Beber en botellas de plástico puede producir migrañas por causa del bisfenol A

Beber en botellas de plástico puede producir migrañas por causa del bisfenol A

20140329-173725.jpg

La reutilización de botellas de plástico potencia tanto la frecuencia como la virulencia de los episodios de migrañas y dolor de cabeza. Este tipo de envases suelen estar confeccionados con sustancias nocivas para el organismo, que se desprenden y filtran con la bebida tras un determinado número de usos.
El bisfenol A, también conocido como BPA, es uno de los productos químicos más habituales para fabricar todo tipo de plásticos policarbonatos, así como latas de conserva. Entre las consecuencias más inmediatas de su ingesta se encuentran los dolores de cabeza y las migrañas, según los resultados de un estudio clínico llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Kansas y publicado en el último número del Journal of Toxicological Sciences.
La polémica en torno al uso del Bisfenol A en este tipo de envases, debido a sus documentados perjuicios para la salud, viene de lejos. Algunos países, con Francia a la cabeza, han prohibido o limitado su uso, principalmente para proteger a los niños, que son el sector de la población más expuesto (la mayoría de biberones de plástico contienen este producto químico).
Síntomas inmediatos a la ingesta
A pesar de que la comunidad científica internacional no ha conseguido consensuar un punto de vista respecto a los perjuicios de la exposición al Bisfenol A, la mayoría de estudios coinciden en subrayar que los bebés y niños pequeños son el grupo poblacional con más riesgos. El disenso se refiere al umbral de exposición, más o menos alto según unos u otros estudios, pero muchos de ellos reconocen que podrían aumentar las posibilidades de contraer ciertos tipos de cáncer, así como enfermedades cardiovasculares, infertilidad y obesidad.
El bisfenol A, también conocido como BPA, es uno de los productos químicos más habituales para fabricar todo tipo de plásticos policarbonatosLos investigadores de la Universidad de Kansas sí han demostrado en ratones de laboratorio la relación directa, y a corto plazo, entre la ingesta de esta sustancia y las migrañas. Para llegar a esta conclusión, los autores inyectaron bisfenol A cada tres días en la mitad de los roedores utilizados para el estudio, emulando la cantidad habitual en un consumidor medio de botellas de agua y latas de alimentos. El organismo de los animales reaccionó a la media hora, apareciendo los síntomas comunes de las migrañas.
Los envases de cristal y otras recomendaciones
Los autores del estudio instaron en sus conclusiones a los pacientes con migrañas a que limiten el uso de envases con esta sustancia, como las botellas (a partir del tercer o cuarto uso), las latas y los biberones, para reducir la frecuencia y la intensidad de los ataques de migrañas. Sin embargo, matizan que ni todas las botellas de plástico están fabricadas con Bisfenol A ni todas contienen la misma cantidad. El código de reciclaje, situado en la parte inferior del recipiente, sirve para indicar su presencia al consumidor. Los plásticos que no contienen BPA, ftalato, ni poliestireno expandible son los que llevan los códigos de reciclaje con los números 1 (Pete), 2 (HDPE), 4 (LDPE), y 5 (PP).
Para evitar posibles riesgos, se recomienda la utilización de envases inertes e inocuos para que no aporten ningún tipo de sustancia contaminante al alimento que contienen, ni reaccionen con los compuestos del alimento. En este sentido, el vidrio es uno de los materiales más comunes y adecuados. Asimismo, las conservas envasadas se pueden encontrar tanto en envases de lata como de cristal, por lo que se recomienda abusar lo menos posible de las primeras ya que el BPA utilizado en el revestimiento de las latas puede filtrarse en el contenido de los alimentos, especialmente en el caso de los líquidos, como las sopas y las salsas. Es especialmente recomendable sustituir el aceite embotellado en plástico por el de vidrio, ya que tiene una mayor tendencia a filtrarse en este producto.
Los riesgos de sufrir migrañas debido a la ingesta de esta sustancia química sólo son achacables a las personas que ya padecían dicho trastorno. En España, hasta tres millones de personas están afectadas según la Sociedad Española de Neurología (SEN), en muchas ocasiones impidiéndoles mantener una calidad de vida aceptable. Por eso, corroborar mediante estudios clínicos en humanos estas mismas conclusiones obtenidas en ratones de laboratorio sería un gran paso en la lucha contra esta enfermedad. Un trastorno que está considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como uno de los más discapacitantes y que afecta más a menudo a los jóvenes que a las personas de mayor edad.

COMPARTE SI TE GUSTÓ
SI QUIERES RECIBIR NUESTRAS ACTUALIZACIONES A DIARIO EN TU FACEBOOK, NO PERDERTE NINGUNA ACTUALIZACION Y SER MIEMBRO DE LA TRIBU INTERNACIONAL DE LOGICA ECOLOGICA BUSCANOS POR ECOnsumo O SUSCRIBETE
¡[email protected]¡
www.econsumo.es

Fuentes:
Tusaludpuravida

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!