7 que quizá no sabías que podían matarte

La naturaleza nos da nuestro sustento, de allí que debamos protegerla y enseñar a nuestros niños a convivir armoniosamente con todo lo que guarda, tanto animales como plantas. Y de allí también que aprendamos a conocer qué cosas son dañinas para nosotros, qué plantas letales nos rodean, para evitarlas y ahorrarnos un buen susto, y elegir aquéllas benéficas para nuestra salud.

Este post se encargará de darte esa información, así que continúa leyendo.

7 plantas letales que quizá no sabías que podían matarte

1. Adelfa (Nerium oleander)

Es una hermosísima flor, pero también una de las más venenosas. Imagínate que hasta la miel que las abejas liban con su néctar puede matarte. Normalmente se cultiva como planta ornamental, pues sus flores son vistosas, grandes, de colores que van desde el rojo hasta tonalidades violetas, salmón o blancas.

7 plantas letales que quizá no sabías que podían matarte

Suele colocarse junto a muros, para adornarlos y formar setos vivos, y es tan resistente que se ve en jardines de las grandes ciudades, pues soporta muy bien la contaminación. Originaria del Mediterráneo, puedes verla en prácticamente todo el mundo.

Contiene toxinas variadas que actúan sobre el corazón, y la más potente es la oleandrina. Si por alguna casualidad la manipulas de manera incorrecta (lo mejor es lleva guantes y no acercar mucho el rostro), y dependiendo de la intensidad de la exposición, sentirás náuseas, diarreas, vómitos, dolor intenso de estómago, somnolencia, mareos, arritmia y, a veces, hasta la muerte.

2. Belladona (Atropa belladonna)

Originaria de Europa, norte de África y Asia occidental, es una de las plantas letales más poderosas que hay. Contiene alcaloides –como la atropina y la escopolamina–  que producen alucinaciones, y afectan el sistema nervioso.

7 plantas letales que quizá no sabías que podían matarte

Aunque es cierto que tiene propiedades medicinales, es también considerada una hierba de las brujas, junto a la mandrágora y al estramonio. Fue utilizada en Egipto como narcótico, en Grecia como afrodisíaco, en Siria para alegrar el ánimo, y para los celtas era indispensable en los ritos en honor a Bellona, la diosa de la guerra.

7 plantas letales que quizá no sabías que podían matarte
Bayas de la belladona

En dosis pequeñas, tendrás un “viaje” al interior de tu psique, pero si consumes de 10 a 20 de sus bayas, será suficiente para matarte.

3. Cicuta de agua (conium maculatum)

Viene de Europa y del norte de África, pero se ha introducido con éxito en distintas partes del mundo, como Asia, América del Norte y del Sur, Australia y Nueva Zelanda.

Los antiguos griegos la usaron mucho como veneno; si la restriegas o la rompes, deja escapar un olor verdaderamente nauseabundo. Sus flores son pequeñas, blancas o verdes, dispuestas en forma de paraguas, y son sumamente tóxicas para el ser humano –en realidad toda la planta contiene alcaloides, así como toxinas poderosísimas–; la cicutina, una de las sustancias, es una neurotoxina que inhibe el sistema nervioso central, y produce el “cicutismo”, intoxicación por cicuta.

7 plantas letales que quizá no sabías que podían matarte

Aunque la cicutina está presente en toda la planta, es más concentrada en las raíces. Causa convulsiones, vómitos, dolores abdominales, temblor y confusión. Te mueres pocas horas después de ingerirla, generalmente por insuficiencia ventricular o porque se te dificulta la respiración.

4. Planta del ricino (ricinus communis)

De sus semillas se extrae el famoso aceite de ricino, que posee muchísimas propiedades medicinales, pero también sirve para elaborar pinturas, lubricantes, barnices y hasta líquido para frenos.

7 plantas letales que quizá no sabías que podían matarte
Semillas del ricino

Es natural del Mediterráneo, de la India y del África oriental, y se cultiva como planta ornamental, aunque también está en la lista de plantas letales. Contiene una toxina (llamadaricina), que puede matarte en poco tiempo.

