ADVERTENCIA: Este cactus no es una droga más para boludear y pasarla bien. Es una planta legendaria usada por los Incas para contactarse con los dioses. Los efectos varían de persona a persona y no debe tomarse el asunto a la ligera. Honren y respétenla.
cactus san pedro

Historia

El cacto San Pedro (trichocereus pachanoi) es la planta mágica más vieja que se conoce en Sudamérica.
Origina de Ecuador y de Perú, donde todavía crece en las montañas a 2000-3000 metros.

Este cacto de crecimiento rápido tiene 4 a 9 costillas y un fuerte sistema de raíces. La naturaleza del cacto San Pedro continua a crecer hasta caer bajo su proprio peso. El cacto caído creerá nuevas raíces y producirá nuevos brotes.

El San Pedro es utilizado frecuentemente como base para otros cactos más difíciles de cultivar.
El propio San Pedro puede ser cultivado a partir de las semillas, en un ambiente seco o húmido, y crece más rápidamente si fuera regado regularmente. No obstante, la planta puede sobrevivir durante años sin agua y incluso producir nuevos retoños.
Fun Fact: El nombre San Pedro hace referencia a que el cactus posee las llaves al cielo 😉

Composición Química

Los alcaloides activos del cacto San Pedro son:
– mezcalina (3,4,5-trimetoxi-B-fenetilamina)
– 3-metoxi-4-hidroxi-B-fenetilamina
– 3,5-dimetoxi-4-hidroxi-B-fenetilamina
– tiramina
– hordinenina
La mezcalina es el alcaloide más importante. El San Pedro contiene un poco menos de mezcalina que el cacto peyote, por el cual su trip es más amigable.

Efectos

Los cactos con mezcalina te permiten explorar tu mundo de fantasía interior. Te da un trip espiritual, con visiones coloridas y sentimientos de tranquilidad interior, unidad con la vida, consciencia elevada, y un flujo de pensamientos rápidos. La consciencia de sujeto-objeto desaparece, y te sientes disuelto en una percepción sensorial (sobre todo visual). Esta sensación surge normalmente acompañada con una felicidad indescriptible.
El trip de San Pedro es menos pesado, y más amigable que el trip de peyote. Las náuseas durante la primera hora después del consumo de San Pedro serán menos intensas que después del consumo de peyote.
Para mas información consultar trips reports en la web.

Cultivo

Este cactus es de fácil cultivo en la mayoría de los lugares. Acostumbrado a su hábitat natural en los Andes, a grandes altitudes y con abundante pluviosidad, puede soportar temperaturas muy por debajo de lo que resisten muchas otras especies. Requiere un suelo fértil y bien drenado. El promedio de crecimiento es de medio metro al año. Es susceptible de padecer enfermedades fúngicas si se riega en exceso. Puede sufrir quemaduras o presentar una reacción clorótica debido a la sobreexposición solar, por lo que es mejor mantenerlo en semisombra durante el verano en latitudes de clima templado.

La composición del sustrato debería ser Fibra de Coco (1 medida) Perlita (3 medidas)
Arena Gruesa de Construcción (1/4 medida) Tierra negra (2-3 medidas).
Aunque hacer 50% Tierra negra y 50% perlita funciona de igual manera.

Puede sobrevivir varios años sin ser regado, pero para que crezca rápidamente es recomendable regarlo cada día por medio, manteniendo el sustrato húmedo pero siempre con la bandeja seca. En verano si esta al sol directo, es conveniente regar todos los días.

Preparación

A continuación se detalla cómo preparar el cactus, pero tener en cuenta que los Incas solo usaban aquellos que cumplían su ciclo vital. El cactus San Pedro vive 7 años en total, al concluir su vida sacan una gran flor de color blanco durante la noche y todas sus espinas caen, dando a entender que ya pueden hacer uso de él.

I) El modo tradicional de consumir los cactos es comerlos. Pueden ser consumidos frescos o secos. Intenta no comer por lo menos 6 horas antes del consumo de los cactos.

II) Una manera más sabrosa de consumir los cactos es prepáralos en té. Retira las espinas y corta los cactos en pedazos pequeños. Hiérvelos por 2-3 horas en una cacerola cerrada a fuego lento. Después de hundirse puedes mezclar la bebida con zumo de fruta o con miel.

