“… Y una cucharadita de pis de niño”: Un repulsivo e insólito recetario de remedios antiguos para curar nuestros males

“… Y una cucharadita de pis de niño”: Un repulsivo e insólito recetario de remedios antiguos para curar nuestros males

20140424-115514.jpg

Si alguna vez te has quejado de ese jarabe que sabe a rayos pero que no te quedaba más remedio que tomar para recuperarte, está claro que no sabes cómo funcionaba la medicina hace unos siglos. El refrán “es peor el remedio que la enfermedad”, se inventó mucho antes de las inyecciones, los supositorios, las pastillas enormes que tienes que tragar sin masticar o los jarabes con sabor infernal.
[showads ad=center] Cuando a la medicina y la ciencia en general aún tenían un largo recorrido que caminar, los médicos experimentaban con todo tipo de remedios para curar los males más comunes de cada época; y en ocasiones, esos remedios consistían en mezclas tan repugnantes que uno podía incluso llegar a curarse de sopetón antes siquiera de probar el remedio.

20140424-115551.jpg

Esta información me hizo cuestionarme…Que opinaran dentro de cientos de años de nuestras medicinas actuales… Seguro que se hecharan las manos a la cabeza…

Caldo de sapo

Si hacia finales del siglo XIX sufrías alguna torcedura, esguince, cojera o padecías reumatismo, el médico John King en su El libro que quieres: como curarlo todo, como hacerlo todo, recetas para todo (1885) te recomendaba tomar caldo de sapo.

Para ello, tenías que cocer vivos cuatro sapos de buen tamaño a fuego lento. Después, tenías que sacar los sapos y seguir cociendo a fuego lento el agua –hasta media pinta- con una libra de mantequilla batida sin sal. Por último, tenías que añadir dos onzas de tintura de árnica y tomarlo.

Chillidos de cerdo, tirones de pelo…

El siglo XIV nos dejó una buena colección de remedios, a cada cual más insólito, para curar la apatía o el letargo, como por ejemplo,hablar bien alto en presencia de los pacientes. Si esto no daba resultado, siempre se podía recurrir a alternativas más elaboradas, como atar las extremidades del paciente y frotarle las palmas de las manos y las plantas de los pies fuertemente, o ponerle los pies en un cuenco con agua y sal, o tirarles de la nariz y el pelo, o apretar suavemente los dedos de los pies o las manos, o hacer que un cerdo le chille al oído.

¡Y hay más! Colocar una pluma o una pajita bajo la nariz del paciente para que estornude, evitar que duerma o quemar pajo su nariz cabello humano o de algún otro animal maloliente.

20140424-115640.jpg

Rata podrida

Seguro que muchos niños dejarían de orinarse en la cama ipso facto con tal de no probar este repugnante remedio: rata podrida. Al parecer, dar de comer rata podrirá (no sabemos si cruda o cocinada) a un niño evitaría que se hiciera pis por la noche. Este remedio está recogido en el libro El tesoro de la viuda, de 1595.

20140424-120015.jpg

Pata de alce

Cuando una persona sufre un ataque epiléptico, siempre se toca la oreja izquierda con el pie izquierdo porque eso le ayuda a sentirse mejor; así lo relata el libro Una completa historia de las drogas, escrito por Pierre Pomet en 1737. Por eso, según el autor, lo mejor para curar la epilepsia era, poner un pie o cuerno de alce en el pie del paciente.

Pis de niño

Si a pesar de comerse una rata podrida y sobrevivir a las consecuencias el niño seguía haciéndose pis en la cama por las noches, los padres podían aprovechar esa orina para curar la peste.

Así es, según Una breve colección de muchos secretos raros, escrito por Edward Fountaine en 1650, tomar una mezcla de la orina de un niño varón sano, melaza fina y agua de anís curó a muchas personas de la peste. El paciente debía tomar en ayunas y durante tres mañanas un cuarto de pinta de este remedio, aprobado en Venecia en 1504.

20140424-115719.jpg

Mano de muerto

Para eliminar los lobanillos, esos bultos de grasa que se forman bajo la piel, el libro de Daniel Border, Polypharmakos (1651), recomendaba frotar la protuberancia con la mano de un hombre muerto.

Después buscar a un fallecido o, en su defecto, de desenterrar alguno de un cementerio, los pacientes debían frotarse el lobanillo con la mano del cadáver hasta que el lobanillo se calentase, y así, acabará por consumirse al poco rato.

Cochinillas

Allá por el siglo XVI, los problemas dentales eran muy comunes y encontrarse con una sonrisa perfecta era algo bastante inusual.

Para hacer que un diente se cayera sin dolor, recomendaba pinchar una cochinilla –esos bichillos con un montón de patas que se hacen una bolita cuando los tocas- con un punzón o algo similar y colocarlo en el diente que doliera. Así, el dolor se aliviaba y solo había que esperar a que cayera; salvo que prefirieran arrancarlo directamente.

20140424-120007.jpg

¿Y para la vista? Sir William Read, oculista de la reina Ana de Gran Bretaña, recomendaba tomar jugo de heces de ganso o la parte blanca de las heces de la gallina para los problemas relacionados con los ojos y la vista.

Las heces de aves también se podían emplear para curar las quemaduras según un libro de 1653: Un variado manual de secretos raros y selectos sobre medicina y cirugía, de Elizabeth Grey. Se elaboraba un ungüento compuesto por un puñado de hierba cana, doce cabezas de siempreviva y una pinta de heces de ganso y otra de heces de pollo, lo más recientes posibles.

Para preparar el ungüento, había que picar las hierbas tan pequeñas como fuese posible, mezclarlas con las haces en un mortero untado de grasa de becerro y trabajarlos durante media hora. ¡Et voilà! Ya tenías lista tu cremita de caca de aves para las quemaduras que duraba en buen estado hasta dos años.

Fuentes: The Huffington Post.

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!