Indígenas piden plantar miles de arbolitos para evitar catástrofes

Los líderes espirituales indígenas dan un futuro poco alentador al planeta si el hombre sigue destruyendo los montes y contaminando el agua. Ellos consideran que los fuertes vientos, las sequías y las grandes inundaciones se producen a consecuencia del derribo de los árboles, que a su entender son los que dan contención a los fenómenos climáticos. Para salvar el mundo y evitar catástrofes piden que se planten miles de árboles.

  • Con su maraca en mano, el líder espiritual ava guaraní don Ernesto Vera, siempre acompaña a su pueblo

Mientras muchos científicos debaten sobre el futuro del mundo y afirman que el calentamiento de la tierra es consecuencia de los gases de invernadero o que el uso de la energía nuclear destruiría el mundo, para los indígenas y especialmente para sus líderes espirituales, la película es muy clara: si el hombre sigue destruyendo los montes, la tierra no tendrá contención y habrá inundaciones, fuertes vientos, sequías, altas y bajas temperaturas, que solo generarán hambre y, consecuentemente, “el mundo” o el planeta no tendrían futuro.

Hace unos días, centenares de indígenas debatieron en el Seminario Metropolitano su realidad y su protagonismo en la sociedad. Entre ellos estaban sus líderes espirituales, sus sacerdotes, acostumbrados a estar en las buenas y en las malas con sus semejantes.

Ernesto Vera, de la comunidad Ava Guaraní Santa Isabel, distrito de Yrybucuá, San Pedro, es uno de ellos. “Muchos dicen que somos ignorantes y hasta se burlan de nosotros cuando hablamos del mundo porque nuestros conocimientos no vienen de los libros, sino de nuestros antepasados”, comenzó diciendo a ABC Color cuando lo invitamos a conversar sobre el futuro del planeta.

Ataviado de collares y una maraca que agita durante sus ritos, Don Ernesto no tiene dudas de que el universo fue creado por Tupã, que a su entender es Dios: padre y madre. Él creo la tierra e hizo brotar allí los árboles, los animales y el agua y luego creó al hombre. “A nosotros los ava nos puso como compañera a la mujer, así como a ustedes, para que se multipliquen. Esa creencia es ancestral, nadie nos la enseñó, es de nuestros abuelos”, indicó.

Según el líder religioso, los “mymba” (animales), “yva” frutos y el “y” (agua) son los alimentos que el monte produce y no hay que exterminarlos.

El destino del hombre también tiene justificación en la creencia de los indígenas. Al respecto, dijo que “el amor es quererse unos a otros”. “Debemos apreciarnos en nuestras relaciones, dejar de lado las divisiones porque esa es la voluntad de Tupã”, afirmó. Si nos desviamos de esa identidad –según el nativo–, Dios mira mal y surgen peleas: el odio, el rencor y la división no es voluntad de Dios, sino obra de los hombres.

En la concepción religiosa de este líder, la deforestación es la causa de todos los males. “Si sigue la destrucción de los montes, lo único que hacemos es acortar la vida de la humanidad. Ahora tenemos grandes inundaciones y pasa porque ya no hay montes que contengan las aguas. Las tormentas son muy destructivas porque ya no hay árboles que las contengan. El calor es insoportable porque no hay sombra. Se termina el ‘piro’y’ (el suave viento). Y si hace frío, hace mucho frío porque el monte también es abrigo. Cuando hay bajas temperaturas, todos los animales se refugian en el monte, inclusive las vacas se guarecen bajo los árboles. Estas cosas nadie nos enseñó, sino que la vemos en el campo”, apuntó.

“Si queremos salvar nuestro planeta, ricos y pobres, debemos plantar de nuevo miles de árboles. Los montes nos dan frutos y hasta ánimo. ¿A quién no maravilla el verde de un monte?”, indicó visiblemente emocionado exaltando la belleza de los árboles del Seminario Metropolitano.

Agregó que cuando se tumba una planta se tumban años de vida; se derriba el refugio de las aves. “Si plantamos otra, veremos cómo crece, pero su belleza total solo la verán los nietos”, apuntó. En cuanto al destino final del hombre, en su creencia, está bien claro: es un “pasajero” y algún día irá de nuevo al lugar de donde vino y donde está Tupã.

[email protected] Fotos: Celso Ríos

Por Aníbal Velázquez

Original

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!