RADIACIÓN DE ANTENAS, WI-FI Y MÓVILES, DAÑOS EN LA SALUD. ENTREVISTA AL NEUROCIENTÍFICO OLLE JOHANSSON (transcripción del vídeo)

TRANSCRIPCIÓN DEL VÍDEO:

Hoy comparto con vosotros una entrevista que he tenido el honor de realizarle al neurocientífico sueco Olle Johansson. El profesor Johansson trabaja para el prestigioso Instituto Karolinska de Suecia y es una de las máximas autoridades en el mundo en cuanto a conocimientos de los efectos de los campos electromagnéticos en la salud. 

Comenzó a investigar sobre esto hace más de 30 años, ha publicado cientos de artículos científicos originales, uno de los últimos, por cierto, aparecido recientemente en la prestigiosa revista Nature.
Forma parte de un grupo de científicos independientes de todo el mundo que llevan años alertándonos de los graves riesgos que suponen para la salud de todos los seres vivos los brutales niveles de radiación a los que nos someten las nuevas tecnologías inalámbricas de microondas procedentes de antenas de telefonía, wi-fi, teléfonos móviles e inalámbricos, etc.
Como desgraciadamente suele sucederles a muchos científicos independientes, hablar alto y claro al Profesor Johansson le ha costado caro, ya que vive desde hace años bajo amenaza de muerte, así como sin financiación para seguir investigando y sometido a constantes campañas de acoso que se han recrudecido en los últimos tiempos.
Por eso, creo que es especialmente importante que escuchemos y apoyemos a científicos tan valiosos como él. Si no lo hacemos por nosotros, hagámoslo al menos por el bien de las futuras generaciones. Incluso escuchándolo ahora puede que ya sea demasiado tarde para muchos. Y es especialmente importante que nos informemos de fuentes independientes, que nunca serán, entre otros, los medios de comunicación de masas que reciben ingentes cantidades de dinero del lobby de las Telecomunicaciones.
Debemos asumir cada uno la responsabilidad que sí tenemos para cambiar este nuevo capítulo de demencia colectiva en el que nos han metido.

Quiero hacer una mención muy especial a Montse Ferrer de la ONG Oikos Ambiental gracias a quien esta entrevista ha sido posible.

ENTREVISTA:

Fátima Solé:
Buenas tardes, profesor Johansson, y muchísimas gracias por compartir su valioso tiempo y conocimientos con los seguidores de mi blog y canal de youtube.
Ud. es una autoridad mundial en radiación de campos electromagnéticos y sus efectos en la salud. y fue uno de los primeros científicos que comenzó a investigar esto hace más de 30 años.
Mucha gente que vea este vídeo quizás se haya informado acerca de los peligros de la radiación de móviles, wi-fi, antenas, routers, etc., a través de los medios de comunicación o quizás haya leído lo que dice la OMS al respecto, y puede que piense que no hay suficiente evidencia como para preocuparse.
Así que, ya que el mensaje que recibimos por parte de las autoridades y de los medios es tan distinto del de científicos inteligentes e independientes como Ud., ¿podría decirnos por qué cree que está ocurriendo esto?
Profesor Olle Johansson:
Para empezar, me preocupa que estas autoridades no se preocupen, porque en inglés se dice “sigue el dinero”, y si vas a este área especial, hay un número de jugadores que han abandonado el barco.
Hace ya diez o quince años, gente en la industria de fabricación, los operadores, las compañías de seguros, dijeron “NO”, “no vamos a asumir ninguna responsabilidad por los efectos en la salud de los campos electromagnéticos”. Y esto es más revelador que cualquier decisión política, o cualquier cosa que se pueda encontrar investigando.
Estuve en una reunión, el 2004, en Londres, y entonces, representantes, por ejemplo, de Lloyds UK, y Reinsurance, que es una gran compañía en Suiza, y representantes de Ericsson, el gran fabricante de telecomunicaciones, Nokia, y otra gente de otros grupos. Todos dijeron que para ellos la cuestión no era si había efectos sobre la salud o no, la cuestión era solamente quién va a pagar por esto en el futuro, y que ellos no pagarán por ello. Ese fue el mensaje. Puede sonar duro, o en cierto modo ilegal, pero esto es un modelo de negocio, acaparamos aquí en el mundo occidental.

Así que han dejado toda la responsabilidad y competencia a la sociedad, a los gobiernos y parlamentos.

Y si yo fuera el presidente, estaría muy preocupado por que hayan saltado por la borda, y desde entonces otros muchos jugadores han dejado el barco también. Por ejemplo, las autoridades de protección de radiaciones en muchos países. Decimos que es seguro, pero por razones de seguridad, quizás no deberías usarlo tanto, y deberías mantenerlo alejado de tu cuerpo, deberías usar aparatos manos libres, etc.

Y para mí esto es muy extraño, o algo es seguro o no lo es, y te están diciendo que se retiran.

También la OMS ha clasificado como cancerígenos los campos electromagnéticos de todos estos aparatos. Ambos, los campos magnéticos de frecuencia de red eléctrica, que es un nombre largo para la electricidad doméstica, y también los campos de radio frecuencia, incluyendo las microondas que se utilizan para las telecomunicaciones.
Y no habrían hecho eso si fuesen seguros. Y según la información que tengo, esto se debe al hecho de que no quieren acabar en un Tribunal de Justicia.
Así que dicen, esto puede ser potencialmente cancerígeno, y dejan al consumidor que decida si debe exponerse él y su familia, o no. Y para mí, como científico, es muy extraño.

