mira que pasa si no cambias las sabanas

Cambiar regularmente las sabanas, es un habito necesario para que la limpieza sea un buen punto de partida, pero hay personas que no lo hacen y esto puede provocar muchos problemas. Así que si acostumbras a cambiar las sábanas a menudo, después de leer esto te alegrarás mucho.

¿Qué se halla en las sábanas?

Muchos quisieran saberlo todo, aunque a veces suene un poco arrogante, la mayoría de personas si tuvieran la oportunidad de saber que hay en una sábana usada. Cambiarían de idea, seguramente. Se sabe que las sabanas contienen unos insectos microscópicos llamados ácaros del polvo, estas comen las células muertas de nuestra piel, y se reproducen, viven y mueren entre los tejidos de nuestras sábanas. Esto provoca una grave alergia e inclusive podemos padecer problemas con el sistema inmunológico, ya que estas bajan nuestras defensas.

Muy a parte de los ácaros del polvo, encontramos a las células muertas de la piel, y es que nuestro organismo despide más de un millón al día, significa que, si pasas un tercio del día durmiendo, se pueden encontrar cerca de 350.000 células, además el organismo segrega aceites naturales mientras estás durmiendo y estos también van a parar en tus sábanas.

Y no nos debemos olvidar del sudor que queda en la sábana, sobre todo si en plena noche el calor está insoportable. Todo eso es absorbido por la tela y llega a quedar allí hasta que las laves. Esto también ocurre con otros fluidos como la saliva, la sangre, la orina y el semen.

Y si eres de aquellas personas que adoran comer en plena cama, es muy probable que todo lo que has comido se llegue a esparcir por todos lados y te acueste y quedes completamente dormido sobre todo el resto de comida.

Como evitarlo

Una solución importante para cambiar todo este problema, es simple y sencilla, pues solo debes cambiar tus sábanas y lavarlas una vez a la semana. El plazo puede extenderse a dos semanas pero no mucho más. También deberás tener en cuenta la importancia de lavar la almohada por lo menos dos veces al año, esta es susceptible a tener ácaros y gérmenes.