10 Alimentos Tóxicos que comemos a diario sin saber que son puro veneno

Sabemos que es mucha la información que te dice qué comer y qué no, o qué hacer para estar saludable; sin embargo, esta información siempre es valiosa pues aún cuando ya hayas leído mucho, siempre puede haber algo nuevo. Por eso en esta entrada queremos recordarte 10 alimentos que debes evitar pues resultan tóxicos para tu organismo:

 

  1. Salchichas ahumadas

 

Estamos acostumbrados al hecho de que la carne de salchicha o embutido no debe faltar en el menú. Es bastante económica y casi lista para el consumo, pero… ¿Y la calidad qué?

El problema es que el ahumado natural ya está en desuso. Las producciones a gran escala utilizan un tipo de humo líquido especial, que contiene formaldehído. ¿Te imaginas?

2. Cacahuates o maní

 

Las meriendas de maní, muy sabrosas y nutritivas, son muy apreciadas entre las comidas. Pero, mucho cuidado… ¡Lamentablemente, la mayoría de las plantas, hoy día, han sido alteradas genéticamente. Un gen modificado les aporta la propiedad de conservación a largo plazo y resistencia a los insectos, pero a la vez, ¡convierte el producto en puro veneno! Los cacahuetes han sido responsables de la aparición de peligrosos lunares en la piel…

 

3. Caviar rojo

 

La mayoría de las personas solo come caviar en los días festivos, pero algunos lo hacen con más frecuencia… Por supuesto, el consumo de caviar es muy beneficioso: proteínas de alto valor, vitaminas, omega-3… ¡Pero solo si lo consumes fresco, recién extraído del pescado!

La vida útil del caviar es muy corta… Para transportarlo hacia lugares distantes, este producto debe ser altamente salado o congelado (algo que afecta su sabor) o, lo que es aún peor, bañado con formaldehído. Si la etiqueta muestra que las huevas son poco saladas, considéralas venenosas.

 

4. Leche envasada

El sabor de la leche local es ciertamente muy distinto al sabor del producto que se encuentra en los estantes de un supermercado. Y el sabor dice mucho de la calidad…
Si el envase indica que la leche ha estado almacenada durante más de 2 semanas, eso significa que se le han añadido antibióticos. ¡Y eso no es nada bueno para tu salud!

 

5. Nuez moscada

 

Para los amantes de los platos generosamente sazonados con nuez moscada: Han de saber que cada 6-9 gramos de nueces molidas, aumenta la probabilidad de padecer convulsiones y confusión mental, y todo por culpa de un desagradable veneno alucinógeno: la miristicina. Así que, mucho cuidado con lo que comen y en qué cantidades…

6. Patatas

 

Cuando los tubérculos de la patata son expuestos a la luz, en ellos comienza a acumularse la solanina, una sustancia altamente tóxica, que provoca dolores de cabeza, mareos, debilidad, confusión, diarrea, vómitos… ¡Algo que no desearías ni a un enemigo!
Las patatas verdosas, o en proceso de germinación, no deben consumirse tampoco.

 

7. Huesos de frutas

 

Los huesos de la cereza, el albaricoque, la manzana o el melocotón, son muy ricos en un tipo de cianuro, llamado ácido cianhídrico. Pero no te alarmes, si has comido alguno sin querer. Para envenenarse, deben ser ingeridas un par de tazas llenas de estas semillas…

8. Almendras amargas

 

¡Otro fruto seco muy gustado! Hay 2 tipos de almendras: las dulces y las amargas. Estas últimas pueden ser bastante dañinas: 7-8 frutos secos crudos de almendras amargas, ingeridas por ignorancia, pueden causar problemas de salud en los adultos, y ser fatales en los niños. ¡El cianuro de hidrógeno no es broma!

9. Atún

 

Este pez, al igual que ciertos tipos de moluscos marinos, acumula mercurio en sus tejidos, una sustancia química extremadamente tóxica, incluso en pequeñas cantidades. El mercurio afecta el sistema nervioso, el tracto digestivo, los riñones, el hígado… ¡Y no desaparece con la cocción!
Por eso, está contraindicado para las mujeres embarazadas, lactantes y niños, puesto que el mercurio afecta el desarrollo del cerebro.

10. Edulcorantes

 

Los edulcorantes artificiales, sobre todo los más económicos (1 paquete que sustituye a 6-12 kg de azúcar), no son nada saludables. El cuerpo no se deja engañar tan fácilmente. Aunque los receptores del sabor dulce hayan dado la señal de que se ha ingerido una porción de carbohidratos, eso no es real. El cuerpo no ha satisfecho su necesidad de glucosa, por lo que edulcorante solo consigue reforzar aún más el hambre.

Por su puesto, o te incitamos a que pases a pan y agua, sino que, la próxima vez que vayas de compras, no olvides echar un vistazo a las etiquetas. Tu salud está estrechamente relacionada con lo que te llevas a la boca. Así que, hazte esta pregunta: «¿Realmente lo necesito?» ¡Comparte esta información con tus amigos!

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Close
Estamos en la misión de compartir lo más saludable, importante y mejor de la web.
Únete a la tribu de Lógica Ecológica dandole click a Me Gusta, ¡ya somos miles!