Como en Suecia, de donde soy, los padres son obligados a poner a sus hijos en escuelas con redes inalámbricas, y son expuestos a algo que la OMS en Ginebra ha clasificado como cancerígeno, y aún así los padres tienen que enviar a sus hijos ahí.

Y para mí es muy extraño, porque al fin y al cabo estamos hablando de juguetes. Esto no son necesidades vitales, como aire limpio, comida saludable, agua buena, y amor, comprensión y compasión, ese tipo de cosas. Esto son juguetes, y son juguetes maravillosos, puedes hacer muchas cosas divertidas con ellos, pero a la vez por otro lado, desde un punto de vista pedagógico, no impresionan en absoluto, y cada vez más maestros están reaccionando.

Justo esta misma mañana he visto que en el tabloide sueco de mayor tirada, Aftonbladet, tenían una encuesta para sus lectores, preguntando si está bien quitar los móviles y tablets a los alumnos en los colegios, y más del 93% de los lectores dicen “sí, háganlo”.

Así que se está creando una fuerte reacción. Y, como dijiste, cuando yo comencé, la mayoría de tus espectadores y lectores ni siquiera habían nacido. Eso fue hace 30-35 años, y en esa época ya había mucha evidencia apuntando que este tipo de campos electromagnéticos artificiales, modernos, creados por el hombre, sí que dañan moléculas, células, tejidos, órganos, animales, plantas, bacterias, etc.
Y desde entonces ha habido una avalancha desbordante de nuevas publicaciones. Esta misma mañana mientras esperaba aquí para ir al centro, vi en el ordenador que había recibido 5 nuevas publicaciones desde ayer. Así que llegan sin parar todo el tiempo. Y ¿sabes? esto me preocupa que la gente no esté preocupada.

Fátima Solé_
Ud. ha comentado que hay distintos tipos de radiaciones de campos electromagnéticos, ¿sería tan amable de explicarnos qué son y cuáles son las fuentes más habituales y dañinas?

Profesor Olle Johansson:
Esta es una pregunta muy compleja y grande realmente, pero en nuestra vida cotidiana utilizaríamos por ejemplo electricidad doméstica para alimentar distintas iluminaciones, cocinas, televisores, radios, y así.
Pero luego también para las comunicaciones utilizaríamos señales de alta frecuencia como microondas, para comunicar entre el teléfono móvil y la antena receptora en algún lugar, una estación base, y la estación base devolverá también la conversación cuando necesitemos hablar con alguien.

Y en la sociedad actual tenemos muchas fuentes como televisión, radio, todos estos aparatos de telecomunicaciones inalámbricas, la electricidad doméstica, las líneas de alta tensión, trenes, etc., etc. etc.
Y la electricidad es por supuesto fantástica, pero como dije antes, la gente comenzó a darse cuenta muy pronto de que podía haber efectos secundarios.

Como en la década 1920 y 1930, había historias anecdóticas de gente que decía que se encontraba mal cuando estaba cerca de esta nueva electricidad, y en los 50 había muchos usuarios amateurs de radio que también tenían muchos síntomas como fuertes dolores de cabeza, etc.
Pero realmente no fue hasta el final de la década de 1970 cuando Nancy Wertheim y Ed Leeper en Denver, EEUU, relacionaron las líneas de alta tensión con la leucemia infantil, precediendo… y su publicación es de 1979, pero el 2001 la OMS también clasifico como cancerígenos los campos de frecuencia magnética asociados con la leucemia infantil.

Así que ha habido un desarrollo escalonado del conocimiento aquí, y es muy difícil saber hoy cuál es la peor fuente de radiación, lo único que se puede decir es que si haces mediciones en una habitación como esta, supongo que del 70 al 80% de toda la energía aquí procede de telecomunicaciones inalámbricas.
Así que es una nueva fuente enorme, y también los niveles de exposición, comparados con el ambiente natural, son simplemente astronómicos.
El incremento es del orden de un trillón de veces y más, y esto es un 1 con 18 ceros detrás, así que es un incremento bíblico. Y desde un punto de vista científico, sería muy raro que las células vivas no reaccionaran a tan enorme incremento en la exposición.

Y como dije, si vas a la literatura científica, te abrumas, hay tantos documentos señalando claramente que esto es peligroso.
Y, de nuevo, haciendo que todos estos operadores, fabricantes, compañías de seguros, autoridades de protección contra radiaciones, la OMS, hayan abandonado el barco, se han ido. Y desde un punto de vista legal, estamos desnudos, y debemos esperar que nuestros países cuiden de nosotros.
Y, como sabes, en la industria ocurre a menudo que los beneficios van a los accionistas, pero los costes va a los gobiernos, parlamentos, contribuyentes y ciudadanos.
Y ¿sabes?, las microondas están en un dominio de frecuencia especial, entre 300 megahercios a 300 gigahercios, esa es la definición. Y ahí, encuentras muchas radios, televisiones, toda la telefonía móvil, tablets, ese tipo de cosas.

Fátima Solé:
Entonces, al respecto de estos campos electromágneticos de radiofrecuencia, microondas procedentes de todo tipo de aparatos inalámbricos, antenas, etc. Ud. ha dicho que los estándares de exposición actuales no son buenos para nosotros.

