Qué hacer en vacaciones si estás desempleado o desempelada

Qué hacer en vacaciones si estás desempleado o desempleada

20140417-162312.jpg

Sé bien de lo que hablo. Varias veces, a lo largo de mi vida profesional, he atravesado el desierto del desempleo, que no el paro, porque una situación de ?no ingresos?, no es estar en paro, sino haber pasado, por las circunstancias que sean, a una nueva situación, ante la que no te queda más remedio que comenzar de nuevo?pero con todo lo aprendido y vivido hasta entonces. En la vida, solo te para lo que te para, y eso es definitivo. Qué hacer en Vacaciones si estás desempleado o desempleada. El gran dilema.
[showads ad=center]

Es un tema delicado, lo sé, pero la posición que se adopte desde el principio, puede marcar el estado emocional con el que enfrentarse a la situación. Uno de los momentos más dolorosos a los que se enfrenta quien está en situación de desempleo, es la percepción del tiempo como una losa debido, en parte, a la falta de actividad y, especialmente, a la monotonía en la que todo parece empaparse.

Cuando llegan los periodos de vacaciones, en los que los medios de comunicación, se llenan de imágenes de gente saliendo de su entorno habitual y enmarcándose en playas, montañas y lejanos lugares, quienes atraviesan ese desierto laboral y atraviesan dificultades económicas, sienten con más peso sus pensamientos automáticos que les indican que ?ya no sirvo para nada?, ?no soy nadie?, ?nunca encontraré trabajo?, ?nunca saldré de vacaciones??

Nada más lejos de la realidad. Una realidad que inventamos a cada momento, gracias a la portentosa ?máquina de liarla? que llevamos encima de los hombros.

Estar desempleado o desempleada, no es dejar de vivir en el aquí y en el ahora, sino profundizar en una nueva relación con el tiempo. Con ese que vives en cada momento y que por mucho que no queramos, no es posible salir de él.

Es el momento de plantearse un cambio. Mientras unos disfrutan de un modelo de vacaciones, organízate otro modelo acorde con el tiempo en el que te hayas. Las vacaciones para un nuevo tiempo.

Tengas la edad que tengas, tienes vida y, aunque te suene a muy manido, mientras hay vida existe, no la esperanza, sino el instante presente y es ahí desde donde debes anclarte para construir un futuro. Tu futuro.

Es un buen momento para comenzar a hacer algún deporte, iniciarte en la buena obligación de andar cada día o saltar a correr un poco y sentirte vivo o viva. Puede ser un buen momento para reorganizarte y comenzar a sostener una nueva relación con el tiempo. Ya sabes que el día tiene 24 horas, pero la mayor parte de ellas las solemos pasar en la inconsciencia del tiempo que atravesamos. Haz un listado de en qué inviertes cada una de las horas y a dónde te puede llevar la inversión de ese tiempo.

Estar desempleado no tiene porqué significar estar parado. Es el momento del aprendizaje, de volcarte en metas y objetivos, de hacer el esfuerzo de no caer en la inacción y abandonarte en tu zona de confort de donde es complicado salir sin la auto-autoridad de ser tu propio líder y no tu propio boicoteador/a.

Las vacaciones son tiempos para volcarse también en nuestra cotidianeidad, pero poniendo sobre ella nuevos ojos. Volcarse en alguna tarea solidaria, contactar con personas que, pudiendo estar en la misma situación, pueden significar un nuevo modo de compartir y comenzar proyectos.

Conceptos como sencillez, solidaridad, compañerismo o amistad, toman un nuevo sentido cuando atravesamos situaciones difíciles.

Seres humanos; somos seres humanos con dignidad y con necesidades básicas que deben de ser cubiertas y nuestras ilusiones, objetivos y metas, también son necesidades que, es cierto, a veces no solo dependen de nosotros mismos, pero es de nosotros y nosotras de donde deben arrancar para que puedan llegar, en algún momento, a ser realidad.

Os propongo una jornada de ?vacaciones mindfulness?. Dile Sí al tiempo y piensa que tu trabajo ahora no es solo encontrar un nuevo empleo o iniciar un proyecto, sino también aprender a reubicarte ante un nuevo tiempo.

Otros pueden estar saliendo de sus ciudades hacia un merecido descanso, pero estar en tu instante presente, aunque pueda disgustar, también puede ser el principio para saborear nuestra vida. Bien si estás en situación de desempleo, bien si te encuentras enfrascado/a ante un nuevo proyecto, siempre es un buen momento para trabajar en que tus pensamientos automáticos no se inmiscuyan en tu verdader ser; ese que sabe que, tu situación, solo es transitoria, como la de todos y todas, porque la vida, al fin y al cabo, es eso que pasa mientras estamos viajando por el pasado o metidos de lleno en el agobio de pensamientos grises que sólo conducen a sacarnos del lugar en el que realmente vivimos, que no es otro que el Aquí y el Ahora.

SI QUIERES RECIBIR NUESTRAS ACTUALIZACIONES A DIARIO EN TU FACEBOOK, NO PERDERTE NINGUNA ACTUALIZACION Y SER MIEMBRO DE LA TRIBU INTERNACIONAL DE LOGICA ECOLOGICA BUSCANOS POR ECOnsumo O SUSCRIBETE
¡[email protected]¡
www.econsumo.es

Fuentes:
Facilisimo

loading...

Un comentario

  1. El desempleo es el peor maltrato psicológico que existe.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!