5 formas para perder peso mientras duermes

Existen infinidad de trucos para dormir mejor por la noche que te pueden ayudar a conciliar el sueño. Pero, ¿y si además acelerases el proceso de quema de grasas para perder peso mientras duermes?

Una mala noche de sueño no sólo te pone de mal humor, te deja agotado y acaba con tu productividad durante el resto del día, además, ayuda a que la grasa se haga fuerte en tu abdomen y piernas. Así como lo lees, resulta que no dormir bien no es solo una pesadilla para tu estado de ánimo, también para tu físico que ve cómo tus esfuerzos por hacer dieta para perder peso son aniquilados con cada noche de insomnio.

Tampoco es una novedad: diferentes estudios científicos han demostrado que no descansar adecuadamente durante al menos 8 horas aumenta los niveles de cortisol –la conocida como la hormona del estrés– alterando el trabajo de las bacterias del intestino y, en consecuencia, desacelerando nuestro metabolismo. Aunque creas que tanto giro puede servir como ejercicio, en realidad las vueltas en la cama de un lado a otro del colchón hacen que nuestro cuerpo no aproveche la noche para mantenerse activo y quemar grasas.

Sigue los consejos que recoge Edward Lane en ‘Men’s Health’, y ojo, porque no tienen nada que ver con el clásico de la ducha caliente y apagar todos los aparatos tecnológicos. Estos funcionan y ayudan a adelgazar más rápido que una simple cabezadita.

1. Pasando de ovejitas, cuenta pesas

Si cuando salgas del trabajo dedicas un rato para ir al gimnasio a ejercitarte levantando peso, lo notarás casi más en tu cintura que en tus fortalecidos brazos. Así lo demostró un equipo de expertos en la revista ‘International Journal of Sport Nutrition’ donde explicaron que hacer este tipo de ejercicios acelera la tasa metabólica durante las 16 horas siguientes. Lo que se traduce en que mientras tu duermes tu cuerpo sigue trabajando para mantenerte en forma hasta la mañana siguiente.

2. Actualiza tu batido de proteínas

“Tras realizar ejercicio, necesitas alimentar a tus hambrientos músculos de caseínas”, cometa Lane, quien recomienda añadir esta proteína en nuestro batido postentrenamiento habitual (que, de no entrar en tus planes, quizás debería empezar a hacerlo) incluyendo algo de leche u otros derivados fermentados como el yogur o el queso fresco. Resulta que esta fosfoproteína de liberación lenta se digiere en el organismo poco a poco llegando a mantener el metabolismo activo durante ocho horas después de haberla ingerido. Exacto, quemando grasas mientras estás tumbado en la cama. Pero no sólo eso, se ha demostrado que la caseína aumenta la síntesis de proteínas lo que ayuda a eliminar hasta 35 calorías más al día sin mayor esfuerzo que darle a la batidora y echarte a dormir.

3. Pasa frío, pero mucho

Para relajarte y conciliar el sueño nada más coger la posición horizontal en la cama, se recomienda darse un baño caliente, mejor aún si se hace en un ambiente aromatizado con esencias como la lavanda. Pero si lo que quieres es adelgazar, más te vale borrar este consejo de tu mente. Al menos así lo advierte un estudio publicado en ‘PLoS ONE’ según el cual aguantar bajo el chorro de una ducha helada durante apenas 30 segundos activa radicalmente nuestra grasas parda hasta el punto de que podríamos quemar 400 calorías extra mientras dormimos. “Asegúrate de meter la cabeza debajo del grifo: en la parte posterior del cuello y los hombros es donde mayor cantidad de grasa marrón se almacena”, recomienda Lane.

4. Dormir en una habitación fresca

Habrás escuchado lo necesario que es ventilar el dormitorio durante el día para que al irnos a dormir las sábanas y almohadas estén bien aireadas para que el ambiente sea agradable y limpio. ‘Ya, claro. Con el frío que hace fuera voy a dejar abierto’, dirás visualizando tus pies fríos. Pues que sepas que cuanto menos calor, mejor que mejor, y no sólo por lo que te vas a ahorrar en calefacción este invierno.

En la misma línea del anterior punto, cuanto más fresco esté tu dormitorio. Según datos del Instituto Nacional de Salud británico, mantener la temperatura ambiente a no más de 19 grados centígrados ayuda a eliminar un 7% más de calorías que si nos dejamos guiar por el clásico de los 21 grados. No te vas a helar, lo que sí consigues es que tu cuerpo se vea en la necesidad de quemar grasa para mantener su temperatura corporal dentro de la normalidad.

5. No valen todas: toma esta infusión caliente

No, Judit Mascó y su anunciado truquillo de los dos tés verdes diarios para eliminar toxinas no eran una farsa. Según una investigación publicada en la revista ‘American Journal of Clinical Nutrition’, los flavonoides que se encuentran en este tipo concreto de infusión aceleran el metabolismo ayudándonos a quemar hasta un 3,5% más de calorías durante la noche que si obviásemos tomarnos una tacita caliente.

Fuente: El confidencial

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!