Profesor Johansson:
Bien, no he de decirlo yo, porque el Parlamento de la Unión Europea, el 4 de septiembre de 2008, dijo que las directrices que utilizamos están completamente obsoletas y que no protegen a la población.
Así que yo no tengo que decir nada realmente, ya lo han dicho ellos, y basaron sus conclusiones en un extenso informe llamado “The Bioinitiative Report” (Informe de Bioiniciativa) que resumía aproximadamente 2000 referencias científicas, y en 600 páginas. Y se lanzó el 31 de agosto, el año anterior, 2007. Y un año después el Parlamento de la Unión Europea dijo que estas directrices tienen que ser cambiadas.

Fátima Solé:
¿Entonces qué estándares sugeriría en lugar de los que hay ahora?

Profesor Johansson:
Bien, ya que estamos hablando de tantas sospechas, tantos resultados, informes científicos, etc. todos apuntando en la misma dirección, y ya que estamos hablando de juguetes que se pueden cambiar, quiero decir, por ejemplo, si tienes una escuela con red inalámbrica, puedes simplemente tener también una escuela con cableado apantallado. Los juegos y la información para los niños serían exactamente los mismos.

Y por eso, ya dije el 1997 que debemos usar lo que en Suecia diríamos unos estándares higiénicos de seguridad, y dije que deberíamos usar el ambiente natural como tal, y eso significa que no podemos permitir esta exposición del cuerpo entero 24×7 de todos, independientemente de donde vivan, trabajen, donde vayan a la escuela, donde jueguen… Tenemos que pararlo, hasta que podamos decir que ahora tenemos un sistema seguro.

Y realmente espero estar equivocado, siempre le digo a la gente eso, porque eso sería lo mejor, que resulte ser completamente seguro, todo ello. Pero entonces también, muchos estudios científicos, y cada día más, todos deben estar equivocados al mismo tiempo. Y contamos con 25 mil documentos o más, y eso jamás ha ocurrido en la ciencia, que tantos documentos estén equivocados al mismo tiempo.

Así que creo que tenemos que dejar de asumir que aquí hay fuerzas desatadas, que no podemos controlar tal y como está ahora.

Está dañando nuestros cuerpos, nuestras células, nuestras moléculas, y entre estos daños, el que da más miedo es definitivamente que son genotóxicas, que dañan nuestras moléculas de ADN que son la base del genoma y de todas nuestras generaciones futuras. Esto puede explicar además, por ejemplo, por qué vemos una asociación con cánceres, distintas enfermedades, disminución de la fertilidad, etc.

Fátima Solé:
Nos ha hablado del efecto genotóxico, y supongo que habrá otros efectos en la salud.

Profesor Olle Johansson:
Sí, los hay, y cuando ves todos los documentos publicados, lleva tiempo, porque necesitas pasar por todas las especies.
Por ejemplo, cada tipo de molécula, cada tipo de situación de exposición y demás, pero podría mencionar de forma rápida aparte del efecto genotóxico, que se ven efectos dramáticos en las plantas, en las bacterias, en los insectos, en diferentes animales, y también en el ser humano. Incluyendo respuestas de fertilidad, y fugas en la barrera hematoencefálica, etc. etc.

Y también, diríamos “efectos leves” en el sentido de que no te matan, pero tienes dolor de cabeza, cambios en el ritmo cardíaco, frecuencia y los niveles de gasto cardíaco. También se ven cambios en el EEG, hay disminución de la capacidad de aprendizaje, disminución de la capacidad de concentración, disminución de la capacidad de memoria a corto plazo, etc. Cosa que, por lo menos para los niños en edad escolar, debería ser justo lo contrario. Así que quizás estemos bajando el nivel intelectual de los niños.
Y ¿sabes? Suecia es probablemente el país con el sistema escolar más informatizado del mundo, y ya en los recientes tests PISA en los que han comprobado las capacidades de aprendizaje, los niños suecos  han caído en picado. Van mal en comprensión matemática, en capacidad lectora, y curiosamente, en conocimiento IT, conocimiento de sistemas de información, manejo de ordenadores… Están bajando su nivel intelectual.

Y cuando ves todos estos experimentos con animales, igual que los experimentos con humanos, si yo fuera responsable de enseñanza en Suecia, diría; “No, no, no, no… Paren, paren, debemos reconsiderar esto. ¿Están realmente todos estos ordenadores, tablets y teléfonos móviles haciendo cosas al cerebro de estos niños que hace su capacidad menos buena?”.

Fátima Solé:
Puede que afecten también a la vista o a la capacidad auditiva…

Profesor Olle Johansson:
Hay estudios sobre eso, y hay también una asociación con el llamado neuroma acústico, que es una forma benigna de tumor del nervio auditivo. Y, cuando hablas con la gente, como en Suecia, muchos hoy se quejan de tinnitus, y ese fue el único síntoma que todas las personas con la conocida como electrohipersensibilidad tenían en común. Así que algo está pasando con el oído, seguro.
Y, de nuevo, cuando le preguntas a la gente, incluso de la industria de telecomunicaciones, si quiere tener problemas de oído, “no”, ellos no quieren tener eso. Y les preguntas si quieren tener dolores de cabeza, “no, no, no”, pero eso es lo que realmente tienes.
Y me sorprende que los consumidores no estén mucho más enfadados, y salgan y digan “No, no queremos esto para nosotros ni nuestros hijos, se acabó.”.
Y como dije antes, sería fácil implantar el sistema de cableado apantallado sin ningún tipo de radiación de fondo en absoluto, y no cambiaría nada, seguiríamos teniendo los mismos juegos, imágenes de internet, o lo que sea que mira la gente, sería exactamente lo mismo.

