El nuevo código establece 12 claves para adoptar estilos de vida más saludables y aumentar la prevención del cáncer en Europa

La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer, una delegación especializada de la OMS, publicó el pasado octubre la cuarta edición del Código Europeo contra el Cáncer, que elabora desde 1987 en colaboración con la Comisión Europea.

Esta Carta Magna de la prevención del cáncer, redactada por un completo panel de expertos, se elabora teniendo en cuenta toda la evidencia científica disponible. Desde la publicación de la edición anterior en 2003, 13 nuevos Estados miembros se han unido, por lo que la nueva edición integra una mayor diversidad de personas con distintos estilos de vida.

Qué se puede hacer para prevenir el cáncer

El nuevo código establece 12 claves para adoptar estilos de vida más saludables y aumentar la prevención del cáncer en Europa. Son estas.

1. “No fume. No consuma ningún tipo de tabaco”

(Corbis)
(Corbis)

Según la OMS, el tabaquismo es el factor de riesgo evitable que por sí solo provoca más muertes por cáncer en todo el mundo. En 2004 se atribuyeron al tabaquismo 1,6 millones de los 7,4 millones de muertes por cáncer: el 22%.

El humo de tabaco provoca muchos tipos de cáncer distintos, como los de pulmón, esófago, laringe (cuerdas vocales), boca, garganta, riñón, vejiga, páncreas, estómago y cuello del útero. Alrededor del 70% de la carga de cáncer de pulmón puede achacarse al tabaquismo como única causa.

2. “Haga que su hogar esté libre de humo”

(iStock)
(iStock)

Todo el mundo debería saber a estas alturas que el humo del tabaco no sólo afecta a la persona que fuma, sino también a quienes están a su alrededor, y puede ser un factor de riesgo también para las personas no fumadoras que están expuestas a él. Hay estudios que aseguran que el riesgo de que la pareja de un fumador desarrolle un cáncer de pulmón aumenta en un 20% en las mujeres y un 30% en los hombres. El Código insiste además en que debemos apoyar las políticas libres de humo en los lugares de trabajo.

3. “Tome medidas para tener un peso corporal saludable”

(Corbis)
(Corbis)

El exceso de peso es por sí mismo un factor de riesgo a la hora de padecer cáncer. Existe un nexo entre el sobrepeso y la obesidad, por un lado, y muchos tipos de cáncer, como el de esófago, colon y recto, mama, endometrio y riñón, por el otro.

4. “Realice alguna actividad física en la vida cotidiana”

(iStock)
(iStock)

Según la OMS, la inactividad física es el cuarto factor de riesgo en lo que respecta a la mortalidad mundial (es responsable del 6% de las muertes registradas en todo el mundo). Además, se estima que la inactividad física es la causa principal de aproximadamente un 21%-25% de los cánceres de mama y de colon, el 27% de los casos de diabetes y aproximadamente el 30% de la carga de cardiopatía isquémica.

La actividad física abarca el ejercicio, pero también otras actividades que impliquen movimiento

Lo importante no es hacer deporte, sino moverse y, como especifica el Código, limitar el tiempo que pasamos sentados. La actividad física abarca el ejercicio, pero también otras actividades que entrañan movimiento corporal y se realizan como parte de los momentos de juego, del trabajo, de formas de transporte activas, de las tareas domésticas y de actividades recreativas.

5. “Mantenga una dieta saludable”

(Corbis)
(Corbis)

El Código Europeo contra el Cáncer recomienda en concreto comer muchoscereales integrales, legumbres, verduras y frutas; limitar el consumo de alimentos altos en calorías (ricos en azúcar o grasa), las bebidas azucaradas, el consumo de carne roja y los alimentos con alto contenido de sal; y evitar la carne procesada. Estos hábitos alimentarios saludables contribuyen también a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

6. “Si usted bebe alcohol de cualquier tipo, limite su consumo”

(Corbis)
(Corbis)

Aunque en los últimos tiempos se ha hablado mucho de que un consumo moderado de alcohol puede tener algunos beneficios para la salud, el Código insiste en que, ante la duda, “no consumirlo es mejor para la prevención del cáncer”. Hay que tener claro que el riesgo de cáncer aumenta con la cantidad de alcohol consumida y que la mayoría de gente tiene un concepto muy permisivo de lo que significa una ingesta moderada.

Como recuerda la OMS, el consumo de alcohol es un factor de riesgo paramuchos tipos de cáncer, como los de boca, faringe, laringe, esófago, hígado, colon, recto y mama. Además, el riesgo que supone beber en exceso para varios tipos de cáncer (como los de la cavidad bucal, faringe, laringe y esófago) aumenta notablemente si el bebedor también es un fumador empedernido.

