TU YO REAL VS. TU YO IDEAL (PAREJA)

TU YO REAL VS. TU YO IDEAL

20140512-102721.jpg

A menudo, las personas solteras van por la vida pensando y soñando acerca de “cómo quisiéramos que fuera nuestro futuro(a) enamorado(a), novio(a), esposo(a)”. Por lo general, lo primero que hacemos es formar una imagen de cómo quisiéramos que se viera esa persona (que sea alto y con bonitos ojos/ que sea rubia y de ojos claros, etc.).
Luego, le atribuimos características, tales como; Que sea inteligente, divertido(a), profesional, deportista, que baile bien, etc. Por otro lado, también generamos una serie de ideas acerca de “como NO quisiéramos que fuera esa persona”, por ejemplo, que no sea una persona tímida, que no sea celoso(a), etc. Listo, con ésta breve formula de imagen, características y atributos ya hemos generado a nuestro YO IDEAL.
[showads ad=center] Y nuestra búsqueda de pareja estará en función a ésta. Este es un mecanismo de selección natural, que permite que las personas tendamos a elegir lo largo de nuestra búsqueda o espera a aquellos(as) candidatos(as) que se ajusten al perfil que hemos creado. Tu YO REAL es la persona con la que estás, aquella que ya elegiste y con la que mantienes una relación en la actualidad. Es presumible que si elegiste a esa persona, es porque encontraste en ella gran parte de las características y atributos de lo es para ti TU YO IDEAL (tu pareja ideal o complemento ideal). Cuando empezamos a salir o al inicio de una relación, nos llenamos tanto de emociones y de ilusiones que muchas veces (casi siempre) no vemos a ésta persona tal como es (como realmente es), sino, lo que vemos es una idealización de la misma. Y ya conforme va avanzando la relación y se van conociendo, uno comienza a darse cuenta de muchas cosas, de muchas características de tu pareja, que pueden comenzar a chocar con tus expectativas de TU YO IDEAL, con lo cual puede nacer los primeros conflictos (y los conflictos a largo plazo).
Tus exparejas también fueron tu YO REAL en su momento, pero desde que esa relación se terminó, esa persona dejó de serlo. Se le llama YO REAL, porque como era de esperarse la persona que elegiste, no necesariamente es rubia como lo/la habías idealizado antes de comenzar la relación con él/ella, sino que es de pelo negro. Tampoco es deportista, ni buen bailarín. Pero, encontraste que era una persona sumamente inteligente, y esa sola característica, pudo bastar para que dejaras de lado las demás. Sin embargo, lo más probables es que aquellos que son tus exparejas, lo sean por que las diferencias entre TU YO REAL y TU YO IDEAL era desproporcionadas, y por lo tanto, la relación dejó de ser viable.
El formar tu YO IDEAL no representa ningún problema, como ya les dije éste proceso es natural y hasta saludable.
Solo se vuelve un problema cuando ésta idealización de tu YO IDEAL se vuelve rígida e inflexible, o en el caso contrario, demasiado flexible en relación al YO REAL. Cuando uno inicia una relación y se encuentra en la fase de enamoramiento, ésta se caracteriza por que las nuevas parejas al no conocerse mucho no cuentan con la información suficiente como para formar el YO REAL “completo”, las decisiones y actos estarán guiadas por patrones emocionales que corresponden a la ilusión del momento y a las respectivas idealizaciones que mantiene el uno del otro.
Ejemplos:
TU YO IDEAL (inflexible), Se da de dos maneras:
– Fuera de una relación:
Formamos un YO IDEAL tan rígido que cualquier candidato o candidata que se presente será descalificado, pues esperamos encontrar a una persona que cuente con TODAS las características que buscamos. El problema con esto, es que olvidamos que las personas no somos “mandadas a hacer”, siempre van a existir diferencias y es importante que comprendamos esto para que así nos permitamos conocer un poco más a aquellas personas que consideremos que cuentan con varias de las características que buscamos, pero no necesariamente todas.
– Dentro de una relación:
Se da cuando ya llevamos un tiempo en una relación, cuando ya tenemos más información acerca de nuestro YO REAL (nuestra pareja) y nos damos cuenta de que muchas de las cosas que un principio creíste encontrar en él/ella no eran reales, sino idealizaciones. Sin embargo, al mismo tiempo te das cuenta de que tu pareja si cuenta con algunas características que buscabas en un comienzo. Esto te lleva a pensar de que si vale la pena seguir en la relación, pero tú quieres cambiarlo(a), para que se ajuste más a ti. Esto constituye un gran problema, ya que el buscar cambiar a alguien en base a una idealización nos dice que no está existiendo una aceptación abierta y saludable en esa relación, sino por lo contrario, una negación de tu YO REAL, que de seguro va a ser percibida por tu pareja y generará muchos conflictos e incluso la ruptura.
YO IDEAL (flexible):
– Aquí lo que sucede es que las personas empiezan una relación en base a la generalización de una idealización. Las personas muchas veces encontramos a alguien que cuenta con alguna característica que buscábamos y las idealizamos de una manera maximizada, llevándonos a minimizar e intentar ignorar todas aquellas que vayan en contra de la misma idealización (negamos sus defectos). Ésta es una de las principales causas por las cuales se pueden observar a tantas parejas que se mantienen en el tiempo a pesar de su alto grado de disfuncionabilidad.
Como estos ejemplos, existen muchos otros, estoy colocando solo algunos de los más frecuentes. Finalmente, quiero decirles que una relación no se basa o no debería basarse en idealizaciones. Las idealizaciones corresponden a una etapa del proceso del enamoramiento y conforme se va avanzando una relación y vamos conociendo a nuestro YO REAL las idealizaciones van transformándose en complementariedad.
Si amas a una persona y son compatibles ¡Felicidades! Pero, si en el camino te vas dando cuenta de que no lo son (a pesar de todo el amor que pueda haber) entonces, en nombre de ese mismo amor hacía él/ella, y en nombre del amor propio (no del orgullo) déjalo(a) ir, para que así ambos puedan seguir adelante. Por que como ya les comente en mi artículo “La Dañina Ignorancia de Creer que el Amor es solo un Sentimiento”, el amor es la base de una relación, pero para que esa relación se mantenga a lo largo del tiempo, debe existir complementariedad.

Fuentes:
Vidaenpareja

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!