CÓMO LIDIAR CON LA ANSIEDAD O ATAQUES DE PÁNICO

Los ataques de pánico son una repentina oleada de ansiedad abrumadora, aprensión y miedo intenso. Las personas que la han padecido a menudo la describen como una sensación de miedo en respuesta a una amenaza, a pesar de que no existe una amenaza.

ATAQUES DE PÁNICO

Los ataques de pánico ocurren de repente y sin ningún tipo de advertencia. Pueden durar sólo unos minutos o más. Rara vez duran más de una hora. Los ataques recurrentes pueden llevar a una persona a evitar situaciones o lugares en los que los han tenido, aunque no exista una correlación entre la actividad o lugar y el tipo de ataques.

Junto con la ansiedad y el miedo, los ataques de pánico pueden presentar síntomas físicos como dolor en el pecho o malestar, falta de aire, hiperventilación, latidos rápidos del corazón, sudoración, temblores, sofocos o fríos, náuseas, entumecimiento o sensación de hormigueo, o una sensación de ahogo en la garganta.

Algunas personas también describen la sensación como si fueran a morir o sensación de irrealidad y separado de su entorno. Una persona puede sentirse cansado y desgastado después de un ataque de pánico desaparece.

La causa exacta de los ataques de pánico no se conoce. Sin embargo, puede tener un componente genético y los factores como el estrés excesivo, puede provocar ataques. Otros factores de riesgo incluyen un historial de abuso infantil, de experimentar un evento traumático, el embarazo y la muerte de un ser querido.

CÓMO ALIVIAR O CALMAR LOS ATAQUES DE PÁNICO

La respiración lenta
Puede poner fin a un ataque de pánico antes de que comience mediante la práctica de técnicas de respiración adecuada.

  • Siéntese en una posición relajada y trate de relajar los músculos.
  • Inhale profundamente por la nariz.
  • A continuación, exhale el aire lentamente por la boca.
  • Al mismo tiempo, concéntrese en la palabra “calma”.
  • Repita hasta que se sienta relajado y calmarse.

La manzanilla
La manzanilla es una rica fuente de calcio y magnesio, dos nutrientes importantes que ayudan a aliviar la severidad de los ataques de pánico.

Puede añadir dos cucharadas de flores secas de manzanilla en una taza de agua caliente. Tapar y dejar reposar durante 10 minutos. Colar, añadir un poco de miel y beberlo. Trate de beber dos tazas de té de manzanilla diariamente para promover la relajación y prevenir los ataques de pánico.

La valeriana
Otro popular tratamiento herbal para los ataques de pánico es la valeriana, que ayuda a calmar los nervios. Un estudio realizado por la Sociedad Nacional Phobics encontró que la valeriana puede ayudar a reducir los síntomas de ataques de pánico. Además, favorece el sueño.

  • Remojar dos cucharaditas de raíz de valeriana picada en agua fría durante ocho a 10 horas.
  • Colar el agua y disfrutar de ella durante todo el día.

Otra opción es tomar 400 a 900 miligramos de extracto de valeriana unas pocas horas antes de irse a la cama. Consulte a un médico para obtener la dosis adecuada.

Nota: No tome la valeriana sobre una base regular durante más de cuatro semanas. Además, las mujeres embarazadas y lactantes deben evitar esta hierba.

Ginseng
Siendo un adaptógeno, el ginseng también se puede utilizar para curar los ataques de pánico. Se ha encontrado que las personas que toman ginseng pueden hacer frente mejor a las condiciones adversas, ya que ayuda a reducir la intensidad de la respuesta del cuerpo a los factores estresantes. Además, tiene un efecto relajante en los nervios.

Sumerja cinco a ocho rebanadas delgadas de ginseng en tres tazas de agua durante 15 minutos a fuego lento. Colar, añadir un poco de miel y beber cuando está fresco. Beber una a tres tazas de té de ginseng al día según sea necesario.

