5 Verdades que no sabes sobre las mamografias y deberias conocer

 

5 Puntos a considerar sobre las mamografías
1. Las mamografías podrían no ser tan beneficiosas como piensas
Muchas mujeres confían por completo en la mamografía. El procedimiento puede ser capaz de salvar su vida, pero la tasa de éxito no es tan alta como desearíamos. La mamografía ofrece (en el mejor de los casos) una reducción del riesgo de aproximadamente 20 a 25%. Esto no es insignificante, pero cuando nos fijamos en el número absoluto de prevención de muerte, el chequeo por sí mismo impide una sola muerte por cáncer de mama por cada 1.000 mujeres.

 

Los estudios que han encontrado útiles las mamografías fueron hechos, en su mayoría, hace algún tiempo y no cumplen con la estricta rigurosidad científica del presente. Por otra parte, el Dr. Mette Kalager, investigador epidemiólogo y de proyección en la Universidad de Oslo y la Escuela de Salud Pública de Harvard, explica que en estos días la detección de cáncer de mama temprano es algo menos importante ya que mejores tratamientos están disponibles. Según muchos expertos, es la accesibilidad a los medicamentos como el tamoxifeno, que ha reducido la mortalidad del cáncer de mama, y la mamografía juega un papel mucho menor.

 

2. La mamografía puede aumentar el riesgo de cáncer de mama en mujeres con una mutación genética específica
Las mujeres que llevan una mutación genética específica llamada BRCA 1/2 son más vulnerables a la exposición de radiación de la mamografía. Esta mutación de genes está relacionada con el desarrollo del cáncer. Según un estudio de BMJ, [2] las mujeres con este gen que recibieron una dosis de radiación de diagnóstico antes de los 30 años tenían el doble de probabilidades de desarrollar cáncer de mama en comparación con sus compañeras que no se sometieron al chequeo. Cuanto mayor sea la dosis de radiación, más probable es que se produzca el cáncer.

 

En términos generales, la mamografía te expone a una cierta dosis de radiación y hay opiniones mezcladas sobre los peligros de ésto. Mientras algunos sostienen que hoy en día la mamografía implica una pequeña cantidad de radiación, otros son más cuidadosos y advierten de que la radiación podría ser especialmente peligrosa para las mujeres más jóvenes.

Las mamografías también aumentan el riesgo de cáncer en general, debido a la exposición a la radiación.

 

3. Los falsos positivos son comunes
Ningún examen de detección es definitivo y uno de los retos de la mamografía consiste en dar al paciente un diagnóstico que es falso. Si te dicen que posiblemente tienes cáncer de mama, ésto claramente resultará en una cantidad considerable de estrés psicológico y ansiedad, los cuales suprimen el sistema inmunológico y deterioran la calidad de vida. Te referirán para análisis adicionales, que vienen con sus propios riesgos.

Además, según un estudio publicado en 2014 en Cancer Epidemiology, [3] las mujeres que reciben un resultado de falso positivo son más propensas a desarrollar cáncer más adelante.

 

4. Los falsos negativos no pueden ser evitados
También hay numerosos casos donde los tumores cancerosos y pre-cancerosos no son detectados. Es difícil detectar masas sospechosas si tus senos son densos. El 50% de las mujeres tienen tejido mamario denso, que aparece blanco en una imagen de rayos-X. Pero el cáncer también aparece blanco, lo que hace que sea muy difícil ver la diferencia. Las pacientes con tejido mamario denso deben ser conscientes de que la mamografía es de mucho menor utilidad para ellas.

 

5. Existen chequeos y exámenes alternativos
Normalmente, muchas mujeres se preocupan cuando se trata de la salud de sus senos y quieren hacer lo mejor por ellos. Pero hay que tener en cuenta que existen alternativas y el único examen que puede confirmar un cáncer es una biopsia. Un ultrasonido o una imagen de resonancia magnética puede ser mejor para algunas mujeres. La termografía, es una alternativa más segura y eficaz.

Consumir los nutrientes y alimentos adecuados (fibra, carotenoides, cúrcuma, granada, jengibre, etc.), así como hacer ciertos cambios en el estilo de vida, pueden ayudar a prevenir el cáncer de forma natural sin la necesidad de exámenes cuestionables los cuales sus beneficios no han sido confirmados y que incluso, pueden promover la misma enfermedad que se está tratando de evitar.

Imagen: Doctor Mercola.

Fuente:
[1] www.bmj.com/content/348/bmj.g366
[2] http://www.bmj.com/content/345/bmj.e5660
[3] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25035157

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!