RECETA: “Leche” de Melón

“Leche” de Melón

20140606-120156.jpg

Muchas veces comemos lo mismo todos los días simplemente porque no se nos ocurre hacer cambios. Generalmente esta inercia se rompe cuando decidimos tener una alimentación más saludable, ya que al ir abandonando un montón de alimentos tóxicos, necesitamos sí o sí echar a andar la creatividad que llevamos dormida, para inventar preparaciones nuevas con ingredientes más sanos.
[showads ad=center]

Las frutas en general no se tienen en consideración como un alimento completo nutricionalmente, incluso en ambientes de vegetarianos o veganos. Se cree que por ser menos “contundentes” no satisfacen las necesidades en nutrientes de nuestras células y órganos. He aprendido y comprobado en los últimos meses que esto es un gran mito y prejuicio. Si bien son menos calóricas que otros alimentos veganos, como los derivados de semillas y granos, las frutas son un alimento perfecto para nuestra especie humana. Tienen una gama muy variada de vitaminas, carbohidratos y minerales, se digieren fácil y rápidamente, sin dejar desechos tóxicos en la sangre, posee mucha fibra que permite una mejor eliminación intestinal y cuidado de nuestra flora bacteriana y además, tienen tantos carbohidratos de rápida absorción, que al consumirlas en grandes cantidades , mezclando de manera correcta, nos llenan de energía y nos sentimos livianos, felices.

Hay que aprender todo esto y comprobarlo para creerlo. Yo siempre fui fan de las frutas, pero me sentía culpable si comía más de 2 o 3 seguidas. Supuestamente eran muy “dulces”. Ahora puedo almorzar 8 duraznos, disfrutarlos como nunca y sentirme llena de energía en poco tiempo, sin ninguna molestia digestiva, hinchazón, ni nada. O desayunar media sandía , o cenar una sopa de 5 tomates y 1 pimentón. Pero me costó un par de años llegar a eliminar las estructuras mentales que me impedían probarlo.

Hoy escribo todo esto porque no me canso de recibir comentarios de otras personas que opinan que comer tanta fruta “hace mal” , sin tener idea de lo que dicen. Si bien, comer sólo fruta es incompleto, ya que ésta se debiera acompañar de hojas verdes y verduras, la alimentación basada en frutas y muy baja en alimentos grasos (como aceite, granos, semillas, palta, etc), es increíblemente saludable y deliciosa. Hay que aprender a hacer los cambios , investigando al respecto, conociendo testimonios de otros que ya lo han hecho, y abriendo la mente para probar lo nuevo y sacar tanta estructura mental que nos impide hacer cambios en nuestros hábitos de salud, porque parecen “extremos”. Sinceramente, me parece mucho más extremo llegar a criar animales de manera muy cruel, luego matarlos y mantenerlos congelados llenos de químicos para que no se pudran, y finalmente cocinarlos y disfrazarlos de alguna forma atractiva, para que no parezca realmente lo que es: carne de algún órgano de otro animal. Me gustaría saber si todos los supuestos carnívoros podrían ir a matar ellos mismos a sus presas y luego descuartizarlas y comerlas. Si fuéramos carnívoros por instinto o por naturaleza como se “supone” que somos, entonces no tendríamos ningún inconveniente en realizar la caza y los procesos siguientes nosotros mismos.

Pero, bueno, no es mi intención luchar contra eso, sino, promover la vida. En vez de invitarlos a no comer animales y sus derivados, a no comer frituras, grasas, y carbohidratos refinados… los invito a probar las frutas!! Si simplemente permitimos la prueba de algunos días comiendo mucha fruta, sin mezclarla mucho, a través de batidos, jugos, sopas, o fruta entera, veremos al poco tiempo sus resultados, muy positivos. En el taller de verano que tenemos el próximo 4 de Febrero, trataremos la dieta 80-10-10 en base a frutas crudas y compartiremos un montón de consejos para ir probando de manera responsable e informada el cómo sustituir.

Hoy quiero compartir la receta súper simple de la “leche” de melón que he estado tomando. Primero que todo, es necesario saber que las frutas se digieren muy rápido, y que por este motivo, si se comen después de otros alimentos, quedarán retenidos en el sistema digestivo más del tiempo adecuado, y fermentarán, liberando gases y toxinas que nos hará sentir hinchados y pesados. Es por eso que mucha gente cree que las frutas le hacen mal.

Lo ideal es comer las frutas con el estómago vacío antes que cualquier otra cosa. Y además, intentar mezclar lo mínimo posible en una sola comida. Si podemos comer un solo tipo de fruta a la vez, estaremos siguiendo las leyes de la naturaleza, aprovechando al máximo los nutrientes de cada alimento, y ocupando el mínimo de energía nuestra en digerir. Pero como sé que ya el solo hecho de integrar más fruta a la dieta es un paso grande para muchos, tal vez el tema de mezclar poco puede ser considerado más adelante.
Otro dato importante es que de todas las frutas, las que se digieren más rápido son la sandía y el melón. Y por esta razón, estas frutas sí que debiéramos comer solas y con el estómago desocupado. Combinarlas con cualquier otro ingrediente (incluso otra fruta), o comerlas como postre, nos llevará a generar una fermentación intestinal grande, y muchos gases y malestares.

La leche de melón me encantó. Como estoy intentando mezclar lo mínimo posible, cada vez que como, necesito bastante de cada fruta. El melón me lo puedo comer entero sin problemas (¿parece un “exceso”?). Pero como a veces también es rico variar, se me ocurrió hacer un licuado de melón con sus pepas! Estuve averiguando las propiedades de esta fruta y si bien, su “carne” tiene un montón de vitaminas, minerales, agua (95%), fibras y antioxidantes que nos ayudan a prevenir diversas enfermedades, además de pocas calorías, también sus pepitas o semillas poseen grandes propiedades. Las semillas del melón ayudan a regular la actividad renal y, por su alto contenido en flavonoides, permiten muy buena permeabilidad capilar, hemostasis y antioxidación. Además son vermífugas y antiparásitarias, por lo que nos ayudan a eliminar los sujetos invasivos de nuestro organismo. Aceleran la digestión y la evacuación, así que tratemos de tener un baño cerca!

Como en mi casa siempre botaban las pepas, no habría pensado que podían comerse. Cuando probé esta receta me di cuenta que las pepas hacen al “jugo” de melón mucho más cremoso, o “lactoso”… exquisito! Ahora estoy más atenta a las costumbres que tengo en relación a la comida, ya que pueden salir muchos descubrimientos y nuevas recetas de este proceso. Los invito a probar ustedes también y a disfrutar mucho más sanamente.

Leche de Melón

-1 melón tuna o calameño entero con pulpa y semillas.

Cortar a la mitad el melón refrigerado por un par de horas, para que esté fresco.

Sacar con una cuchara grande todo su contenido e introducirlo en la licuadora (juguera).
Licuar bien, hasta que las pepas se hayan triturado y ya tenga consistencia y aspecto lechoso.
Si se desea más frío, agregar un par de hielos.
Si tu licuadora no tiene mucha potencia y las pepas no se disuelven , puedes filtrar con una seda el batido.
Servir y disfrutar , saboreándolo bien, lentamente (no tragar de inmediato!).

Salud! 🙂

Fuentes:
https://www.facebook.com/alimentacionviva
www.chirimoyalegre.cl

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!