Una trabajadora de un refugio escribió esta carta a la persona que abandonó a este perro

carta a quien abandono a este perro

Esta trabajadora de un refugio de California escribió una dura carta a la persona que abandonó a este perro.

refugio de California

Broke Razposo una mujer que trabaja en el refugio de animales Kings SPCA de California, encontró hace unas semanas a un perro abandonado en una carretera. En cuando lo vio le puso de nombre Banjo y trató de llevarlo con ella para alimentarlo y cuidarlo. Sin embargo, el animal se negaba a abandonar el lugar en el que lo habían dejado. Ni el hambre ni el frío conseguían mover a Banjo del lugar donde había sido abandonado. Afortunadamente, Brooke, después de insistir, consiguió que Banjo la acompañara. Fue entonces cuando decidió escribir esta dura carta a la persona que decidió abandonarlo. Ojalá llegue a leerla.

“Estimado y monstruoso PDM (pedazo de mierda), propietario de este perro:

Hoy nos dimos cuenta de un par de correos electrónicos de personas que habían notado que su perro había sido abandonado en la avenida 15 con avenida Excelsior. Después de mirar la fecha, su perro había estado sentado allí, por lo menos desde el sábado por la mañana. Fue las 3:00 p.m. de hoy cuando finalmente nos dimos cuenta de los mensajes porque hemos estado muy ocupados. Decidimos ir en auto y ver si podíamos ayudar. Efectivamente ahí estaba.

Él lo esperó a usted.

No había dejado el lugar en el que usted hizo que se quedara. Estaba siendo un buen perro. Se quedó cerca del último lugar en donde vio a su persona favorita. Pensaba que usted regresaría. Estaba viendo todos los coches que venían por el camino con la esperanza de que usted viniera por él. Su perro tuvo frío, hambre y miedo durante días porque usted es un pedazo de basura sin corazón.

Él lo esperó a usted.

Tenía tanta hambre que él estaba comiendo palos. Gente amable se detuvo para dejarle comida, pero él todavía estaba hambriento y confundido. Pero incluso con los alimentos delante, él sabía que tenía que esperar a que usted volviera.

Él lo esperó a usted.

Él no es un perro malo. Él es un perro muy bueno. Usted fue un mal amigo. Usted abandonó a alguien que daría su vida por usted. Alguien a quien no le importaba cuánto tiempo se quedaba usted en el trabajo. Alguien que era feliz de verlo, si sólo salía a la calle para comprobar el correo o si se marchaba durante días. Alguien que lamería las lágrimas de sus mejillas y los restos de comida de su plato cuando usted terminara de comer.

Él no lo estará esperando más. 

Después de que él fue visto todo el día acurrucado como una bola en la vía en la que usted lo dejó, volvimos por él. Volvimos con una compañera rescatista llamada Yvonne, del santuario animal BullyBreed. Estaba oscureciendo y podíamos oír los coyotes en la distancia. Nos sentamos allí durante horas. Le hablamos a él. Nos sentamos allí a cantarle. Lo alimentamos y le ofrecimos comida. Su perro comió de nuestra mano después de horas de lanzarle comida húmeda. Su perro finalmente se acercó a nosotros después de que nos acostamos en el frío suelo y le dijimos: “todo va a estar bien y esta es la última vez que alguien te hará daño”. Su perro finalmente me dejó acariciar la parte superior de su cabeza. Luego, detrás de las orejas. Finalmente, no huyó cuando me moví y me senté a su lado. Se echó y permitió que le diera masajes en el vientre. Me dejó ponerle una correa y no trató de escapar. No se asustó hasta que fue hora de irnos. Él quería esperarlo. Se negó a caminar hasta la furgoneta. Yo llevé a su gran perro a nuestra furgoneta; su suave, asustado y leal gran perro. Yo llevaba a su perro lejos del último lugar en donde lo vio a usted. Aulló todo el viaje en coche a nuestro refugio. Aulló de la manera más dolorosa que he oído. Era el sonido de su corazón roto. Trató desesperadamente de volver al lugar en el que usted lo dejó. Revisó todas las ventanas de forma frenética y luego miró por la ventana trasera mientras nos alejábamos. Sus aullidos duraron hasta que se volvió al asiento del conductor y aulló hacia mí. Tras acariciarle la cabeza me miró de manera confusa y puso su cabeza en mi regazo y gimió hasta que llegamos al refugio.

Usted no se merece este increíble cachorro. Usted no se merece cualquier perro en absoluto.

Mi perro se olvidará de usted. Él encontrará un buen hogar y obtendrá el amor que se merece. Él sabrá lo que es tener un verdadero hogar.

No me importa quién es usted o su excusa de por qué abandonó a mi perro. Es probablemente una razón de porquería de todos modos. Usted es una bolsa de basura. Pido que su año está lleno de karma y mala salud.

Sinceramente,

Brooke

Aunque a Banjo le costó adaptarse a su nueva dueña y pasó unos primeros días bastante triste, ahora es un perro feliz con una nueva vida. Esta carta a la persona que abandonó a este perro ya se ha compartido en Facebook más de 35.000 veces.

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!