Masa Crudivegana Para “Pan Esenio”

Masa crudivegana para “pan esenio”, pizza, pastel, etcétera.

Estos son los posibles ingredientes: hortalizas licuadas poco jugosas como el zapallo (calabaza), pulpa de juguera -así llamada en Argentina, llamada “licuadora” en España- de frutas u hortalizas (hojas verdes, etcétera) semillas oleaginosas (como almendras, lino, chía, etcétera) remojadas, licuadas y estrujadas en lienzo, brotes licuados -así llamados en Argentina, llamados ‘batidos’ en España- y estrujados en lienzo, etcétera. Deben evitarse para la “masa” verduras con sabores demasiado intensos, que darán a la masa un desagradable gusto a “pasto”, como por ejemplo el apio. Algunas semillas también pueden dejar un gusto amargo. Unos pocos ensayos y errores permitirán una buena selección de hortalizas y semillas para la masa.

Se hace la masa a mano, mezclando bien todo. Si queda demasiado líquida se la estruja en lienzo.

Se extiende la masa sobre un lienzo, extendido a su vez sobre una fuente o recipiente que dé forma definitiva a la masa. Los bordes del lienzo sirven para dar forma a los bordes de la masa.

La masa debe ser lo más delgada posible, para favorecer un rápido deshidratado. Yo diría que antes de deshidratar la masa debe tener un espesor máximo de cinco milímetros.

Con la ayuda de la fuente, poner la masa sobre el deshidratador solar. Una vez apoyada la masa directamente sobre el deshidratador solar, retirar y guardar el lienzo y la fuente, que habían quedado encima de la masa puesta sobre el deshidratador, para poder asentar la masa sin doblarla o romperla.

Se deja la masa al sol durante un día. Esto funciona solamente en climas secos, en verano y con altitud.

Después de un día al sol, tomarás la masa de un extremo con tus dedos -con delicadeza-, y se mantendrá colgando entera. Puedes dejar cada lado de la masa expuesta al sol unas seis horas. Haz la rotación alrededor del mediodía, pero en esta oportunidad manipula la masa con cuidado, porque puede quebrarse en la operación. Aunque la masa no esté deshidratada, puede comerse igual. De hecho, puede comerse sin deshidratar, aunque será muy frágil en la manipulación. La masa muy deshidratada puede ser demasiado dura para ser masticada por un anciano. En tal caso debería deshidratarse durante menos tiempo, para que quede más húmeda y más tierna.

Deja el deshidratador durante la noche con la masa bajo techo (para que no te sorprenda la lluvia), y al día siguiente, al amanecer, lo pones sobre el techo, al sol. Al atardecer tu masa estará lista para comer.

En caso de que al ponerse el sol el deshidratado no esté completo, puede terminarse en el horno normal de la cocina, con fuego mínimo, y su puerta abierta, colocando la masa en su parrilla intermedia, sin fuente, para que reciba plenamente el calor suave y la ventilación.

aceverdura.com

Check Also

Aprende a escuchar tu voz interior

Cada uno de nosotros representan un total universo, que está lleno de muchas oportunidades y …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!