Nota: evite el ginseng si usted está tomando medicamentos de alta presión arterial.

Baño caliente
Un baño o una ducha caliente pueden ayudar a proporcionar alivio inmediato de un ataque de pánico. El agua caliente tiene un efecto relajante sobre el cuerpo, ayuda a combatir el estrés y promueve un mejor sueño.

Masaje
Darte un masaje diario puede ayudar a reducir la intensidad y la frecuencia de los ataques de pánico. Todo el proceso de masaje ayuda a calmar los nervios y mantener su mente más relajada.

Puede utilizar aceites de aroma (aceites esenciales) de plantas para promover la relajación. Se puede utilizar aceites de sésamo, aceite de oliva o aceite de coco para este fin.

Terapias de Relajación
Terapias relajantes como el yoga y la meditación también pueden ayudar a lidiar con ataques de pánico. Este tipo de terapias eleva los niveles de “sentirse bien” las hormonas como la serotonina en el cuerpo. Esto a su vez ayuda a su cuerpo a lidiar con situaciones estresantes, evitando así que los ataques de pánico. Además, estos tratamientos son beneficiosos para su salud en general.

Para cosechar los beneficios del yoga y la meditación, hay que hacerlo de manera regular y en la forma correcta. Buscar la ayuda de un experto en yoga para aprender las posturas y técnicas correctas.

El té verde
El té verde es bueno para la mente, así como su cuerpo. Esta bebida saludable tiene muchas vitaminas y minerales que ayudan a tratar los ataques de pánico; también puede ayudar a reducir el estrés. Además, ayuda a mejorar su estado de ánimo y aumentar la concentración mental.

  • Añadir dos cucharadas de hojas de té verde en una taza de agua caliente.
  • Tapar y dejar reposar durante cinco minutos.
  • Colar y añadir un poco de jugo de limón y miel.
  • Beber este té dos o tres veces al día.

El ejercicio diario
Muchos estudios han demostrado que el ejercicio regular es un excelente tratamiento para los ataques de pánico. De hecho, las personas que hacen ejercicio regularmente experimentan menos síntomas de ataque de pánico que los que no hacen ejercicio.

El ejercicio ayuda a reducir las hormonas del estrés y aumentar el “sentirse bien” las hormonas en su cuerpo. Además, el ejercicio le permitirá a su cuerpo utilizar la energía que puede estar contribuyendo a entrar en pánico.

El ejercicio regular, especialmente el ejercicio aeróbico, durante 30 minutos al día le ayudará a reducir el estrés. Incluso caminar (tan rápido como sea posible).

A MODO DE RESUMEN:

  • Reduzca la ingesta de alcohol, cafeína, azúcar y alimentos con alto contenido de grasa.
  • Coma más frutas y verduras frescas.
  • Busque dormir mejor, siguiendo una estricta rutina de sueño.
  • Intente terapia individual y familiar.
  • Unirse a un grupo de apoyo. No espere a sí mismo para manejar solo.
  • Utilice métodos de control del estrés si sus ataques de pánico están relacionados a una tensión excesiva.
  • Tome más descansos de la vida del día a día, como escapadas de fin de semana o unas vacaciones con familiares y amigos.
  • Considere la posibilidad de tener una mascota para hacerle compañía y mantenerse ocupado.
  • Mantenga un diario para ayudar a lidiar con sus sentimientos y los factores de estrés que desencadenan los ataques de pánico para que pueda manejarlos.
  • Disfrute la naturaleza. De un paseo por un parque puede ayudar a sentirse mejor.
  • Cuando sienta que un ataque de pánico se acerca, trate de tomar un vaso de agua fría para ayudar a relajarse.
  • Considere la posibilidad de tomar suplementos nutricionales de vitaminas del complejo B, magnesio y vitaminas antioxidantes.

Fuente: uncommonhelp.me/

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!