de arrugas. Dormir sobre la guata puede ser bueno para reducir los ronquidos, algo que agradecerá la persona que tenemos al lado.

El consejo para quienes duermen en esta posición es que utilicen una almohada bien finita o bien que no utilicen ninguna almohada para evitar la presión sobre cuello y espalda.

 

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!