Contaminación ambiental en niños, cada vez peor

Contaminación ambiental en niños, cada vez peor

La contaminación ambiental provoca diversas enfermedades, alteraciones y la muerte a millones de niños en todo el mundo. Los contaminantes son muy diversos y cada vez causan más problemas de salud infantil, incluso antes de nacer. Así lo señalan desde grupos de investigación a organismos internacionales como la OMS. Este artículo señala que la contaminación afecta cada vez más a los niños, cómo les perjudica y cuáles son los principales contaminantes.
[showads ad=center] Cada año mueren más de tres millones de menores de cinco años por causas y afecciones relacionadas con el medio ambiente, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El medio ambiente es para este organismo internacional “uno de los factores que influyen de forma más decisiva en el tributo mundial de diez millones de defunciones infantiles anuales, y uno muy importante para la salud y el bienestar de las madres”.

Cada año mueren más de tres millones de menores de cinco años por causas y afecciones relacionadas con el medio ambiente, según la OMS

Por si fuera poco, el número de enfermedades en la infancia asociadas con un entorno contaminado es creciente, asegura el grupo de investigación “INfancia y Medio Ambiente” (INMA), dirigido por Jordi Sunyer, catedrático en Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universitat Pompeu Fabra (UPF).

Según dichos expertos, los niños son más vulnerables a exposiciones ambientales que los adultos: al estar en proceso de crecimiento, su sistema inmunológico y mecanismos de desintoxicación no están completamente desarrollados. Además, su conducta, como gatear o colocarse objetos en la boca, puede implicar una mayor exposición.

Los efectos de la contaminación ambiental no siempre se manifiestan de inmediato. La OMS señala que la exposición a riesgos ambientales perjudiciales para la salud puede comenzar antes del nacimiento. Los factores de origen de muchas enfermedades crónicas se acumulan en el organismo desde las primeras etapas de la vida, y las fases embrionaria y fetal son de vital importancia. “La exposición a un contaminante en una etapa de la vida puede tener efectos negativos en etapas posteriores, ya sea en la misma persona o en sus descendientes”, aseguran los expertos del grupo INMA.

Los países en desarrollo sufren más las consecuencias de un medio ambiente contaminado o degradado. La OMS destaca que la mortalidad y la morbilidad infantiles por la pobreza o la malnutrición también van asociadas a formas insostenibles de desarrollo y a la degradación del medio ambiente urbano o rural.

Los niños de los países desarrollados no se libran, porque como sostienen los expertos dirigidos por Jordi Sunyer, la exposición a contaminantes ambientales por aire, agua y alimentación es universal: “El grado de contaminación es mucho menor que en los países en vías de desarrollo y los efectos son, por tanto, más sutiles y difíciles de discriminar, teniendo en cuenta la cantidad de agentes y factores que intervienen”.

Cómo afecta la contaminación a los niños

En los países en desarrollo, la contaminación ambiental es mortal o motivo de discapacidad infantil. Contribuye a la generación de enfermedades respiratorias agudas, enfermedades diarreicas, traumatismos físicos, intoxicaciones, enfermedades transmitidas por insectos o infecciones perinatales.

La OMS ofrece algunos datos llamativos al respecto. El agua contaminada y un saneamiento deficiente es la causa principal de la muerte de unos 1,6 millones de niños por año. La contaminación del aire en locales cerrados provoca el fallecimiento de casi un millón de pequeños al año. El paludismo, cuya amenaza se puede exacerbar por un agua en mal estado, viviendas inadecuadas, deforestación y pérdida de biodiversidad, ocasiona la muerte de un millón de menores de cinco años, sobre todo en África. Los traumatismos físicos no intencionales, que pueden estar relacionados con riesgos ambientales del hogar o la comunidad, causan la defunción de casi 300.000 niños por año.

La contaminación ambiental en menores de edad se ha asociado a diversos problemas de salud, enumeran los investigadores del grupo INMA: retraso del crecimiento intrauterino, malformaciones congénitas, problemas de crecimiento, déficits funcionales (neuroconductuales, inmunológicos, reproductivos), aumento del asma, las alergias y afecciones al desarrollo, mayor predisposición al desarrollo de enfermedades crónicas en la vida adulta, tales como diabetes, enfermedades cardiovascular o cáncer.

Principales contaminantes para los niños

Los niños se pueden encontrar expuestos a diversos agentes contaminantes:

Contaminantes persistentes, como los compuestos organoclorados y otros metales, que se han extendido por todo el mundo.
Sustancias que actúan de disruptores endocrinos, y que afectan el desarrollo y la actividad hormonal.
Contaminantes del aire exterior, como las partículas finas, causadas en gran parte por el tráfico urbano.
Aire interior: los hogares, en apariencia seguros para los niños, pueden ocultar nocivos contaminantes.
Agua en mal estado: la falta de saneamiento y de medidas higiénicas mínimas, o un agua tratada de forma incorrecta, pueden provocar enfermedades graves e incluso la muerte.

Fuentes:

http://www.consumer.es/

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!