EL PARAÍSO PERDIDO: EL CAMPAMENTO REFUGIO DE LOS HIPPIES

[showads ad=center]

Existió un lugar llamado Taylor Camp, una utopía frente al mar tropical; sin reglas, política ni facturas que pagar. Anti-sistemas, la ropa era opcional y las decisiones se tomaban de acuerdo a las “vibraciones”. Fué la última fantasía hippie.

Taylor Camp comenzó en la primavera de 1969, con 13 hippies que buscaban refugio de los disturbios que había en los Campus en América y de la brutalidad policial.

Huyeron de sus hogares y se dirigieron a Kauai en Hawai, entonces una isla muy remota y virgen, con apenas un solo semáforo en la isla.

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta

Diane en su dormitorio

 

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta2

Hawk, Cherry y Moses

 

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta3

La casa del maestro

 

“Estuvimos involucrados en el movimiento anti-belicista y Berkeley estaba a punto de explotar. Era, o elegir las armas o marcharse”, recuerda Sandra Schaub, una de las fundadoras de Taylor Camp junto a su marido Víctor. “Así que decidimos irnos a Europa, pero qué diablos, nunca habíamos estado en Hawai, sólo tendríamos que ir a Hawai y luego a Asia y Europa. No teníamos ni idea de lo que hacíamos”.

Pero al poco tiempo, el grupo de hippies y sus hijos acabaron en la cárcel porque fueron considerados como vagabundos.

Hasta que apareció Howard Taylor, el hermano de la actriz Elizabeth Taylor. Vivía en la isla y acudió en su rescate. Los invitó a vivir sin pagar un alquiler en su tierra; uno de los lugares más hermosos de la isla, donde la selva virgen daba paso a una bahía de aguas cristalinas azules.

Todas estas fotografías fueron hechas por John Wehrheim, uno de los residentes de Taylor Camp.
No tenían ni electricidad ni instalaciones de ningún tipo. Construyeron sus casas frente a la playa con bambú, restos de madera y materiales recuperados. Comenzaron a vivir su sueño, sin restricciones ni normas.

Cultivaban la tierra y pescaban (a veces recibían cupones de comida). Reclutaron a un médico y a una partera. La existencia de la aldea se extendió por todas partes y surfistas, hippies y veteranos de la guerra de Vietnam se sumaron a la comunidad de la playa.

Rosey Rosenthal, que vivió en la aldea y actualmente es locutor de radio, recuerda la atmósfera que se vivía:
“Estábamos desnudos, todos suponen que ir desnudos es lascivo, tienen eso en su mente. Pero cuando vives desnudo y ves a todas las chicas desnudas todos los días, se convierten en tus hermanas, no hay ningún interés sexual. Es como salir con tus hermanas todos los días. Pero la gente piensa ‘fuiste hippie’. Nunca tuve conocimiento de orgías, si lo hubiera sabido, habría estado. Eso no pasaba, principalmente eran parejas, con relaciones serias, como en cualquier comunidad de clase media”.

En su apogeo, alrededor de 120 personas vivían en la comunidad de 7 hectáreas.

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta4

Amanecer en Limahuli Stream

 

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta5

Dana, Karma y la gran casa

 

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta6

Teri y Rosey 

 

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta7

Roberto delante de la  casa de Sharon y Karma’

 

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta8

Andy y Pat

 

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta9

Minka y Alpin ien su habitación

 

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta10

Cherry y Moses 

[showads ad=center]

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta11

Johnny y Marie en casa

 

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta12

Bobo cocinando

 

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta13

Johnny y Marie

 

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta14

Paolo, Sharon y Roberto

 

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta15

Kailio Point, Haena

 

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta16

Teri y Emma  

 

Según cuenta Sandra Schaub, “No necesitábamos la televisión, sabíamos perfectamente lo que estaba pasando. Habían veteranos de guerra en el campamento. Regresaron y estaban muy mal. Se veía claramente la diferencia entre los chicos que habían ido a la guerra y los que no. Los que no habían estado en Vietnam podían sonreir, a los otros, tuvimos que enseñarles a sonreir de nuevo”.

La marihuana y las drogas psicodélicas formaban parte de la vida de muchos de los habitantes de Taylor Camp.

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta17

 

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta18

 

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta19

 

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta20

 

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta21

 

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta22

Las hermanas Teri y Debbi Green, conocidas en el campamento como las “hermanas del pecado”, que ahora viven en San Francisco, eran consumidoras habituales de LSD en la aldea.
“Se necesitaba algún tipo de salud mental, algún tipo de enfoque. No era sólo correr y tocar los bongos en la playa a la luz de la luna llena”, cuenta Teri. “Eso funcionó para algunas personas, es verdad. Pero yo tenía que empezar a expandir la mente por mi cuenta y lo aceleré con LSD. Para mí fué una herramienta en mi despertar espiritual. No era sólo ‘¡Vamonos de fiesta y tomemos ácido!’”

[showads ad=center]

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta23

Tras 8 años, la historia de Taylor Camp llegó a su fin.

Con la industria del turismo en alza, el campamento fue considerado una monstruosidad. Las quejas sobre la desnudez, las drogas, la sanidad e incluso los robos, se hicieron cada vez más fuertes, hasta que la suerte de los hippies, que vivían en uno de los lugares más bellos de la isla, se acabó.

En 1977, el Estado adquirió la propiedad.
La aldea pasó a ser un parque estatal y los residentes fueron desalojados. Las autoridades prendieron fuego al campamento para asegurarse de que no volvieran. Actualmente es un aparcamiento turístico con algunas mesas de picnic y baños públicos.
Cuatro décadas después, un residente de la isla y ex habitante del campamento, John Wehrheim, mostró las fotografías en blanco y negro que tomó mientras vivía allí a unos cineastas, Robert C. Stone y Thomas Vendetti. Conmovidos por las imágenes, decidieron localizar a los antiguos residentes del campamento, vecinos e incluso a los funcionarios del gobierno que finalmente se deshicieron de ellos. En 2010 hicieron un documental.

“Yo diría que alrededor del 97 por ciento de las personas dijeron que éste fué el mejor momento de sus vidas”, dice el co-productor Robert C. Stone. “Creo que existió ese sentido de la libertad, la juventud, la vitalidad y la convivencia con la naturaleza y la comunidad, que tienen un gran impacto en la vida de una persona joven”.
“Si pudiera volver atrás, no lo dudaría un segundo”, dijo David Pearson, surfista que llegó al campamento en 1972 y que ahora es un profesor de escuela pública, jubilado y con 67 años. “No puedo imaginar nada más inmaculado y hermoso que la vida que tenía allí. Fué la experiencia más definitoria de mi vida”.

 

Taylor Camp John Wehrheim Cultura Inquieta24

Gracias por leer, comentar y compartir las notas. Puedes suscribirte de forma 100% gratuita. Síguenos en la comunidad de FACEBOOK somos mas de 100,000 , Únete, te esperamos!

unete

ECOnsumo

 

via featureshoot

 

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!