Fátima Solé:
Entonces ¿esto puede afectar también hongos, bacterias y parásitos que estén en nuestro organismo y alterar su comportamiento?

Profesor Olle Johansson:
Sí, ya hay documentos sobre esto, incluyendo su comportamiento químico, fisiología, etc. Así que parece como si toda la vida en general está en riesgo aquí. 
Y como dije, quisiera equivocarme, porque sería duro levantame en un futuro y darme cuenta de que fue a peor y yo no dije nada.
Por eso pienso que parlamentos, gobiernos, autoridades sanitarias y demás, deben reunirse y decidir “¿Queremos continuar con este experimento con todo el cuerpo, con toda la población, o deberíamos ir en otra dirección?
Y hay países que están muy interesados en desarrollar las tecnologías verdes del mañana compatibles con el ser humano. Y eso podría ser un gran valor para estos países en el futuro. Y, por ejemplo, el más cercano a Suecia es Noruega, y en Noruega la gente está muy interesada en desarrollar tecnología compatible con el ser humano. Por lo que quizás en un futuro los teléfonos móviles no serán Nokia o Ericsson, serán todos noruegos. Así que, eso es una posibilidad.

Fátima Solé:
Y al respecto de nuestro comportamiento, nuestro estado de ánimo, cómo nos sentimos, ¿puede afectarnos?

Profesor Olle johansson:
Sí, y hay algunos estudios muy interesantes, sólo mencionaré uno. Estas señales electromagnéticas afectan nuestra moralidad, cómo percibimos nuestros valores y a los demás, y hay una merma de moralidad. Y cuando hablas con la gente hoy día, muchos dicen, “la sociedad es tan inmoral, la gente ya no tiene respeto, por los conceptos éticos, y las ideas, y valores.” Y en los experimentos eso es exactamente lo que ha ocurrido.
Así que, otra vez, es fascinante ver cómo tantas, diríamos, experiencias públicas, pueden explicarse desde un punto de vista científico.Y, espero que no estemos poniendo en peligro el futuro de la especie humana, de la vida tal y como es en este planeta. Espero estar equivocado.

Fátima Solé:
El sueño, ¿pueden afectar el sueño también?

Profesor Olle Johansson:
Sí, y eso es especialmente interesante, y actualmente en Suecia cuando investigas el sueño de la población en general, más de un tercio de los suecos informan de grandes problemas, importantes problemas con el sueño nocturno, y en experimentos controlados.
Ya sabes que hay distintas etapas del sueño, la etapa número 4 llamada de sueño profundo o de movimientos oculares rápidos, y esa es la etapa en la que tu cuerpo y especialmente tu cerebro ha de autorrepararse. Cuando expones a los seres humanos a las señales electromagnéticas, esta etapa 4 desaparece.
De nuevo, otra vez tenemos una explicación.
Y yo no soy ingenuo, comprendo que la gente tiene otros problemas y motivos, como estrés, pero esta no es toda la explicación. Y no lo es especialmente cuando haces experimentos controlados donde puedes descartar tales factores de confusión, y se identifica la exposición a campos electromagnéticos como realmente nociva. 
Y de nuevo, cuando le preguntas a la gente, ¿quieres perder tu fase de sueño profundo? la gente responde:”no, no, de ninguna manera”, pero esto es lo que está pasando.

Fátima Solé:
Entonces si alguien padece una enfermedad, como cáncer, por ejemplo, no puede autorrepararse…

Profesor Olle Johansson:
Exacto, significaría que empeoraría más rápidamente, y podría fallecer antes. Y hemos hecho estudios en los que analizamos algo llamado mortalidad basada en la prevalencia, refiriéndose a cuántas personas están enfermas en la población, y en este caso de melanoma maligno, tumor de piel.
Y observamos cómo cuando se introdujo la radiación resonante del cuerpo, mucha de esta gente que estaba muy enferma, murió en poco tiempo. De hecho, esto podría significar que se ha acabado con la vida de personas más rápido de lo que se suponía, sólo por el hecho de introducir algo tan divertido como la radio, televisión, teléfonos móviles y demás.

Fátima Solé:
Y luego ves antenas cerca de hospitales…

Profesor Olle Johansson:
Sí y es muy importante comprender que independientemente de donde esté la antena o la estación base, toda la sociedad está siendo irradiada a niveles bíblicos. Es difícil incluso comprender los niveles de exposición, son astronómicos e incluso más. Así que la estación base como tal está en algún lugar, pero el nivel de exposición es enorme.

Fátima Solé:
Entonces ¿sería lo mismo en cuanto a efectos negativos en la salud, por ejemplo, vivir cerca de una antena, utilizar wi-fi en casa, un móvil? ¿Hay alguna diferencia?

Profesor Olle Johansson:
Esa es una buena pregunta, no hay datos científicos sobre esto. Parece que estamos hablando de unos niveles de exposición tan enormes, que no significa demasiado, pero hay documentos, muy interesantes, que han visto que hay un aumento gradual.
Cuanto más cerca se viva de sistemas de antena, más enfermedades, y cuanto más lejos, menos.
Tienen que ser replicados, desgraciadamente no tenemos dinero para hacerlo, pero sería muy interesante poder hacerlo de una manera aún más controlada. Pero apunta a que quizás sea malo para ti vivir más cerca de una antena de telefonía u otras instalaciones de ese tipo.
Pero, por supuesto, incluso viviendo lejos estás expuesto a enormes, altísimos niveles, y si utilizas un dispositivo portátil como un teléfono móvil, cuanto más lejos vivas de la antena, más te expondrá, porque necesita “gritar” cada vez más alto a la antena, así que hagas lo que hagas, diría que acabas teniendo una mala situación.
Y cuando la gente lucha contra la instalación de antenas, siempre les digo, no os preocupéis por la antena, luchad contra la exposición a las microondas, ese es el culpable.

