En el intento de no perder a una persona, Te perdiste TÚ misma

Pero te diste cuenta de que gracias a esa partida, eres ahora una hoja en blanco, lista para escribir nuevos capítulos.

Y llega un día en el que te miras al espejo y te das cuenta de que no eres la misma, tu reflejo está roto, tu mirada está perdida, y tu sonrisa cambió.

Llega un día en el que te das cuenta de que en el intento de no perder a una persona, te perdiste tú misma.

Todo lo que fuiste alguna vez, esa mujer fuerte y sonriente, que alegraba con su presencia la vida de los demás, ahora es un reflejo triste que se mira en el espejo, sin amor, sin esencia.

Y es ahí cuando te das cuenta de que perdiste una batalla, pero no la guerra, y estás a tiempo de cambiar las cosas. Es doloroso dejar ir a alguien que amaste pero es más doloroso dejarte de amar a ti misma.

Y te das cuenta de que gracias a esa partida, eres una hoja en blanco, lista para reinventarse y escribir nuevos capítulos.

Eres una hoja en blanco en la que se va escribiendo lo que tú decides, donde puedes poner punto seguido a los sentimientos que te hacen dudar, y punto final a los que te lastiman.

Y ahora la decisión está en ti, y ahora es el momento de recoger los pedazos en los que te dejaron y que con el tiempo te harán más fuerte, pues cada golpe es una lección y aunque ahora ese reflejo no pueda ver más allá, son esos golpes los que te enseñan en la vida y te hacen crecer. El tiempo acomodará las cosas en su lugar, lo único que tienes que hacer es cerrar los ojos y confiar.

 

Autora: Mariana Gutiérrez

Fuente: elementos.pe

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!