Testimonio de Curación de una leucemia y un tumor cerebral a través de la alimentación

Hoy os traigo el testimonio de una persona que ha curado una leucemia y un tumor cerebral a través de la alimentación, basando su dieta en zanahorias, cebollas y ajos, 3 reconocidos alimentos anticáncer.

El testimonio ha sido publicado en el blog  Chris Beat Cancer y si pincháis el enlace podéis leer la noticia en ingles. Para los que no sepáis inglés os la traduzco.
Chris, el autor del blog superó un cáncer de colon y en su blog nos cuenta que hizo para curar su enfermedad. El testimonio que nos ofrece es de Earnie Powell, un hombre que superó una leucemia y un cáncer cerebral sin quimio.
Hola Chris:
Espero que tanto su testimonio como el mío puedan ayudar a la mayor cantidad de personas que sea posible. He intentado en la medida de mis posibilidades contárselo a mis amigos y seres queridos, pero no me creen. Por desgracia tengo familiares que ni siquiera lo han intentado, pensando que lo que les decía no es cierto. Sólo creen a los médicos que insisten en la quimioterapia y la radiación…
 
Fui diagnosticado de leucemia en el año 2000, y lo único que me dijeron es que estaba relacionado con un cáncer de huesos, que se inicia en la médula ósea.
El principio:
Mi neurólogo me envió a un oncólogo. Yo tenía que someterme a una anaítica de sangre cada 6 meses, debido a que estaba tomando Dilantin para controlar las convulsiones, ya que sufro de ataques epilépticos. El neurólogo me dijo que después de los análisis de sangre realizados durante los últimos diez años, el número de glóbulos blancos había empezado a aumentar en los últimos años, y que finalmente habían llegado a niveles tan altos que debía acudir a un especialista en cáncer u oncólogo, en Erlanger, Chattanooga. Acudí al especialista. Realizó varios análisis de sangre y me dijo que tenía leucemia y que necesitaría tratamiento de quimioterapia. Me dijo que volviese a las dos semanas.
Earnie Powell
Después de este diagnóstico, mi madre me dijo que a una amiga suya le predijeron una esperanza de vida de sólo 3 meses tras diagnosticarle un cáncer en fase avanzada (estadio IV). Esta señora y su marido viajaron a otro país, donde la recomendaron una dieta vegetariana, con un consumo elevado de zumo de zanahoria, tal que su piel se puso de color naranja por la gran cantidad de vitamina A. Esta mujer logró superar el cáncer y vivió más de 20 años, muriendo ya en la vejez.
Pues si le funcionó a ella, ¿por qué no intentarlo en mi caso? Así que me dispuse a emplear todas las armas a mi alcance para luchar contra el cáncer de forma natural.
Encontré información sobre el consumo de cebolla y ajo crudos como forma de combatir el cáncer. También me compré un libro sobre vitaminas, “La Biblia de las vitaminas” de Earl Mindell, en el que se ofrecen tratamientos para mejorar el sistema inmunológico y ayudar a restablecer la normalidad en la sangre, etc.
De todo lo que encontré, me decidí por tomar zumo de zanahoria, consumir zanahorias crudas, dientes de ajo crudo antes del desayuno de cada día, y también comí alrededor de la cuarta parte de una cebolla cruda cada día, a la hora de la cena.
Para almorzar me comía dos zanahorias crudas enteras, que también acompañaba con una ensalada o un bocadillo. A la hora de la cena ingería ¼ de cebolla dulce cruda, además de judías verdes, maíz y puré de patatas con pollo, o pescado con una ensalada, o un plato de pasta.
El ajo es muy fuerte, así que decidí cortarlo en rodajas que tragaba enteras, como si se tratase de una píldora, y luego me ayudaba a ingerirlo con un vaso de agua.
[ Chris dice: Yo hice lo mismo con el ajo]
En cuanto a los suplementos: tomé complejos multivitamínicos; vitamina A, C, E, B6 y B12. Elegí estas vitaminas porque había leído que las vitaminas A y C ayudan a fortalecer el sistema inmunológico, ayudan al flujo sanguíneo; la B6 da energía y la B12 ayuda en la formación adecuada de los glóbulos rojos, aumentando también mi fortaleza.
Tomé tanto los complejos multivitamínicos como las vitaminas individualizadas de forma regular antes del desayuno, después de tragar el ajo crudo. Y luego el desayuno, que incluía un vaso de zumo de naranja, una tostada y dos huevos revueltos.
Hice esto todos los días durante un par de semanas. Cuando volví al oncólogo, me hicieron una prueba sanguínea. El médico volvió a entrar en la habitación y me dijo que había que repetir el análisis y que era preciso realizar más pruebas. Entonces volvió de nuevo rascándose la cabeza y me dijo: “Señor Powell, íbamos a empezar con la quimioterapia, pero no sé cómo los glóbulos blancos han vuelto a la normalidad. ¡No tiene cáncer!”.
No le conté al doctor lo que había hecho, no sea que pensase que estaba loco. De todos modos no me iba a creer.
Mi esposa y yo nos fuimos del hospital con una sonrisa, y dimos gracias por haber seguido una forma de curar este tipo de leucemia, que me decían no tenía cura.
[Chris dice: el ajo y la cebolla son dos de las 10 mejores verduras contra el cáncer]
Tres años más tarde, en 2004
Dejé de tomar zumo de zanahoria y consumir ajo. Me empecé a sentir mal, vomitaba por las mañanas. Tenía dolores, problemas de audición y de visión en un ojo, dificultad para caminar debido a  los vértigos que padecía. Fui al médico, me hicieron una resonancia magnética que mostró un tumor de 7 milímetros en mi cerebro, que me estaba comprimiendo el nervio óptico.
Debido a la posición del tumor, mi neurólogo dijo que no lo quería extirpar, ya que podía quedarme ciego o paralítico, o ambas cosas. Me dijo que mientras no se hiciera más grande, mejor dejarlo.
Desde que me curé de la leucemia con el jugo de zanahorias, ajo y cebolla, no había vuelto a consumirlos, así que decidí volver a ingerirlos para tratar este tumor. Empecé con el ajo y la cebolla de nuevo, pero no bebí mucho zumo de zanahoria ni comí demasiadas zanahorias. En 2008 me hicieron otra resonancia para comprobar si el tumor había crecido.
El tumor seguía allí, pero no había crecido. Eso me hizo pensar que tenía que tomarme en serio lo de consumir otra vez jugo de zanahoria.
Bebía  un vaso de 300ml de zumo de zanahorias todas las mañanas, y otros 300ml entre las 5 y las 6 de la tarde, así durante 8 meses. Después de ocho meses de beber zumo de zanahoria dos veces al día, junto con el ajo y la cebolla, y de comer zanahorias crudas todos los días, fui a hacerme otra resonancia magnética en el año 2011. El tumor se había reducido hasta el extremo de que no podía ser visto mediante la Resonancia Magnética.
Sigo tomando zumo de zanahorias todos los días. Tomo ajo crudo tres veces a la semana, los lunes, miércoles y viernes, y cebolla cruda tres veces por semana, para evitar que el cáncer regrese. De momento está funcionando. No tengo cáncer y el tumor ha desparecido.
Ahora también consumo otras verduras, y somos consumidores natos mi esposa y yo. Ambos hemos visto que esta terapia funciona, no una vez, sino dos.
Gracias Chris por compartir tu historia, espero que otros también traten de combatir su cáncer como lo hemos hecho tú y yo.
Sinceramente,
Earnie Powell
Fuente Original Un Magnifico Blog
loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!