Se cumplen 100 años del momento más emotivo de la Primera Guerra Mundial

Tal día como hoy, en 1914, alemanes y británicos detuvieron la contienda por un día para celebrar las fiestas juntos

 

Navidad es un tiempo maravilloso. El mundo entero, con sus tradiciones y matices, celebra el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo y nadie puede ser indiferente a esta festividad… ni siquiera en tiempos de guerra. Es precisamente esto lo que ocurrió durante la Primera Guerra Mundial cuando las tropas alemanas y británicas hicieron una tregua en pleno campo de batalla para celebrar la Navidad. ¡Conoce esta interesante historia!

 

 

IMG_2534

 

El 24 de diciembre, víspera de la Navidad, del 1914 los soldados alemanes y británicos luchaban en el frente occidental del la Primera Guerra Mundial cuando algo inesperado ocurrió: la tropa alemana comenzó a decorar su trinchera con motivos navideños y se pusieron a cantar Stille Natcht (Noche de paz).

 

La tropa británica, algo sorprendida por el hecho, respondió con Villancicos en inglés. ¡Por un momento cambiaron las balas por alabanzas a Nuestro Señor!

 

El sargento británico Bernard J, Brooks recordaba el hecho de la siguiente manera: “A última hora de la tarde los alemanes se volvieron divertidísimos, cantando y gritándonos. Dijeron en inglés que, si no disparábamos, ellos tampoco lo harían. Encendieron fuegos fuera de su trinchera, se sentaron alrededor y empezaron un concierto“.

 

Pero eso no fue todo. La alegría de momento fue tal que los soldados de ambos bandos decidieron juntarse en la tierra en disputa para un intercambio de regalos. Aquel día compartieron whisky, cigarrilos y chocolates.

 

 

Durante todo del 25 de diciembre no se escuchó un solo disparo. Todo lo contrario; aprovecharon la tregua para enterrar a sus soldados y llorar juntos las pérdidas. Se cuenta que durante aquel entierro los soldados alemanes y británicos leyeron juntos el Salmo 23:

 

El Señor es mi pastor, nada me falta.
Sobre pastos verdes me hace reposar,
por aguas tranquilas me conduce.
El Señor me da nueva fuerza,
me consuela, me hace perseverar.
Me lleva por el buen camino,
por el amor de su nombre.
Aunque camine por un valle oscuro
no temeré mal alguno porque Él está conmigo.

 

La paz de aquel día también fue aprovechado por los soldados para hacer algo de deporte. ¡Hasta organizaron un partido de fútbol! “Ellos (los británicos) hicieron su portería con uso sombreros extraños, mientras que nosotros hicimos lo mismo. No era sencillo jugar en un lugar congelado, pero eso o nos detuvo. Mantuvimos las reglas del juego a pesar de que el partido sólo duró una hora y no había árbitro“, mencionaba el teniente alemán Johannes Niemman.

 

 

 

Una carta inédita narra la tregua de Navidad durante la I Guerra
Un soldado describe el “extraordinario espectáculo” que supuso el espontáneo alto el fuego navideño entre soldados alemanes y británicos, en 1914

 

0012008458

 

 

El oficial del ejército británico Alfred Dougan Chater escribió la misiva a su madre desde una fría trinchera del frente occidental hace ahora 100 años, en la que describe un acontecimiento recordado como un fugaz momento de humanidad en esta guerra que costó la vida a millones de personas en cuatro años.

 

0012008465

 

“Escribo esto en las trincheras, en mi “refugio”, con un fuego de leña y un montón de paja (…), a pesar del duro y verdadero frío de Navidad”, escribe Chater en esta carta, que parece escrita en dos partes: la primera en el día de Navidad y la segunda el 27 de diciembre.

 

0012008085 (1)

 

 

“Creo que hoy he presenciado uno de los espectáculos más extraordinarios que nadie ha visto nunca. Hacia las 10 de la mañana, estaba asomado por encima del parapeto, cuando vi a un alemán agitando los brazos e inmediatamente a dos de ellos saliendo de su trinchera y acercándose a la nuestra”.
El titular de la UEFA, Michel Platini, inauguró un memorial por la tregua navideña durante la Primera Guerra Mundial
Según el relato de Chater, los soldados británicos se disponían a disparar a los alemanes, si bien vieron que estos iban desarmados. “Uno de nuestros hombres fue a su encuentro y, en un par de minutos, el terreno entre las dos líneas de trincheras era un hervidero de hombres y oficiales de ambos bandos, dándose la mano y deseándose una feliz Navidad”.

 

“Intercambiamos cigarrillos y autógrafos, y algunos tomaron fotos”, dice en la misiva este oficial británico, que recrea además el entierro de los soldados británicos y alemanes, cuyos cuerpos se encontraban en tierra de nadie.

 

“No sé cuánto tiempo durará… En todo caso, vamos a tener otra tregua en Año Nuevo, ¡ya que los alemanes quieren ver cómo salen las fotos!”, añade.

 

0012008078

 

 

La tregua no duró y Chater fue herido de gravedad tres meses después, pero sobrevivió para casarse con su novia, que había dejado atrás, y falleció en Inglaterra en 1974.

 

La empresa de servicio postal de Reino Unido publicó esta carta, con el acuerdo de la familia de Chater. La Royal Mail británica difundió además recientemente sellos con las fotografías de la tregua.

 

La carta de Chater

0012008436

 

 

loading...

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Close
Estamos en la misión de compartir lo más saludable, importante y mejor de la web.
Únete a la tribu de Lógica Ecológica dandole click a Me Gusta, ¡ya somos miles!