Fátima Solé:
Leí hace pocos días un artículo publicado el pasado febrero por algunos científicos en el “International Journal of Oncology” titulado: “La radiación de los teléfonos móviles causa tumores cerebrales y debería ser clasificada como probable cancerígeno humano 2A”. Así que hay científicos pidiendo que esto se clasifique como tal.

Profesor Johansson:
Sí, y algunos científicos van incluso un paso más allá pidiendo que se clasifique en el grupo número 1. Así que hay movimientos.
Aún así yo diría que la investigación no es tan determinante, especialmente cuando miras los datos de incidencia, que quiere decir el número de nuevos casos de estos tumores en particular. Tanto en Suecia como en otros países, no están aumentando, más bien disminuyendo paulatinamente, señalando que quizás no haya una asociación tan simple y clara. Y antes de que cometamos errores aquí, necesitamos estar más seguros.
Pero a la vez, por supuesto, quiero introducir estos niveles de exposición de seguridad higiénica, esto significa los niveles naturales ambientales, significa nada de radiación. Porque no creo que nos podamos permitir poner en peligro el futuro de toda la especie humana, de todo el reino animal, y el reino vegetal. Poner en peligro eso es demasiado.

Fátima Solé:
¿Qué podemos esperar que ocurra con la salud de estas futuras generaciones, todos estos niños que viven rodeados por estas radiaciones?

Profesor Olle Johansson:
Sí, diría que esta es una pregunta crucial, y espero que no pase nada ni que cambie, pero si miras la literatura científica, podrían enfrentarse a bastantes problemas en el futuro.

Fátima Solé:
¿Quizás en un futuro cercano?

Profesor Olle Johansson:
Estoy de acuerdo, quizás en un futuro cercano, definitivamente. Y quizás ya está pasando, hay señales de que cosas que vemos en nuestros laboratorios ya están ocurriendo en la sociedad. Por ejemplo una rápida disminución de la fertilidad masculina. Y en el laboratorio, en el tubo de ensayo, a los espermatozoides no les gusta utilizar teléfonos móviles. Así que hay una asociación, una asociación muy clara.

Fátima Solé:
Hay algunas personas que experimentan una amplia variedad de síntomas cuando se exponen a campos electromagnéticos, son personas electrohipersensibles, ¿podría decirnos cuáles son los síntomas que estas personas padecen?

Profesor Olle Johansson:
Sí, y para empezar, antes de hablar de síntomas, podemos hablar de sus órganos. El órgano que habitualmente reacciona primero es su piel. Cuando había ordenadores personales con pantallas del equipo, era habitualmente la cara, el cuello y parte del tórax. Y también en alguna gente, las manos y los brazos.

Fátima Solé:
Ud. fue el científico que puso nombre a la enfermedad “dermatitis de pantalla”.

Profesor Olle Johansson:
Sí, exacto, sí. Pero ahora tenemos otros aparatos, y otros órganos entran en juego también, y por ejemplo, hace tan solo unos pocos días, vino una persona a mí para una reparación, y le pregunté si podía llamarlo a su teléfono móvil y me dijo que no utilizaba, ¿y por qué no?, “cuando lo uso me da dolor de cabeza, tensión

en el cuerpo aquí, y también un dolor muy fuerte en la oreja, así que no lo utilizo”, dijo. “Ok, entonces, ¿cómo te llamo?, dije, “bien, tendrá que usar mi número de teléfono fijo en mi oficina, ahí puede llamarme”.
Y entonces me llamó la atención que sea una situación muy habitual hoy día, que la gente informe de síntomas.

Así que, hablamos por ejemplo, dedificultades de concentración, problemas de memoria, palpitaciones cardíacas, problemas de respiración, tinnitus y dolor de oído, sensaciones como de piel seca con dolores punzantes, enrojecimiento, inflamación, etc.
Hay numerosos síntomas, y todos ellos pueden ser repetidos más o menos, en experimentos de laboratorio también.

Fátima Solé:
Pero quizás todos seamos en cierto modo electrohipersensibles, ¿no?

Profesor Johansson:
Sí, esa es también una pregunta muy interesante, porque cuando miras los datos de distintos estudios, para empezar sabemos que todos somos electrosensibles. Si cogemos nuestros dedos y tocamos un cable con corriente, oh, señor, eso dolerá, sabes. Y cuando éramos niños, lamíamos las pilas para tener esa sensación de cosquilleo en la lengua.

Pero la pregunta es, ¿es todo el mundo electrohipersensible también? Quizás sí, quizás no.
Y siempre le digo a la gente que debería estar muy agradecida a a las personas con electrohipersensibilidad, porque son lo que llamamos indicadores biológicos de que algo no es correcto, de que hay algo malo en el ambiente, y ellos reaccionan antes que tú y que yo reaccionemos.

Y, por extraño que parezca, en un futuro si no hacemos nada, quizás los ganadores sean ellos, la gente muy pobre de África y demás, porque no se pueden permitir comprar y utilizar todos estos aparatos, por lo que no desarrollarán un cáncer, no tendrán daños neurológicos y demás, que son efectos a largo plazo, así que podrían ser los ganadores.

