8 PELÍCULAS QUE NOS DESPERTARÁN LAS GANAS DE DESCUBRIR MUNDO (RECOMENDADAS POR INQUIETOS)

Como sabemos, el cine es capaz de hacernos soñar y volar. El cine tiene el mágico poder de llevarnos de viaje a través del tiempo y el espacio. Sólo hace falta abrir (o cerrar) los ojos y activar el botón de los sentidos y de la imaginación. A través de vuestras recomendaciones, hemos recogido 8 películas que nos invitan a descubrir el mundo.

 cineviaje culturainquieta6

1. The Straight Story (Una Historia Verdadera) David Lynch (1999)

David Lynch recrea ambientes soleados y sentimientos auténticos para narrar con maestría el viaje de Alvin Straight, un viudo de setenta y tres años que vive en Iowa, junto a su hija. Con múltiples achaques de salud y poco dinero, Alvin recibe una noticia; su hermano está enfermo y vive en la otra punta del país. Alvin, tiene miedo de que sea demasiado tarde, por lo que coge su vieja segadora destino Wisconsin. En el camino, y a pesar de tener que enfrentarse a numerosos problemas médicos y mecánicos, el viejo Alvin no quiere rendirse nunca. En su homérico viaje a bordo de su segadora, atravesando los EEUU, se aparece un Lynch de pulso firme y narración clásica, como si hubiera encontrado en la vida de este hombre crepúscular, una América auténtica y optimista. La musica de Angelo Badalamenti y la fotografia de Freddie Francis son perfectas para las sensaciones que transmite esta joya del cine.

 

2. Two for the Road (Dos en la carretera) Stanley Donen (1967)

Mark Wallace (Albert Finney), un brillante arquitecto inglés, y su mujer Joanna (Audrey Hepburn), están a punto de divorciarse después de años de matrimonio. Durante el trayecto que les llevará de Londres a la Costa Azul rememorarán su vida en común desde el primer día que se vieron hasta el momento de rutina e incomprensión mutua que viven en la actualidad. Sus historias de infidelidades, relaciones con la familia y las peleas en su matrimonio empezarán a ser analizados por ambos. Demasiados problemas incomprensibles, pero quizás no sea demasiado tarde… Destacamos, además, la maravillosa BSO a cargo del maestro Henry Mancini.

 

 

3. The Salt of the Earth (La sal de la tierra) Wim Wenders yJuliano Ribeiro Salgado (2014)

“Un fotógrafo es un artista que pinta con la luz”. Sebastián Salgado decidió volver a la fotografía para provocar una reflexión sobre la naturaleza y el destino de nuestra planeta. Así nació Génesis, un proyecto que consistió en fotografiar durante ocho años animales y personas que vivían aisladas del mundo moderno. La sal de la Tierra funciona como una parábola y una alegoría del poder de decisión que tiene el hombre con la naturaleza, y cuál es su relación para con ella. Todos los elementos en el filme van destinados a transmitir sensaciones: la soledad, la crueldad del ser humano, la independencia, la nutrición recíproca entre el protagonista y la naturaleza. Es también una crítica a la civilización, a las guerras, un canto al hombre que vive con y para la naturaleza, un homenaje a la vida de una leyenda viva de la fotografía.

 

 

4. Paris, Texas, Win Wenders (1984)

¿Quién no recuerda el vestido rojo de la bella Jane al final de esta película?. El rojo tan presente en esta historia y que simboliza el deseo que Travis siente por encontrar a Jane. En este deseo, transcurre el corte de Win Wenders que narra la travesía del protagonista por el desierto de Texas en busca de sí mismo. Su hermano le echará una mano en este periplo vital mientras la memoria le dará una segunda oportunidad para rehacer su vida. Una fiel reescritua del sueño americano.

cineviaje culturainquieta

 

5. The Secret Life of Walter Mitty, La Vida Secreta de Walter Mitty, Ben Stiller (2013)

El tímido empleado de una editorial consigue evadirse de su gris existencia imaginando que es el protagonista de grandes aventuras; un día, su sueño se hace realidad cuando conoce a una misteriosa mujer que le implica en una peligrosa misión… Remake de ‘La vida secreta de Walter Mitty’ (1947), película dirigida por Norman Z. McLeod e inspirada en un relato de James Thurber. Un verdadero viaje lejos de la rutina en busca de los sueños que son posibles a través del escapismo, de la fantasía o la autoafirmación.

cineviaje culturainquieta1

 

6. Historias Mínimas, Carlos Sorin (2002)

Varios kilómetros al sur de Buenos Aires, tres vidas se entrelazan de manera asombrosa mientras los protagonistas realizan un viaje por las solitarias rutas de la Patagonia Austral. Don justo, un anciano retirado, busca desesperadamente a su perro haciendo autostop y confiando en los camioneros que se encuentra por el camino. Roberto, hace la misma ruta con el fin de conquistar a una joven viuda y conseguir pareja estable. Su deseo consiste en encontrar el amor a lo largo del camino. Por el mismo itinerario viaja María, una mujer humilde que se ha convertido en ganadora de un concurso de televisión. Esta joven madre, ha decidido dejar su vida de lado para ir en busca de su premio y adentrarse así en el mundo del espectáculo. Cada uno viaja por su cuenta pero, como sucede en las rutas patagónicas, sus vidas y esperanzas quedarán ligadas hasta formar una sola.

 

 

7. Diarios de motocicleta, Walter Salles (2003)

En 1952, dos jóvenes argentinos, Ernesto Guevaray Alberto Granado emprenden el viaje de sus vidas por carretera para descubrir la verdadera América Latina con una vieja motocicleta Norton de 1939. El romanticismo de las dificultades, de la diversidad y la generosidad de sus compañeros de camino, marcarán sus mapas ideológicos, éticos y perosnales para siempre.

cineviaje culturainquieta2

 

8. Thelma y Louise,  Rideley Scott (1991)

De las múltiples encarnaciones de la road trip americana, esta es una de las más queridas de todos los tiempos. Un aparentemente inofensivo viaje por carretera se convierte en una huida feminista en busca de la libertad a través del corazón de Estados Unidos. Perseguir inútilmente el sueño americano puede ser muy amargo, casi tanto como la escena final en el Gran Cañón.

“Oye, Louise, no nos dejemos coger. Sigamos adelante”. Tras meditarlo brevemente, Louise pisa el acelerador de su Ford Thunderbird del 66 y las dos se dan la mano ante el barranco. No hay una escena final igual. Llena de fuerza, llena de vitalidad, y llena de esperanza. ¿Es un final feliz? Sí. Las heroínas viven para siempre.

cineviaje culturainquieta4

¡Gracias, inquietos!

Original

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!