Los Siete Principios de los Samurái de los que todos deberíamos aprender

El bushido es un código único, una serie de reglas, recomendaciones y normas por las que se rigen los Samurái.

Ellos eran esos famosos y valientes guerreros, que se convirtieron en el mayor rango social en la sociedad Japonesa feudal gracias a sus habilidades de estrategia militar y la enorme pasión por la filosofía.

El código de honor de los Samurái, a pesar de la diferencia de tiempo y cultura, contiene muchas lecciones que podrían servirnos para nuestro propio crecimiento como personas.

7 Principios samurai banner

Aquí os traemos las siete virtudes que debían alcanzar los valientes Samurái:

Gi: Justicia. Debes ser honesto con todos tus actos. Debes confiar en tu propio juicio y no en el de las demás personas. No existen valores medios entre el honor y la justicia. Para los samurái sólo había el blanco o el negro, la verdad y la mentira. Una persona honesta con un alma pura, no debe tener miedo a la verdad.

Yu: Coraje. Hazte valer por encima de la multitud. Esconderte como una tortuga detrás de un caparazón no es vivir. Un verdadero guerrero tiene que tener un heroico nivel de coraje. Esa vida puede ser peligrosa y arriesgada, pero sólo de esta manera se volverá completa. El coraje heroico no es ciego, sino inteligente y fuerte. Reemplaza tu miedo con respeto y la precaución.

Jin: Benevolencia. Los conceptos clave son la compasión y la misericordia. El entrenamiento intensivo ayudaba a los samurái a volverse fuertes y veloces. Desarrollaron poderes que podían ser usados para ayudar a los demás. Si no aparecía alguna oportunidad para hacer el bien, los guerreros lo buscaban por ellos mismos, y nosotros también deberíamos hacerlo.

Rei: Respeto. Un samurái no necesitaba ser cruel para probar su fuerza. Era cortés incluso con sus enemigos. Sin esta cualidad, estaríamos al mismo nivel que los animales. La verdadera fuerza de un guerrero, y de cualquier otra persona, se revela por sí sola en un conflicto.

Makoto: Honestidad y sinceridad. Si un samurái declaraba que iba a realizar una tarea, estaría obligado a terminarla, a cualquier precio. Nada en el mundo podría pararlo de completar sus acciones. No tenía que dar su palabra; no tenía que hacer promesas. De hecho, la simple palabra de un samurái garantizaba que el acto se llevaría a cabo.

名誉

Meiyo: Honor. Un guerrero samurái sólo podrá juzgar su honor él mismo. Las decisiones que toma reflejan su verdadero ser. Pero hay un mensaje en esto para todos nosotros: ¡No podemos escondernos de nosotros mismos!

忠義

Chugi: Lealtad. Un samurái era responsable de sus actos y todas sus consecuencias. Era completamente leal a su comandante y era un ejemplo a seguir por todos sus subordinados. Las palabras de un hombre son las huellas que deja a su paso; puedes seguirlas a dondequiera que te lleven. ¡Así que fíjate con cuidado hacia dónde te diriges!

Si te han gustado estos sabios principios del código de los Samurái, compártelos con tus amigos! 

Fuente: brightside

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!