LA TRISTE VERDAD DE ‘ENTRE TODOS’

LA TRISTE VERDAD DE ‘ENTRE TODOS’

.

20140711-141832.jpg
Toñi Moreno, presentadora de ‘Entre todos’.

“¿Qué tengo?”, pregunta sobreexcitada Toñi Moreno al público de su programa todas las tardes en La 1 de TVE. “¡Más llamadas!”, responde el respetable con un grito que aúna la esperanza del pueblo unido en favor de los más necesitados. ‘Entre todos’, el programa de la televisión pública estatal que más ha dado que hablar en los últimos meses, descansa estos días tras una primera temporada en la que se ha ayudado, según datos del programa, a más de 530 familias, recaudando más de 7’5 millones de euros en ayudas para aquellos que decidían acudir al show para vender sus miserias a cambio de un halo de esperanza. Con una cuota de pantalla que rara vez ha bajado del 8 por ciento de share, y una media de un millón de espectadores, ‘Entre todos’, adaptación a nivel estatal del programa ‘Tiene arreglo’ de Canal Sur, se ha ganado tantos adeptos como detractores. Algunos veían en su llamativo formato de show de predicador un necesario comodín social ante el derrumbe del estado del bienestar. Otros han alzado la voz tildando al programa de telebasura, un indecoroso espectáculo de mendicidad al que el diario galo Le Figaro calificó como “el programa de tele para los pobres”. Críticas de telespectadores en directo, articulistas blandiendo espadas en sus columnas de opinión, denuncias al programa ante la Fiscalía de Menores por “denigrante utilización” de la imagen de los niños, o la polémica alrededor del desorbitante sueldo de su presentadora (Toñi Moreno cobra 1.400 euros por programa) han hecho mella en la imagen de ‘Entre todos’, que a día de hoy no tiene claro su regreso a la parrilla de TVE a partir de septiembre. En el otro lado, decenas de familias agradecidas al programa por haberles otorgado un rayo de ilusión y las felicitaciones de personalidades como la mismísima Reina Sofía, que en un acto público saludó con cariño a Moreno declarándose fan del programa.

Pero en realidad, ¿cómo funciona la maquinaria solidaria de ‘Entre todos’? La periodista Mariola Cubells se ha hecho eco en su blog en El Huffington Post del testimonio de José Vicente Pascual, uno de los muchos espectadores que llamó un día al programa para ofrecer su ayuda, en su caso a Juan, padre de familia numerosa en paro. Según el artículo, José recibió días después de la emisión del programa en el que ofreció su ayuda económica una llamada telefónica. Su interlocutor no era ningún productor de ‘Entre todos’, sino el mismísimo Juan, quien debía contactar personalmente con todos aquellos que llamaron prestándole su ayuda. Sus responsables se limitaron a facilitarle un listado telefónico con el contacto de sus supuestos benefactores.“Ellos me desean suerte y ya está. Y aquí estoy yo llamando sin parar a todos. Los cuatro o cinco que llamaron para darme trabajo, me han pedido que haga un curriculum y que ya me dirán la dirección y cuándo conviene que lo presente”, le contó Juan a José Vicente cuando hablaron por teléfono. Lo peor del caso es que muchos de los que habían aparecido en antena erigiéndose como buenos samaritanos no atendieron su llamada, se desentendieron del caso o le dieron largas: “De todos los que se ofrecieron, sólo han cumplido una señora de Valencia y otra de Madrid (unos 1.200 euros en total). El resto me ha dicho que cuando les venga bien, o que espere al verano y a la paga extra”, confiesa Juan.

Después de agotar los minutos de la tarifa plana del móvil de su hermana, y pagar un coste adicional, Juan recaudó 4.000 euros y la promesa de que un empresario se miraría con especial cariño su curriculum. Bastante menos de lo que prometía el programa en el que fue protagonista. Un beneficio ínfimo comparado con el impacto que su caso tuvo en el circo de Toñi, la versión en TDT del “siente a un pobre en la mesa”, el ‘Plácido’ de Berlanga televisado para todo el país. Un esperpento hipervitaminado que trata de maquillar con su algarabía la realidad de un país económica y socialmente defenestrado. Una perversa ilusión que ahora se revela aún más ilusoria. “¿Qué tengo?”, nos pregunta hoy Toñi Moreno. “Un listín telefónico y una palmadita en la espalda”, es la cruda respuesta que nos ofrece su programa.

Fuentes:
http://www.fotogramas.es/Noticias-cine/La-triste-verdad-de-Entre-todos

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!