La historia de la Pareja que recorre el Mundo en Su Bicicleta de Bambu

Revista Ahora

No se confundan, la de Marketa Cerenova y Nicolás Masuelli no deja de ser una historia de amor. Sin embargo hay más, es una historia de amor y de viajes; de viajes y de bicicletas; de bicicletas y  de cañas.

Sí, mientras que a algunos los une el amor por el cine o por el deporte, a ellos los unió la caña de Bambú: el material con el que hoy construyen el medio de transporte con el que recorren nuestro planeta.

Revista Ahora

Empieza la aventura

En Bruselas se conocieron el rosarino y la checa. Le deben el encuentro  a un amigo en común, compañero de clases de tango de Marketa. Si bien fue un encuentro fugaz, bastó para quedar en contacto.

Revista Ahora

Los protagonistas no pudieron evitar notar las sincronías del destino. Marketa, que se formó en gestión de proyectos sociales, cuando conoce a Nicolás estaba planeando un viaje como mochilera por América Latina.

Mientras tanto en Rosario, Nicolás estudiaba ingeniería industrial y llevaba adelante su exitoso emprendimiento de construcción de bambucicletas: bicicletas construidas a partir de cañas de bambú. Aun cuando “el proyecto estaba creciendo mucho, tenía muchos pedidos y se había instalado la idea en el mercado”, Nico en el fondo sabía que estaba relegando su sueño más preciado. “Cuando ella me dijo que venía, fue como sacar a flote de nuevo ese sueñito que tenía olvidado desde hacía varios años.”

Revista Ahora

Poco tiempo después, Marketa viaja a Argentina y en sendas bambucicletas comienzan una travesía osada,  no por el viaje en sí mismo, sino porque no tenían experiencia en cicloturismo y apenas se conocían.  “No sabíamos cómo iba a funcionar el viaje. Viajar en bicicleta es muy diferente a estar en un barcito, tranquilos, tomando algo. Fue un poco jugada la idea. Igual nos dimos chance, dijimos: probamos un par de semanas y si va bien seguimos, y si no, bueno, todo bien igual.”

Diarios de Bambucicleta

“La idea era irnos algunas semanas y después Marketa iba a seguir viaje, sola, hacia Colombia”, cuenta Nicolás acerca de los primeros kilómetros del viaje inaugural de la, en aquel entonces, flamante pareja. “Pero una vez que arrancamos, nos empezamos a llevar bien, nos gustó la onda del viaje y nos olvidamos de eso de que había que volver. Al entrar en Bolivia, nos perdimos un poco, conociendo, y  así entramos en la sintonía de andar viajando y disfrutando.”

Revista Ahora

Marketa nunca había viajado de ese modo y sintió que el viaje fue fuerte y revelador  “porque íbamos con muy pocas cosas y fue la primera vez que hacía algo así. Fue viajar humildemente contando solo con mis propias fuerzas, empujando la bicicleta y conociendo mucha gente hermosa en los pueblitos.”

Al tiempo que avanzaban conocían viajeros de todo el mundo y no cesaban de ser presas del asombro. “Conocimos personas que llevaban 10 años viajando, yo ni siquiera sabía de la existencia de estas personas, no me imaginaba este estilo de vida”, cuenta Marketa. “Todo eso me hizo reflexionar:  tal vez ir a trabajar 8 horas al día y luego huir de vacaciones unas 2 semanas al año no era la única forma de vivir. Me encantó la idea y no dejábamos de pensar en cómo podíamos hacer para no tener que volvernos a generar divisas para poder seguir viajando.”

Revista Ahora

Esa primera travesía de a dos duró cuatro intensos meses en los que gestaron su primer libro: “Diarios de Bambucicleta”. “En el libro narramos toda la parte previa, cómo nos conocimos y todo lo que fue sucediendo durante el viaje. Relatamos cómo se fueron transformando viejas convicciones que uno tiene y cómo después la realidad te va enseñando, te va modificando y te va abriendo nuevas puertas. También contamos sobre las personas que encontramos, cómo viven algunas comunidades, lo que comen, lo que sienten, cómo respiran, qué valores tienen, todo. Es un retorno a una manera más sustentable de vivir. El viaje nos dio la oportunidad de encontrar muchas personas que están buscando eso, profundizar  en la espiritualidad, gente que obviamente no ve la televisión y busca y vive una vida más sana.”

