90.000 personas mueren cada año en España por enfermedades relacionadas con la alimentación

La comida procesada, alta en grasas y azúcares añadidos es la mayor amenaza para la salud, según un informe de VSF Justicia Alimentaria.

 

Las familias con menos recursos, las mujeres y los niños salen peor parados en este estudio: “La dieta industrial actual nos está enfermando”.

 

“Comer es lo que más nos enferma”. A una alimentación insana se le pueden atribuir “entre un 40-55% de las dolencias cardiovasculares, un 45% de los casos de diabetes y entre un 30-40% de algunos tipos de cáncer”, como el de estómago y de colon. Así de demoledor es el informe Dame veneno: Viaje al centro de la alimentación que nos enferma, elaborado por VSF Justicia Alimentaria, que arroja datos alarmantes, todos ellos relacionados con la dieta industrial actual.

 

“El consumo de alimentos procesados con exceso de azúcares añadidos, sal y grasas insalubres es el primer factor de pérdida de salud y causa de enfermedades”, sentencia la publicación, que eleva la cifra de fallecidos en relación a este estilo de vida poco saludable hasta 90.000 sólo en España.

 

Pero hay más. Comer no nos enferma por igual a todo el mundo: hay un gradiente social y de género. “Las familias con menos recursos, las mujeres y los niños son los que salen peor parados”, concluye el informe, con datos obtenidos del Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME), la mayor base de datos independiente de fuentes oficiales y de publicaciones científicas que son analizados por analizados por un consorcio de más de 1.600 investigadoras e investigadores en 120 países.

 

Dame Veneno destaca el hecho de que “uno de cada cinco euros que gasta la sanidad pública en el Estado se invierta en tratar de curar la enfermedad que genera, entre otros factores, la alimentación insana” mientras las políticas públicas para garantizar una alimentación saludable y proteger la salud brillen por su ausencia. Para afrontar la problemática, lanza la campaña Alianza por una alimentación saludable, iniciativa en la que participan organizaciones de defensa de los consumidores, del mundo de la salud, agrarias, ecologistas y diversas AMPA y ONG.

 

Un 70% de la dieta se basa en alimentos procesados.

 

Aunque un 70% de la dieta en España se basa en alimentos procesados, el problema no es local, sino global. La Organización Panamericana de la Salud se muestra aún más dura que la OMS respecto a la alimentación procesada, la agricultura industrial y las grandes corporaciones agroalimentarias. “En los países latinoamericanos no es una lluvia constante, como en el caso europeo, sino un tsunami”, explican los autores del informe.

 

No en vano, las ventas de productos ultraprocesados han aumentado un 43,7% en todo el mundo en sólo 13 años -corresponden al período de 2000 a 2013-. Y es que una de cada cuatro personas en el mundo muere a causa de una dieta inadecuada, según los últimos datos del estudio Global Burden of Disease, que publica The Lancet. “Dicha muerte podría ser evitable”.

 

¿Por qué comemos mal?

 

No hay un único motivo que justifique el aumento de consumo de los alimentos procesados. Para los investigadores, se debe a una combinación de factores, pero el más importante de todos es, sin duda, “el cambio de patrón alimentario”. “Actualmente, el 70% de la dieta española se basa en alimentos procesados. Y no estamos hablando de procesos de manipulación tradicionales, como el corte en rebanadas, deshuesado, picado, pelado, trituración, corte, limpieza, desgrasado, descascarillado, molido o refrigeración, ni de otros procesados mínimos, sino de la predominancia de productos con ingredientes añadidos con el fin de alterar sus cualidades organolépticas (sabor, aspecto y textura) o sus características de conservación, transporte, almacenado o precio”.

 

La población es consciente de que debe reducir estas cantidades, describe con dureza el estudio, pero “las corporaciones alimentarias se han convertido en un agente poderosísimo con enorme capacidad de condicionar el sistema de producción y consumo alimentario” y en ocasiones influyen hasta en las decisiones políticas. Además de la “sofisticada persuasión” de este lobby, la progresiva desconexión entre la población y los alimentos, su origen, variedad, temporalidad, cocina y cultura estarían detrás del incremento de dietas inadecuadas. En el ámbito de la distribución, la publicación se centra en las grandes cadenas, que “se han adueñado de la comercialización”. Todo esto significa que “se han abandonado los circuitos cortos de producción”, comercialización y consumo alimentario. “Por cada día de buena salud que nos quita el tabaco o el alcohol, la alimentación insana nos quita tres”.

 

 

Fuente: El Mundo

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!