III) La elección del ejemplar, es conveniente que el cactus tenga unos dos metros o más de altura REAL. Quiero decir ‘real’ porque las más de las veces las suculentas que se adquieren en las grows o viveros proceden del corte de un cactus adulto, por lo que no hay que dejarse engañar por su altura en la maceta. Lo más fiable es medir el diámetro: un SP adulto sano puede tener entre 30 y 40 cm o más. El contenido en mezcalina lo determinarán las más de las veces su genética, sus condiciones de cultivo … y la suerte. Pero, por regla general, cuanto más adulto sea el ejemplar, más psicoactivo resulta.
Cortar el cactus por la base, si no es muy alto, o un pedazo de unos 50-60 cm, si es alto. (Un consejo: cortar la punta (20 cm + o -) y reinsertarla en la base. Así no perderán el ejemplar, en caso de que salga ‘de buena cosecha. Ahora viene el proceso de despinado; deslizar el borde no cortante del cuchillo por las facetas, arrancando a pequeños golpes las espinas. De esta forma no dañaran la parte psicoactiva realizando cortes o escarificaciones. Es importante que quede bien limpio, más que nada para evitar pinchazos en el proceso
Una vez despinado, cortarlo en cuatro o cinco trozos y, con cuidado pero con firmeza, ir retirando el pelagio, que es la pielcita transparente que recubre el cactus y la responsable de los desagradables vómitos (Un efecto frecuente es la sensación de náuseas. Algunas personas dicen que comer jengibre ayuda a evitarla.). Para que salga más fácilmente, dejar el cactus cortado un par de horas al sol: al secarse, el pelagio se despega levemente de la carne, facilitando su eliminación.
Deben desechar también toda la carne blanca del interior, al no contener mezcalina. Esta se encuentra solo en la dermis verde intenso del exterior.
Cuando tengan todos los trozos cortados y limpios, a la cacerola.
La cocción se ha de realizar a fuego muy lento y -lo deseable- durante unas 8 o 9 horas. Echarle un chorrito de limón, para facilitar la extracción de la mezcalina. Cubrir de agua los trozos he ir añadiendo más, poco a poco, según se vaya evaporando.
A las tres horas, el líquido se torna parduzco. Poco a poco, reducir la cantidad de de agua para que se vaya decantando, hasta obtener un aceite denso, oscuro y viscoso. Ir apagando y encendiendo el fuego, para no quemar el contenido y que siga, muy lentamente, evaporando el agua. Cuanto más denso sean capaces de dejar el residuo, tanto más fácil será de manipular y -en tal caso- desecar.
Pueden verter el aceite en un vaso o taza. Consejo: cubrir el vaso por dentro con papel de aluminio o similar. Ahora podrán ingerir el aceite empapándolo en papeles de fumar.

Dosis

Ten en cuenta que la potencia puede variar mucho. Por eso mejor que no tomes toda la dosis de una vez, pero vas tomándola gradualmente: toma mitad de la dosis, espera 60 a 90 minutos para ver cuál es el efecto, y después, si quieres, toma mitad de que sobra y si necesario repite. Un trip de San Pedro lleva cerca de dos horas a dos horas y media para alcanzar su clímax.

Dosis de mezcalina:
150 mg dosis mínima
150 – 300 mg dosis leve a moderada
300 – 400 mg trip fuerte, dura 6- 12 horas
450 – 500 mg posible disolución del ego, el trip dura cerca de 12 horas
500 – 600 mg disolución del ego, el trip puede durar hasta 24 horas

Proporción de mezcalina por cacto fresco:
400 g contiene cerca de 480 mg de mezcalina – 0.12% de mezcalina por gramo de cacto (de acuerdo con Schultes & Hofmann)
400 g contiene cerca de 200 – 300 mg de mezcalina – 0.05 – 0.075% de mezcalina por gramo de cacto (de acuerdo con otras fuentes)

Proporción de mezcalina por cacto seco:
100 g contiene cerca de 200 – 300 mg de mezcalina – 0.2 – 0.3% de mezcalina por grama de cacto
El peso seco es 25% del peso fresco (75% de agua)