Aunque hoy naturalmente ser discapacitado funcional en la sociedad es muy difícil para vivir, trabajar y funcionar. Pero en Suecia, son considerados minusválidos o discapacitados funcionales, así que tienen derecho a tener ayuda.

Fátima Solé:
Entonces ha dicho que en Suecia son considerados discapacitados funcionales, pero algunos dicen que la electrohipersensibilidad es una enfermedad, ¿que piensa Ud de esta especie de desacuerdo?

Profesor Johansson:
Sí, bien, para empezar, en Suecia como dices, están reconocidos desde el año 2000 por el gobierno sueco, por cierto, y también por el Consejo Nórdico de Ministros, como un grupo de discapacidad funcional. Y, legalmente, esto es muy importante, porque este es el paraguas legal más importante que protegerá a la gente.

Y, por supuesto, si una persona discapacitada funcional necesita ir al médico, para que le dé algún tratamiento, por ejemplo, contra un dolor de cabeza, dolor en el oído, o algo, por supuesto que puede hacerlo, pero siempre como discapacitado funcional.

Es el ambiente el que necesita ser corregido, y el sistema correcto para hacer esto es utilizar medidas de accesibilidad.

Y, de nuevo, si ellos tienen razón, y corregimos nuestra sociedad, bajamos la exposición, quizás tú y yo ganemos también, porque no desarrollaremos cánceres, enfermedades neurológicas y demás.

Como enfermedad y paciente, entonces no será el medio ambiente el que sea tratado, eres tú. Y la pregunta es ¿cómo te trataremos? No hay ningún tratamiento en absoluto, aparte de terapia cognitivo conductual.
Pero esto es algo éticamente y moralmente muy difícil, porque si te trato y vuelves y trabajas con tu ordenador, y utilizas tu móvil, y 3 años después tienes un tumor cerebral ¿quién es en realidad el responsable? ¿Estarás contento entonces? No creo que fuera así. Creo que estarás muy triste.

Por eso pienso que es muy importante dejar a los discapacitados funcionales tal cual, como discapacitados funcionales, si, pero también como indicadores biológicos. Pero no son pacientes, no tienen ningún diagnóstico, no deberían ser tratados, se debería tratar el medio ambiente.

Fátima Solé:
Es parecido, al menos lo veo así,  al humo del tabaco, entonces. Hay gente como yo, que tiene una fuerte reacción al humo del tabaco, pero no estamos enfermos por reaccionar a esto.

Professor Johansson:
No, pero si esta entrevista se hubiese hecho en la década de 1950, entonces te habríamos tratado, en lugar de decir eliminen todo el humo del tabaco. así que es exactamente lo mismo.

Fátima Solé:
Algunos movimientos piden el derecho a tener zonas blancas, zonas sin esta radiación dañina. Pero todos tenemos derecho a vivir, a disfrutar de la vida en un ambiente limpio, en un ambiente bueno, y no ser confinados a una especie de guetos de zonas blancas.

Profesor Johansson:
Sí, estoy de acuerdo, y de nuevo, es una situación muy extraña, porque tú y yo mientras hacemos esta entrevista estamos expuestos a algo que la OMS ha clasificado de cancerígeno. Y, recuerda, la OMS, si ellos pensaran que es seguro, tienen una categoría 4 de sustancias y exposiciones probadas como no cancerígenas, pero no escogieron esta, escogieron la 2B.
Así que tú y yo, deberíamos poner una denuncia a las Naciones Unidas en relación con nuestros derechos humanos. Porque entre los derechos humanos está el de vivir, como dices, en un medio ambiente seguro y limpio, y vivir una vida en igualdad en una sociedad basada en la igualdad. Pero no estamos así, alguien ha dicho, vamos a exponerte a algo a lo que la OMS se refiere como potencialmente cancerígeno.

Fátima Solé:
Y no puedes evitar esta radiación.

Profesor Johansson:
No, no puedes evitarlo.

Fátima Solé:
Y atraviesa las paredes de tu casa.

Profesor Johansson:
Sí, todo, todo.

Fátima Solé:
Tus hijos, aunque tu no quieras.

Profesor Johansson:
A través del suelo, del techo, las paredes, cualquier cosa. Es una situación muy extraña desde el punto de vista de los derechos humanos.
De hecho, yo fui el primero que le dijo a la gente que debería mirar esas leyes que se hicieron después de los juicios de Nuremberg, 1947, etc. y que deberían usarlas para presentar denuncias, porque esta es una importante violación de los derechos humanos, y especialmente si se introduce el concepto de personas electrohipersensibles discapacitadas funcionalmente.

Por eso, son tan importantes las personas electrohipersensibles, porque serán un espejo de la sociedad, pero a la vez, diría, que allanarán el terreno, creando un nuevo camino, señalando que hay que tener una sociedad segura. Y si eso significa que utilicemos sistemas cableados, ¿cuál es el problema? No lo veo, sabes.
Yo no quiero dañar a nadie, no quiero dañar a los niños, pro ejemplo, y siempre digo más vale prevenir que curar.

Fátima Solé:
Y mientras la humanidad recupera el sentido común, ¿hay algunas medidas de protección que podamos tomar para reducir la exposición a toda esta radiación dañina?

Profesor Olle Johansson:
Para empezar, es interesante que hayas mencionado lo del sentido común, porque he inaugurado, he iniciado un Instituto de Sentido Común para el Sentido Común, porque estoy de acuerdo contigo, eso es de lo que carecemos muy a menudo en la sociedad humana, de sentido común.