El medio

“Nosotros todavía no podemos terminar de creer cuán fuerte es el bambú. Mientras los componentes metálicos de la bici se gastan o se rompen, el bambú está intacto. Es alucinante que un material natural sea tan fuerte y a la vez tan flexible.”Revista Ahora

Nicolás y Marketa, en estos días por Cuba, se están moviendo en una bicicleta de bambú doble construída por el mismo Nicolás. Si pensamos que este viaje, el segundo que realiza el dúo, comenzó hace más de un año en España, llegamos rápido a la conclusión de que los kilómetros recorridos fueron de varios miles. La pareja nos comenta que al ser de un material orgánico, el andar es más sereno ya que amortigua bien los desniveles del camino.

Revista Ahora

“Gente de todo el mundo nos ve y se sorprende. Saben que el bambú es fuerte, pero no se imaginan que taaaan fuerte. Nosotros mismos no sabemos qué límite tiene. Hasta ahora, con los kilómetros que anduvimos , más la carga que llevamos, nunca logramos romper una parte de bambú.”

Camino Maestro

Viajar es una forma de descubrir y descubrirse en el sendero. Cuando el viaje es en sí mismo el proyecto y no simplemente una vía de escape, la senda se vuelve compañera y maestra.

Según Marketa, siendo viajeros aprendemos a ir livianos, “ya no hay espacio para relojes de marca, cuantas menos cosas tenés más fácil es viajar. A fin de cuentas, más cosas tenés, más preocupaciones tenés también.”

Siendo viajeros recordamos de dónde venimos. Nico y Marketa nos cuentan que “muchas veces dormimos en carpa. Esa sensación de estar durmiendo en la naturaleza, separados de ella solamente por una telita y escuchando todos sus sonidos, es como volver al origen del ser humano. Tenemos ese origen natural,  somos parte de ella, pero el confort de las grandes ciudades nos aleja bastante y nos volvemos menos sensibles a lo que sucede en la naturaleza. Viajar, observar, fundirnos con la naturaleza nos abrió la puerta a la sensibilidad. Prender un fuego es como mirar televisión, pero de distinta manera, porque no es que te llega la información, sino que es un puente hacia la reflexión.Sentimos en la naturaleza esa conexión con algo de muchas generaciones pasadas, hay algo que nos tranquiliza, es una sensación que nos remite a cientos de generaciones pasadas y que las tenemos latentes, adentro, pero olvidadas.”

Revista Ahora

Siendo viajeros volvemos a lo simple. Ambos coinciden en que “viajar es gratificante en sí mismo. Uno se conoce a sí mismo, y los encuentros con otros seres son más profundos. Creemos que al viajar en bicicleta, no te queda otra que confiar en la gente: estás vulnerable y expuesto. Y ahí te das cuenta y decís: ¡Wow! cuánta gente buena que hay,  no hay tantos ladrones dando vueltas. Queremos transmitir algo que realmente creemos: creemos en volver  a lo natural, volver a lo simple. Creemos que se puede construir con las manos, que se puede ser vulnerable y confiar. Son los mensajes que nosotros vamos asimilando de a poco y que queremos dejar a los niños y a toda la gente que le interese saberlo.”


¿Te gustaría ser parte de este viaje?

  • Comunicate con Marketa y Nicolás a través de su Fan Page en Facebook: Camino Bambú.
  • También podés colaborar con la causa comprando el libro de la pareja “Diarios de Bambucicleta”, escribiendo a [email protected]

Fuente Original de el Texto: http://www.revistaahora.com.ar/trotamundos/suenos-que-ruedan/

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!