1. Es más probable tener problemas de salud

Beber más agua se asocia a menores probabilidades de piedras en el riñón, cánceres de riñón y de colon y ataques cardiacos.

2. El metabolismo se ralentiza

En estudios independientes para su libro The Water Secret, 2010, el Dr. Howard Murad halló que el metabolismo basal en reposo (las calorías que se queman estando en reposo) se acelera cuando en cuerpo se encuentra mejor hidratado.

3. Hay que pensar más para llevar a cabo las mismas tareas

En el Instituto de pediatría del King’s College, en Londres, un grupo de científicos halló en 2011 que los cerebros de jóvenes deshidratados se contraían en el cráneo. Y cuando se pidió a estos jóvenes que resolvieran un problema, lo hicieron tan bien como los bien hidratados, pero invirtieron más tiempo en la resolución. (Beber agua restaura el cerebro a su tamaño normal.)

4. Se come más

Un estudio de 2010 sobre 45 adultos, financiado por el Institute for Public Health and Water Research, mostró que quienes bebían dos vasos de agua (de 220 ml) antes de cada comida ingerían entre 75 y 90 calorías menos. En un período de tres meses, los bebedores de agua adelgazaron 2,5 kilos más que los que no lo hacían.

5. Se arruga más la piel

En la investigación que llevó a cabo para su libro (ver punto 2), Murad halló que el agua da volumen a la piel, rellena las arrugas finas y da más vida a una tez apagada.

6. Se está en peor forma

En 2009, investigadores de la Universidad de Tufts pidieron a voluntarios, mujeres y hombres, que realizaran entre 60 y 75 minutos de ejercicio intenso. La mitad de ellos, sin beber previamente, la otra mitad convenientemente hidratada. El grupo deshidratado reportó más fatiga, confusión, irritación, depresión y estrés.