Realmente no necesitamos más investigación, sólo necesitamos utilizar lo que ya hemos encontrado, y entre esto, están por supuesto, las medidas de protección que podemos tomar.

Naturalmente es muy difícil, si estamos hablando de estas radiaciones de microondas y radiaciones de radiofrecuencia, etc. que constantemente están atravesando todo.

Pero para empezar, tienes que… y siempre le digo a la gente que me pregunta esto, ve a casa, mira cada cosa que tienes y pregúntate a ti mismo, todos nosotros, mi mujer, mi esposo, mis hijos utilizamos cepillos de dientes eléctricos o ¿podríamos usar los antiguos normales? ¿necesitamos tener todos estos aparatos eléctricos en la cocina? ¿deben nuestros hijos mirar la televisión 5 horas, más otras 5 horas en internet o podrían hacer otra cosa? ¿o podríamos deshacernos de muchas de estas cosas intentando reducir la exposición tanto como se pueda?

Aún así, la exposición de fuera penetrando las paredes, el techo, el suelo, etc., esa es más difícil.

Entonces diría que lo bueno es escuchar entrevistas como la que estás haciendo, pensar por ti mismo, no me creas, ve a la bibliografía, lee por tu cuenta, hazte preguntas, piensa otra vez, y llega a la conclusión para ti y tu familia, y vive según eso.

Creo que esto es un buen comienzo. Y también escribir a tus políticos locales, nacionales, internacionales, a la Comisión Europea, al Parlamento Europeo, a las Naciones Unidas y demás.

Y, al menos en Suecia, sabes, Suecia está poblada por personas muy amables y agradables, y casi nunca dicen “no”, pero le digo a la gente, sólo dí NO, ya es suficiente. Y empieza utilizando esa sencilla palabra.

Y veo, cada vez más, padres especialmente, ellos sí dicen NO, no quieren exponer más a sus hijos a esto.

Y como dije antes, la reacción en el tabloide sueco es muy típica de 2015, que cada vez más gente se alza y dice que tenemos que hacer algo acerca de esto. El número de documentos recogidos cada día es demasiado elevado para no hacerles caso. Y sigo muy sorprendido por que autoridades, parlamentos, gobiernos y demás, miren hacia otro lado. Me sorprende mucho esto, yo no me atrevería a hacerlo.

Fátima Solé:
¿Cree que todavía tenemos tiempo para revertir todo esto?

Profesor Johansson:
Eso espero, de verdad lo espero, pero diría que necesitamos hacer algo ahora, y no sólo algo, sino algo realmente grande.
Y sabes, interrumpiéndote un momento, no es un drama enorme. Quien vea esta entrevista puede pensar “oh, no, no, no, esto es demasiado grande”. porque si hago así (chasquear los dedos), y todos los móviles y todas antenas en el mundo desaparecen, se han ido.

Entonces, efectivamente, hace varios años aprendimos de la ciencia que ocurrirá una cosa. que la salud psicosocial aumentará, porque la gente comenzará a hablar directamente unos con otros. Y lo primero que dirá la gente es “oye, lo siento, mi móvil ha desaparecido” y tú dirás, “vaya, me ha pasado lo mismo, ha desaparecido, lo tenía en mi bolso pero no está, debo haberlo perdido. Y, por cierto, ves, es muy raro, teníamos una enorme antena fuera, y ya no está”. Y después de esto la vida continuaría. La gente necesita comunicarse, necesita criar hijos, comer, dormir, ir a la escuela, al trabajo, etc. Nada cambiaría realmente. La vida continuaría de una forma u otra.

Así que no veamos esto como un problema o una crisis. Esto es una oportunidad, y quizás aquí en España, quizás tendréis gente muy inteligente, sentada en algún lugar, inventando las herramientas de comunicación del mañana, cualesquiera que sean. Y, de repente, Nokia, Ericsson, Motorola, desaparecerán, y todos serán españoles, el tipo de teléfono o el aparato que sea que usemos en el futuro.

Así que, de nuevo, no veamos esto como una crisis, esto es definitivamente una oportunidad para desarrollar la tecnología del mañana compatible con el ser humano.

Fátima Solé:
Necesitamos más científicos independientes investigando esto.

Profesor Johansson:
Bien, diría, tienes mucha razón en esto. Desgraciadamente, esto ha ocurrido los últimos, 10, 15, 20 años, la tendencia totalmente opuesta en el mundo occidental al menos, cada vez menos científicos son independientes, y cada vez es más difícil trabajar como científico independiente.

Y, por ejemplo, yo trabajo en el Instituto Karolinska que como sabes es muy famoso por que otorga el Premio Nobel en Fisiología y Medicina. Y la gente viene a mí en el Instituto Karolinska y me dice: “Olle, eres el último científico independiente aquí en el Instituto Karolinska”. Y es halagador, pero a la vez aterrador, muy aterrador. No quiero ser el último, quiero ser el primer científico independiente.

Y los ciudadanos, los contribuyentes, y toda la gente ahí fuera confían en nosotros, como una especie de brigada de bomberos mental. Saldremos a la sociedad, comprobaremos mientras hay humo y veremos si hay fuego o no, y usaremos nuestra caja de herramientas para tratar de entender el fuego, tratar de entender lo que debemos hacer, ver los daños que hay. Y deberíamos por supuesto, tener todo el apoyo necesario, y herramientas, y equipo, personal etc. Y¿sabes? al menos en mi caso, actualmente, no tenemos nada.

