KEFIR DE TE O KOMBUCHA

KEFIR DE TE O COMBUCHA

BENEFICIOS DEL KEFIR DE TE O KOMBUCHA
  • Sensación de bienestar y mayor nivel de energía.
  • Ayuda en los problemas respiratorios y en el asma.
  • Regula el estreñimiento y mejora la digestión.
  • Aplicado a nivel externo aclara las manchas de la piel, y mejora su tersura.
  • Es un buen limpiador doméstico: corta la grasa, limpia estufas, uniones del baño, ventanas, cobre, etc.
  • Ayuda a las personas con artritis y gota.
  • El cabello y las uñas crecen mejor.
  • Limpia las toxinas del cuerpo.
  • Alivia las quemaduras y quemaduras provocadas por el sol.
  • Elimina el aguijón y la inflamación por picadura de abejas.

Elaboración del té Kombucha

Vasija o jarra de vidrio de 1,5 – 2 litros de capacidad.
NO utilizar vasijas de cerámica pues el barniz puede contener plomo, y como el té fermentado es ácido, es probable que disuelva parte del plomo, que es tóxico. Lo aconsejado es utilizar vasijas de vidrio de uso culinario.
Se prepara una infusión de té (negro o verde, pero parece ser que el negro va mejor), en la proporción de unas 2 – 3 bolsitas por litro de agua y se deja reposar unos 20 minutos.
Se añade en caliente unos 80 g. de azúcar blanco por litro (una tacita pequeña de café por litro) y se disuelve bien.
Añadir el Kombucha (en forma de lámina blanquecina de consistencia parecida a la sepia) cuando el té esté frío, si no puede morir, y añadir también el líquido que viene con el primer “hongo” pues esto ayuda a la fermentación. Si se pierde, echar una cucharada de vinagre, pero entonces la primera bebida tendrá peor sabor.
El “hongo” flotará seguramente. Si se va al fondo, no pasa nada, subirá a la superficie en uno o dos días.
Se tapa la vasija con un pañuelo o tela de algodón porosa y limpia, y se sujeta con una goma elástica, para que no entre polvo y no se formen mohos.
Se deja la jarra con el té Kombucha, en un lugar que no le dé el sol unos 7 días (la primera vez incluso más)
Se recomienda NO dejarlo en la cocina.
El “hongo” se reproduce con rapidez. Primero forma una “tela” transparente o una especie de escamitas blancas en la superficie que luego se convierten en una película blancuzca gelatinosa, que va ganando en espesor, superponiéndose a la lámina inicial y formando varias capas (aspecto y consistencia de sepia)
Es normal que aparezcan burbujas de gas.
Después de esos días se separa el hongo con una cuchara de plástico (parece ser que el metal no va bien), se deja en un platito, y el líquido (algo turbio, de color miel) se filtra y coloca en botellas de vidrio que se dejan tapadas en la nevera otros 5 días (más o menos)
Del líquido se guarda medio vaso para añadir al nuevo té Kombucha y hacer de iniciador. Parece ser que en la nevera las levaduras siguen actuando y mejora el sabor y las propiedades.
Luego se puede beber. Primero mejor una dosis baja, por ejemplo una tacita antes de comer o entre comidas. Luego dicen que se puede aumentar hasta 3 tacitas antes de las comidas (hay gente que se toma hasta 1 litro)
A medida que se van formando nuevas pieles encima (los hijos o “babys”) se pueden retirar y dar a alguien que las quiera. Hay quien se las pasa por la piel pues dicen que es bueno. Cuando el hongo original se vuelve muy oscuro es mejor sustituirlo por un “hijo” más blanquito.
Si aparecen manchas oscuras sospechosas, que pueden ser mohos Aspergillus, es mejor tirarlo, pero no suele pasar según dicen si está tapado con una tela limpia.
Es normal la aparición de filamentos oscuros que se retiran por filtrado al embotellar.
Si uno se va fuera lo puede dejar con agua y un poco de vinagre en la nevera o con un poco de té. Así parece sobrevivir bastante tiempo. También puede dejarse hasta un mes en la misma vasija, con el té, fuera de la nevera. El líquido se volverá muy ácido, de color claro, y el hongo aumentará mucho de grosor. Al volver, el líquido ácido puede usarse como limpiamanchas.
La bebida de té Kombucha parece sidra (no siempre sale igual) tiene un sabor algo ácido y carbonatado, pero no es desagradable en absoluto. Cuantos más días se deja el hongo (o cuanto más grande es), menos dulces la sidra de Kombucha, pues el “hongo” se alimenta del azúcar del té, transformándolo en diversos ácidos y otras sustancias.
Cada persona, según su gusto, puede hacer el cambio de té Kombucha a los 6 – 10 días.
Probad el líquido antes, hasta conseguir el sabor deseado.
FUENTE: COMBUCHA JOURNAL 

– Mi hongo ha generado moho en la superficie, ¿qué debo hacer?
Un problema que puede surgir es la generación de moho. En el aire siempre hay partículas moho, con lo que si el hongo es joven debe tener especial cuidado en mantenerlo limpio y a una temperatura adecuada (25 ºC). Cuanto mayor es el hongo, mas resistente es y si descubre moho en la superficie del hongo, puede tratar de deshacerse de él, frotándolo con un poco de vinagre. Deseche la bebida y proceda a crear un nuevo cultivo. si no tiene liquido para comenzar un nuevo cultivo puede probar a añadir un poco de vinagre al cultivo. Si tiene suerte, el moho no habrá llegado a profundizar el el hongo y todo seguirá correctamente. Sin embargo, si tiene mala suerte el moho se generará una y otra vez. En ese caso, no podrá usar el hongo nunca más. Es por este motivo que se recomienda por prudencia tener dos cultivos.
Recomiendan tomarse una taza de te diario, lejos de las comidas. Al comenzar a tomarlo es mejor empezar tomando poco el fondo de la taza e ir aumentando poco a poco, se puede consumir hasta un poco más de cuarto litro. Para ver resultados debemos ser constantes y tomarlo de forma ininterrumpida…

comparteFuentes:

http://regalarkefir.blogspot.com.es/
loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!