El secreto de la longevidad de los Templarios: dieta mediterránea e higiene

Los miembros de esta orden religiosa vivían hasta los 70 años en la Edad Media, unos 35 años más que el promedio de sus coetáneos

Los templarios consiguieron vivir el doble que sus coitáneos gracias a una dieta adecuada y a unos hábito de higiene escrupulosa
Los templarios consiguieron vivir el doble que sus coitáneos gracias a una dieta adecuada y a unos hábito de higiene escrupulosa – ABC

El secreto de la longevidad de los Templarios estaba en una dieta rigurosa yatención a la higiene. Con estas sanas costumbres los miembros de esta orden religiosa vivían hasta los 70 años en la Edad Media, unos 35 años más que el promedio de sus coetáneos, que vivían entre los 25 y 40 años. Su longevidad ha sido uno de los misterios que ha acompañado durante siglos a la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo y del Templo de Salomón, también llamada la Orden del Temple, más conocidos como Caballeros Templarios, fundada en 1.119 en Jerusalén por el francés aristocrático Hugo de Payns, con el objetivo de proteger a los numerosos peregrinos que llegaban desde toda Europa para visitar los santos lugares. Fue aprobada oficialmente por la Iglesia católica en 1.129 y su éxito se vincula estrechamente con las Cruzadas.

Entre las reglas de la orden había una dieta particular que explicaría la excepcional longevidad de los templarios: poca carne, muchas legumbres, pescado y fruta fresca, además de la higiene en la mesa. «La explicación reside en el efecto positivo ejercitado en la flora intestinal por esta alimentación, más sana de lo que era habitual comer en la Edad Media. Se trataría de una fuente natural de probióticos que tiene efectos positivos y protege la flora gastrointestinal». Así lo ha señalado Francesco Franceschi, director del departamento Medicina de urgencia del policlínico Gemelli de Roma y autor, con otros tres colegas, de la investigación «Dieta de los caballeros templarios: ¿su secreto de longevidad». El estudio, publicado en la revista científica internacional «Digestive and Liver Disease» se ha realizado con documentos de la época que ponen de relieve cómo estos monjes-soldados se alimentaban de forma diferente a la habitual en la época.

En la Edad Media la alimentación era rica en grasas y calorías, se consumía mucha carne en las clases mas ricas y la gota era una de las patologías más difundidas, al igual que la obesidad, que era símbolo de riqueza y opulencia. El estudio señala que era también corriente la diabetes, mientras los niveles de colesterol y triglicéridos eran muy altos. Esa alimentación clásica era terreno fértil para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y tumores. En contraste con esas costumbres alimentarias,«la dieta de los Templarios era muy moderna, se podría considerar la antesala de la dieta mediterránea, y combatía las enfermedades más extendidas en la época», afirma el doctor Franceschi, quien ofrece los detalles de esa dieta: «Poca carne (dos veces por semana); muchas legumbres, que hoy se consumen poco, a pesar de que son potentes probióticos; el pescado era muy habitual y el agua la bebían con zumo de naranja para enriquecer la carga antibacteriana. Al vino, que era muy racionado, añadían la pulpa de aloe, planta dotada de acciones antisépticas y fungicida, muy útiles en países con climas desérticos cálidos».

Higiene

Además de las estrictas normas sobre alimentación, los Templarios observaban también rígidas reglas de comportamiento, que se respetaban para evitar la propagación de infecciones. Era obligatorio lavarse las manos antes de comer, el refectorio debía estar siempre limpio y en buenas condiciones, al igual que los manteles. La Orden prohibía la caza y, dada la importancia que daba al pescado, se dedicaron también a su cría, siendo un alimento muy presente en su dieta, además del aceite de oliva, fruta fresca y moluscos, apreciados por sus efectos antioxidantes.

Los Caballeros Templarios se difundieron en toda Europa, con fortificaciones en Tierra Santa y por todo el Mediterráneo. Construyeron numerosas iglesias, todas en el estilo de la de Jerusalén y las llamaron siempre «templo». Con el pasar de los años, lograron acumular inmensas riquezas, convirtiéndose en una potencia económica y política, vista con recelo por los soberanos europeos. Se desencadenó así una ola de represión que llevó a la confiscación de sus bienes y en Francia a la celebración de procesos (1307-1314). Muchos fueron apresados y condenados a la tortura y a la hoguera. En la lista de cargos contra los Templarios aparecían más de cien acusaciones, entre ellas la de idolatría. El papa Clemente V, con la presión de Felipe IV de Francia, atemorizado por el poder de los Templarios, disolvió la Orden.

Mucho misterio ha rodeado siempre a esta Orden. Ahora, con el estudio de los cuatro médicos italianos se aclara uno de ellos: la dieta y sus costumbres, incluyendo la higiene, sería la explicación a la extraordinaria longevidad de los Templarios. El estudio concluye que el lema «aprender del pasado» nunca fue más apropiado.

 

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!