7. “Evite el exceso de sol, especialmente en niños”

(iStock)
(iStock)

La radiación solar está clasificada en la categoría más peligrosa de cancerígenos y es la principal causante de los cánceres de piel, como el carcinoma basocelular, el carcinoma espinocelular y el melanoma. En 2000 se diagnosticaron en el mundo más de 200.000 casos de melanoma y se produjeron 65.000 muertes asociadas a este tipo de cáncer. El Código insiste en que debemos usar protección solar y no tomar rayos UVA.

8. “En el lugar de trabajo, protéjase frente a sustancias que causen cáncer”

(Efe)
(Efe)

Tal como asegura la OMS, más de 40 agentes, mezclas y circunstancias de exposición en el ambiente laboral son cancerígenos para el hombre y están clasificadas como tal. El Código insiste en que todos los trabajadores deben seguir “las instrucciones de salud y seguridad”, para evitar el contacto con estas sustancias.

El 10% de los casos de cáncer de pulmón en todo el mundo se deben a exposiciones del lugar de trabajo

La relación causal entre diversos cancerígenos presentes en fábricas y laboratorios y el cáncer de pulmón, vejiga, laringe y piel, la leucemia y el cáncer nasofaríngeo está bien documentada. Quizás el ejemplo más conocido es el del mesotelioma (cáncer del revestimiento exterior del pulmón o de la cavidad torácica), que está determinado en gran medida por la exposición al amiantopor razones laborales, pero hay otras sustancias menos conocidas, presentes en los centros laborales, con las que debemos tener cuidado.

La OMS es clara al respecto: “Aproximadamente entre el 20% y el 30% de los hombres y entre el 5% y el 20% de las mujeres en edad de trabajar (es decir, de 15 a 64 años) pueden haber estado expuestos a carcinógenos pulmonares durante su vida laboral, lo que representa alrededor del 10% de los casos de cáncer de pulmón en todo el mundo. En torno al 2% de los casos de leucemia en todo el mundo pueden atribuirse a la exposición en el lugar de trabajo”.

9. “Averigüe si está expuesto a la radiación de niveles naturalmente altos de radón en su hogar”

(iStock)
(iStock)

Tras las explosiones atómicas de Hiroshima y Nagasaki los estudios epidemiológicos realizados entre los supervivientes confirmaron lo que ya sospechaban muchos científicos: las radiaciones ionizantes son carcinogénicas para el hombre. Y no hace falta ser víctima de un ataque nuclear para verse afectado por ellas. Tal como recuerda la OMS, las radiaciones ionizantes, presentes en hogares y centros laborales (los hospitales, en concreto, son los lugares más afectados) pueden provocar leucemia y varios tumores sólidos, y los riesgos son mayores cuanto más joven es la persona expuesta.

La exposición al gas radón causa entre el 3 y el 14% de todos los casos de cáncer de pulmón

La OMS calcula que la exposición al gas radón residencial que emana del sueloy de los materiales de construcción causa entre el 3% y el 14% de todos los casos de cáncer de pulmón, lo que la convierte en la segunda causa más importante de ese tipo de cáncer después del humo del tabaco. El Código recuerda que debemos tomar medidas para reducir el impacto de de este gas si los niveles son altos, algo que puede hacerse mejorando la ventilación y sellando los pisos y paredes.

10. “Para las mujeres”

(Efe)
(Efe)

El Código Europeo contra el Cáncer dedica uno de sus puntos a cuestiones específicas que las mujeres pueden llevar a cabo para reducir la incidencia del cáncer. En primer lugar, recomienda que, siempre que se pueda, se amamante a los bebes, pues la lactancia materna reduce el riesgo de cáncer de la madre. Además, recomienda limitar el uso de la terapia de sustitución hormonal(TRH), pues aumenta el riesgo de ciertos tipos de cáncer.

11. “Asegúrese de que sus hijos participan en los programas de vacunación”

(iStock)
(iStock)

Según datos de la OMS, los agentes infecciosos son la causa de casi el 22% de las muertes por cáncer en los países en desarrollo y el 6% en los países industrializados. Las hepatitis virales B y C provocan cáncer de hígado y la infección por el virus del papiloma humano, cáncer del cuello del útero. La mejor manera de prevenir el impacto de estas enfermedades pasa por respetar los programas de vacunación. Según el Código, todos los recién nacidos deben vacunarse de hepatitis B, y todas las niñas del virus del papiloma humano.

12. “Forme parte de los programas de cribado del cáncer”

(Corbis)
(Corbis)

Por muy estrictos que seamos cumpliendo los anteriores puntos del Código el cáncer puede aparecer en cualquier persona. La buena noticia es qu, muchos de los cánceres se pueden curar eficazmente si se tratan a tiempo. La OMS insiste en que todos los ciudadanos deben participar en los programas de detección de cáncer de intestino (hombres y mujeres), cáncer de mama (mujeres) y cuello uterino (mujeres), cuando cumplan la edad recomendada por las autoridades sanitarias para pasar por estos exámenes.

ORIGINAL

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!