Aprende a terminar con los dolores de espalda y cuello permanentemente

Aprende a terminar con los dolores de espalda y cuello permanentemente

¿El dolor de espalda te obliga a un descanso forzado? ¿Te despierta por las noches? No te sorprendas, porque casi todos los adultos han tenido alguna vez una episodio de dolor de espalda. Las causas de los dolores de espalda suelen ser variadas: lesiones, malas posturas, hernia de disco, estenosis espinal, contracturas.

Pero en algunos casos no resulta fácil identificar el origen del dolor aún contando en la actualidad con tecnología avanzada.

Los dolores pueden durar un tiempo o hacerse crónicos y padecerlos durante meses o en ciertos casos puede desaparecer de manera espontánea, pero en caso de que persistan es necesario hacer estudios complementarios.

Estos dolores algunas veces pueden trasladarse al cuello y los hombros, en donde se siente una especie de rigidez que suele impedir los movimientos habituales.

En estos casos el exceso de esfuerzo, una actividad física exigente, leer en la cama, las malas posturas al dormir o enfermedades como la artritis y la artrosis también favorecen estos dolores.

Algunos consejos

– Permanecer sentado por largos períodos no ayuda a la buena circulación. Por lo menos una vez por hora es necesario levantarse y estirar las piernas, los brazos y por supuesto, la espalda.
– Si duermes en un colchón que tiene más de 5 años, ya deberías pensar en cambiarlo. A menudo un nuevo colchón de calidad puede representar un cambio significativo para la espalda y aliviar los dolores.
– Muchas personas encuentran como postura ideal para dormir el hacerlo boca abajo, pero es necesario tener en cuenta que esta postura es perjudicial para el cuello y la espalda.
– La actividad física es buena para todo el cuerpo en general pero los dolores de espalda necesitan de al menos 30 minutos de actividad física leve o de una caminata que relaje los músculos.
– Intente no levantar objetos pesados ya que es esto es sumamente perjudicial para la espalda. Las principales lesiones en la columna vertebral se deben a la fuerza que se realiza levantando bolsas o objetos pesados.
– Cuando levantamos a un niño pequeño, es también necesario agacharse, sujetarlo y luego levantarlo y no hacerlo con la espalda doblada hacia adelante.

Los dolores de espalda pueden trasladarse al cuello y los hombros, de modo que un esfuerzo excesivo en la columna puede derivar en otros dolores.

Los hombros realizan muchos movimientos, de los cuales varios son circulares. Esta unión que facilita el movimiento se compone de articulaciones muy susceptibles a los dolores.

Muchos se generan por:

– Estiramientos
– Articulaciones inestables
– Dislocación
– Fracturas
– Hombros rígidos

¿A qué se deben los dolores en el cuello?

Los dolores en el cuello pueden ser agudos, cuando están presentes durante 12 semanas o crónicos, cuando duran más de 12 semanas.

Las razones para estos dolores pueden ser: estiramiento, mala postura al sentarse o caminar, leer en la cama, poca actividad física, mala postura al dormir o estrés.

¿Cómo reducir el dolor?

– Aplique compresas frías o calientes en las zonas doloridas. Repita este procedimiento 3 veces al día por lo menos. Esto aliviará el dolor.
– Ejercite los músculos del cuello realizando movimientos circulares leves o haciendo movimientos opuestos de arriba hacia abajo y de derecha a izquierda.
– Los masajes son una buena alternativa para aliviar los dolores de cuello. Si dispone de alguien cercano de quien pueda recibir masajes o algún centro de masajes, sería de gran ayuda.
– Otra opción es cambiar la almohada con la que duerme. Las más recomendadas son las de pluma que se adaptan a la forma de la cabeza y el cuello o las llamadas “almohadas de memoria” que cumplen la misma función. Las almohadas convencionales pueden generar una postura que no es la natural para la columna y el cuello y que repercutirá en la mañana en dolor de espalda y cuello; e incluso dolor de cabeza.
– Y por supuesto, no podemos dejar de lado al enemigo número uno de cuello y espalda: el estrés. Libérese del estrés y esto resultará en un beneficio para su organismo en general y aliviará las tensiones de cuello y espalda. Practique ejercicios de relajación y meditación que le serán de mucha utilidad.

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!