Cómo el cambio climático nos está volviendo más malhumorados y menos empáticos

[showads ad=center]popup

 

Mientras las temperaturas y niveles de C02 aumentan no es difícil ver cómo el clima afecta nuestro humor y sentimientos.

Hace unos días un mensaje en Twitter llamó mi atención. Una mujer me invitaba a leer su columna sobre cómo el cambio climático nos estaba afectando a un nivel más personal de lo que suele hablarse: nuestro humor. Por supuesto la intriga me llevó a leer su artículo y debo decir que concuerdo con ella. En tiempos donde las temperaturas del planeta han aumentado progresivamente –el 2014 ya fue declarado como el año más caliente del que se tiene registro– los calores en verano se vuelven insoportables sobre todo mientras estás atrapado en el tráfico e incluso llueve de improviso en épocas donde antes sólo había un sol radiante y escasos días nublados. El aumento de las emisiones de C02 también están relacionadas con calles más atestadas de coches, por lo tanto hay más tráfico –si vives en Los Ángeles, EE.UU perderás al menos 90 horas al año enfrascado en un taco–. Si a estos factores sumas otros como el aumento de desastres naturales, no es muy difícil imaginar cómo el cambio climático podría estar afectando nuestro humor y sentimientos.

La autora de la columna, Bijal Vachharajani, recuerda que el 97% de los científicos del clima concuerda en que la actividad humana está influenciando al cambio climático y se pregunta si es tiempo de que comencemos a entender también las implicancias que este fenómeno tiene en nuestras vidas. “El fenómeno global nos afecta de diversas formas desde caídas y aumentos en las temperaturas hasta patrones impredecibles y problemas de salud complejos además de complicaciones en la seguridad alimentaria y medios de vida. Al fin y al cabo, el planeta se adaptará. Nosotros como especie, podríamos no correr tanta suerte”, señala.

750545-bangladeshi

Luego cita a una autora que ya habla sobre cómo el cambio climático está disminuyendo nuestros niveles de empatía. En su libro Naomi Klein recurre a un informe de 2007 que dice: “sobre las implicaciones de seguridad del cambio climático co-publicado por el Centro de Estrategias y Estudios Internacionales”, donde “el antiguo director de la CIA, R. James Woolsey predijo que en un planeta con temperaturas más cálidas el ‘altruismo y la generosidad probablemente serían afectados’”. Luego continúa explicando cómo el cambio climático “nos está cambiando, nos está transformando. Cada desastre masivo parece inspirar menos horror…como si la empatía, y no los combustibles fósiles, fueran el recurso finito”.

[showads ad=center]

Sólo piénsalo. El calor nos hace tener menos paciencia, nos vuelve más irritables. El tráfico nos vuelve malhumorados. Y eso es sólo a una escala minúscula. Si las temperaturas, congestión, contaminación y desastres naturales continúan aumentando, no es tan difícil ver cómo esto podría afectarnos y de a poco transformarnos es esas personas que odiaríamos ser. Las señales ya están ahí y si las sumas a un nivel global…la Tierra sería un planeta bastante mal genio. Vachharajani dice que de a poco hemos comenzado a delinear fronteras entre nosotros, cerrando las puertas a inmigrantes, marginando a los pobres, polarizando a las minorías y camuflando la decrépita realidad que hay allí afuera. Si miras a tu alrededor, probablemente concuerdes con ella.

o-DRIVERS-TRAFFIC-facebook

“El cambio climático se está convirtiendo en un problema de seguridad con países notando que cuando las personas pierden sus hogares frente al aumento de los niveles del mar por ejemplo, tendrán que irse de sus tierras y otros tendrán que hacer espacio para los refugiados ambientales. Y como nos estamos convirtiendo en una especie menos generosa, las barreras en las fronteras se alzarán más altas que nunca”, señala. Luego cita un artículo en el Business Standard, donde se señala que India dijo al Banco Mundial que no estaba ‘cómodo’ con la obligatoriedad de contar con el consentimiento libremente aceptado e informado de parte de las tribus que son desplazadas de sus tierras para realizar proyectos financiados por el Banco Mundial. Básicamente lo que India quiere es no depender del consentimiento de las tribus para entregar las tierras y bosques en los que han habitado por cientos de años para ser explotados por la industria. “De la misma forma, un desarrollo que no es participativo ni sustentable es sin sentido, e insensible. Obviar estas voces es otro ejemplo de cómo nuestros niveles de empatía lentamente se están desvaneciendo”.

George Marshall en su libro sobre comunicación y el cambio climático dice: “Estoy convencido de que la verdadera batalla contra el cambio climático no será a través de narrativas sobre enemigos y que necesitamos narrativas basadas en la cooperación, interés mutuo y nuestra humanidad en común”. Quizás eso es lo que necesitamos, una humanidad que se una en vez de continuar dividiéndose y que entienda que son aquellas cosas que más le importan las que se están viendo amenazadas.

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!