ALIMENTACIÓN VEGETARIANA VERSUS CARNÍVORA

Está ampliamente difundido que el ser humano es un ser omnívoro. Desde mi punto de vista (muy discutible el mismo) no todos los biólogos, antropólogos y científicos defienden esa clasificación como la que se adecua mejor a la especie humana. Hay muchos estudios serios con fundamentos y argumentos sólidos, los cuales demuestran que en nuestros orígenes no éramos carnívoros sino vegetarianos, o para ser mas exactos frugívoros.
En una época remota de nuestro pasado, la falta de alimento provocada por la última glaciación y el instinto de supervivencia, provocó que la especie humana tuviese que buscar alimento de la manera que fuese para sobrevivir, motivando esta necesidad la inclusión de la alimentación carnívora en su dieta. Con el tiempo, habituado ya a ese tipo de alimentación, y junto con el descubrimiento del fuego (el cual permitió preparar los alimentos de procedencia animal para ser tolerados mejor por un sistema digestivo diseñado para la alimentación vegetariana, no carnívora), el ser humano se fue acostumbrando a una alimentación mixta, tanto carnívora como basada en productos de origen no animal, es decir, omnívora.
Añado un fragmento de la publicación ¿Biológicamente, el hombre es o no vegetariano? de la web Monografías.com, que explica de una manera mucho mejor que la mía lo anteriormente expuesto.
El naturalista francés George Cuvier (1769-1832) es considerado el creador de la anatomía comparada. En uno de sus artículos dice:
“La anatomía comparada nos permite ver que el hombre se parece en todo a los animales frugívoros, y en nada a los carnívoros. La carne muerta sólo es susceptible de ser masticada y digerida por el hombre si se la disfraza y se la hace más tierna con preparativos culinarios; así, la vista de carnes crudas y sangrantes nos produce horror y repugnancia”.
Partiendo de Cuvier, se han realizado diferentes estudios comparativos entre las diferencias anatómicas del hombre y los animales. Tomando como base diversas autores les daré el siguiente cuadro:
CARNÍVORO
HERBÍVORO
SER HUMANO
Tiene garras
No tiene garras
No tiene garras
Sin poros en la piel, transpira por la lengua para refrescar la piel.
Transpira por millones de poros en la piel.
Transpira por millones de poros en la piel.
No suda.
Suda mucho.
Suda mucho.
Los dientes frontales son afilados y puntiagudos para desgarrar la carne.
Los dientes frontales no tienen filo ni son puntiagudos.
Los dientes frontales no tienen filo ni son puntiagudos.
No tiene molares lisos.
Los molares son chatos para moler el alimento.
Los molares son chatos para moler el alimento.
Tiene glándulas salivales pequeñas. Suficientes para su tipo de alimentación.
Las glándulas salivales están bien desarrolladas para digerir frutas y verduras.
Las glándulas salivales están bien desarrolladas para digerir frutas y verduras.
Tiene saliva ácida, no posee Ptialina.
Tiene saliva alcalina y abundante Ptialina para digerir cereales.
Tiene saliva alcalina y abundante Ptialina para digerir cereales.
Su estómago segrega ácido clorhídrico muy concentrado para digerir cartílagos, nervios, músculos, .
El ácido clorhídirco de su estómago es 20 veces menos concentrado que el de los carnívoros.
El ácido clorhídirco de su estómago es 20 veces menos concentrado que el de los carnívoros.
No mastica, devora pedazos.
Mastica.
Mastica.
Tiene intestino corto. Tres veces el largo de su cuerpo, para facilitar la salida de la carne, que se descompone rápido.
Su intestino es largo, 10 veces la medida del cuerpo. Los cereales y frutas tardan mucho más en descomponerse.
Su intestino es largo, 12 veces la medida del cuerpo. Los cereales y frutas tardan mucho más en descomponerse.
Tiene materia fecal escasa y fétida.
Su materia fecal es voluminosa y no fétida.
Su materia fecal es voluminosa y no fétida.
Evacua entre las 2 a 4 horas de comer.
Evacua entre las 4 a 8 horas de comer, cuando no en mucho más.
Evacua entre las 4 a 8 horas de comer, cuando no en mucho más.
Tiene mucha tolerancia al ácido úrico, la urea.
No tiene tolerancia al ácido úrico y la urea.
No tiene tolerancia al ácido úrico y la urea.
– – – – –
Suele ser habitual afirmar que el ser humano no puede vivir sanamente sin una alimentación que en mayor o menor medida esté compuesta por productos de origen animal (salvo raras excepciones por motivos de salud), sobre todo en la sociedad occidental, concepto que aunque ampliamente difundido y aceptado no es correcto, como lo demuestra el fragmento anterior y numerosa información científica existente en la actualidad (quien desee averiguarlo solo ha de estar dispuesto a buscarla en Internet al margen de otras fuentes).
La alimentación carnívora implica el sacrificio de animales y, por consiguiente, el sufrimiento que con ello implica a multitud de vidas. Puedo entender y comprender argumentos que defiendan la utilización de alimentos de origen animal, pero no el de que es imprescindible para mantener una buena salud (cientos de miles de personas de todo el mundo lo atestiguan).
No pretendo con este artículo (ni con ninguno que provenga de mi persona) provocar polémica respecto a este delicado tema. Simplemente mi única intención es hacer ver desde otra perspectiva, realidades que a veces pueden escapar a nuestra percepción por no ser conscientes de las mismas.
En el supuesto, poco probable, de que alguien que leyese este post, en algún momento hubiese pensando en pasarse a una alimentación de origen no animal, sí que le recomendaría que lo hiciese de una manera gradual (aunque algunos vegetarianos pondrían el grito al cielo si me leyesen) y estando bien informado de todo lo relacionado al respecto y asesorado por buenos profesionales, ya que de lo contrario podría estar en juego su salud.
Probablemente no todo el mundo pueda llevar una dieta estrictamente vegetariana, pero si que puede reducir el consumo de alimentos de origen animal sustituyéndolos por otros de origen vegetal, mas naturales y saludables.
Para finalizar añadiré una frase de Albert Einsten, un gran personaje que no solo fue importante como científico sino como ser humano:
“Nada incrementaría tanto la posibilidad de supervivencia sobre la Tierra como el paso hacia una alimentación vegetariana. (…) Ya sólo con su influencia física sobre el temperamento humano, la forma de vida vegetariana podría influir muy positivamente sobre el destino de la humanidad.”
Namaste

fuente:http://elreposodelalma.blogspot.com.es/2011/01/alimentacion-vegetariana-versus.html?spref=fb

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!