Y justo hoy, he sido convocado a una reunión por la directora de mi departamento, la Profesora Ceccatelli, y sé que me va a poner contra las cuerdas, porque no tenemos dinero, así que me dirá que no podemos continuar. Y para mí es triste en cierto modo, pero yo no soy el perdedor. Los perdedores son los padres preocupados, son las víctimas de cáncer, las personas electrohipersensibles y todos sus familiares, que esperan que seamos capaces de investigar estos temas, y desgraciadamente no podemos hacer mucho.

Al mismo tiempo, hace sólo unas pocas semanas, me sentí muy honrado al ver como uno de nuestros documentos había sido publicado en Nature, informes científicos, que es una revista muy muy prestigiosa.

Así que, ves, ocurren cosas buenas y malas al mismo tiempo. Y yo no sé realmente qué hacer, lo he hecho lo mejor que he podido, pero sin apoyo es muy difícil, desde luego.

Y acabo de ver este año, hay un profesor sueco, Tomas Lindahl, que ha recibido el Premio Nobel de Química, y justo ví una entrevista a uno de sus familiares que explicaba que Tomas Lindahl trabajaba en el Instituto Karolinska, pero que no se pudo quedar, tenía demasiada oposición, muy pocos recursos, así que se marchó y se fue a Inglaterra, a Cambridge, trabajó allí, y obtuvo el Premio Nobel.
En Suecia el titular decía, “Un Premio Nobel sueco”, pero es un Premio Nobel inglés, nosotros en realidad le echamos fuera al no apoyarlo.

No me comparo con él, por supuesto, no, no, pero la situación es muy similar. Que estamos echando fuera gente que quizá necesitemos como estos soldados de la brigada de bomberos mental. Y espero equivocarme, porque si no el futuro será duro en Suecia.

Fátima Solé:
Ud. ha mencionado el Bioinitiative Report (Informe de Bioiniciativa) del que Ud. es coautor, ¿podría por favor recomendar algunos recursos científicos independientes para aquellos que quieran encontrar más datos sobre esto?

Profesor Johansson:
Bien, la forma más fácil de obtener datos es de algo llamado Pubmed, que es una base de datos bibliográficos, donde puedes buscar publicaciones científicas. Y si la gente tiene problemas, puede contactar sus Universidades locales para que les ayuden con esto, normalmente tienen una biblioteca universitaria con esas funciones de búsqueda.

Y también, por supuesto, si descargan el Bioinitiative Report (Informe de Bioiniciativa), tiene muchos documentos y resúmenes que pueden leer. Pero si quieren tener algo muy muy corto… porque el Bioinitiative Report actualmente tiene alrededor de dos mil páginas, así que es largo.
Pero si quieren tener como 7, 8, 9 páginas, hay un breve resumen que se publicó después de una reunión en Noruega el 2009, 2010 el año de publicación, y es la llamada Declaración de Seletun (Seletun Statement). Si alguien está interesado puedo enviarle este documento. Resume de forma simplificada, párrafo tras párrafo, esto es lo que tienes que hacer, estos son el tipo de niveles que recomendamos.

Y, sólo recordad, que es un acuerdo. Si yo hubiese escrito la Declaración de Seletun, los niveles recomendados hubiesen sido muchísimo más bajos. Pero varios científicos tienen distintas ideas sobre a cuánto podemos permitir que la gente esté expuesta, etc. Pero como dije antes, prefiero prevenir que curar.

Fátima Solé:
Entonces, ¿cual es su situación actual como científico? Ha comentado que está sin laboratorio para investigar, ¿sigue recibiendo amenazas?

Profesor Johansson:
Sí, es un momento muy duro, por no decir más, especialmente 2015 ha sido un año muy extraño. Ya comenzó en enero, cuando las personas suecas con electrohipersensibilidad y su asociación de discapacidad fueron atacados duramente por médicos, incluyendo el sindicato de médicos y demás. Fueron muy muy duros, dijeron que no son discapacitados, comparándolos con Santa Claus y cosas así. Aunque la autoridad sueca responsable de esta clasificación de discapacidad fue excelente, dijeron que las personas electrohipersensibles son discapacitados, tienen una discapacidad funcional, tienen el apoyo y deben tenerlo, y punto.

Pero después de esto, cada vez ha habido más ataques de este tipo, también por parte de médicos internacionales, y también de gente que solía estar en el lado bueno, de repente se han pasado al lado malo.

Y a mí esto me parece muy muy raro. Me he encontrado en muchas situaciones extrañas, y estoy luchando, intentando ayudar a las personas con electrohipersensibilidad a mantenerse en ese andén, porque si caen de ahí aterrizarán en el andén del paciente y entonces no estarán protegidos de la parada final, que es el llamado “andén psiquiátrico””. Y entonces sólo serán considerados lunáticos y se les enviará a distintos tratamientos psiquiátricos.

Odiaría que ocurriera eso, pero hay fuerzas muy poderosas en juego, y yo hago lo mejor que puedo, pero para ser sincero, no puedo hacer demasiado.

Fátima Solé:
Muchísimas gracias, Profesor Johansson, ha sido un honor y un placer para mí.

Profesor Olle Johansson:
Gracias, gracias.

Entrevista realizada el 21 de octubre de 2015 en  el Restaurante El Balcó del Centro Atlético Laietánia de Mataró, complejo deportivo y recreativo, un lugar para el deporte y la cultura.

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!