7 plantas letales que quizá no sabías que podían matarte

La ricina está en toda la planta, pero en las semillas es donde se concentra más. Apenas una semilla cruda puede causarte la muerte en dos días, tras sufrir de ardor en la garganta y en la boca, dolor abdominal, diarrea con sangre y vómitos. Los humanos somos los seres más sensibles a la toxicidad de sus semillas: entre 1 y 4 bastan para matar a un adulto, 11 para un perro y 80 para un pato.

Posee actualmente el récord Guinness de “la planta más venenosa”.

5. Tejo común (taxus baccata)

Una de las plantas letales netamente europea. Todo el árbol es venenoso, menos el arilo que cubre el fruto. Su madera se ha aprovechado para fabricar arcos, para la ebanistería y la marquetería, aunque la deforestación ha mermado los individuos.

Gracias a que vive muchos años, se ha sembrado en los cementerios desde hace siglos, y sirve como adorno.

7 plantas letales que quizá no sabías que podían matarte

 

Es verdad que de sus hojas puede obtenerse el taxol, que es un potente anticancerígeno, pero también se obtiene la taxina, un alcaloide sumamente tóxico, y si consumes sus hojas o sus semillas tendrás mareos, debilidad, ritmo cardíaco irregular y presumiblemente la muerte.

6. Acónito común (aconitum napellus)

Su hábitat son las zonas montañosas de Europa, menos en el Mediterráneo, extendiéndose hacia el este, hacia la cordillera del Himalaya; ama los cursos de agua y los bosques húmedos y sombríos (los preferidos también de las brujas).

Se viste de vistosas flores color violeta, grandes y atractivas, que atraen a los incautos. Toda la planta es tóxica, contiene el alcaloide diterpeno, sumamente venenoso; otros alcaloides presentes en sus raíces tienen poderosos efectos cardio y neurotóxicos.

7 plantas letales que quizá no sabías que podían matarte

Los ainu, de Japón, solían untar las puntas de sus flechas para cazar. Si acaso la ingirieses, los síntomas se presentarían de inmediato. Si la dosis es muy alta, la muerte sobreviene al cabo de pocas horas (para que te des una idea, 20 ml son suficientes para matar a un adulto).

Lo mencionan abundantemente en la mitología grecorromana. Como dato curioso, el médico persa Avicena fue el primero en usarlo con fines medicinales.

7. Regaliz americano, o guisante Rosario (abrus precatorius)

Se conoce también como ojo de cangrejo. Es una trepadora perenne que se enrosca alrededor de los árboles, setos o arbustos. Es originario de Indonesia, pero no tiene problemas en crecer en cualquier parte del mundo. Sus vistosas semillas se usan en la fabricación de rosarios, e incluso en joyería, pero si el revestimiento que las cubre se rompe, puede ser un verdadero peligro.

7 plantas letales que quizá no sabías que podían matarte

Es una de las plantas letales cuyo veneno, la abrina, impide la síntesis proteínica –una de las tareas más importantes de las células–. Si la inhalas puedes presentar dificultad respiratoria, fiebre, náuseas y pleuresía (líquido en los pulmones). Si la ingieres, y se rompe lo que la cubre, vomitarás hasta la deshidratación, y los riñones, el hígado y el bazo colapsarán.

La abrina es 75 veces más potente que la ricina, por lo que la dosis letal es mucho menor: basta con 3 microgramos para liquidar a una persona.

Visto esto, resulta de gran importancia aprender a reconocer estas plantas letales, muchas veces a nuestro alrededor, y si hay que manipularlas hacerlo con los cuidados más extremos.

ORIGINAL

Imágenes: Euro Slice, foto G.HAAS, pittigliani2005, Tim Waters, David Alejandro Cabrera Ortiz, budak, Lotus Johnson, Bernard DUPONTJohnPickenPhoto

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!