Moringa – El arbol de la eterna juventud

[showads ad=top]

¿Para qué sirve la moringa?
Todas las partes del árbol son comestibles, desde las raíces hasta las semillas de las frutas y sus beneficios son muy diversos, tanto para la agricultura, la alimentación y la medicina. Se han realizado pocos estudios para conocer a fondo las propiedades de la moringa, pero lo que se conoce hasta el momento es suficiente para alentar investigaciones exhaustivas, ya que es un árbol dotado de maravillas para los humanos.

Entre las principales propiedades de la moringa podemos mencionar:

Las hojas de moringa tiene propiedades benéficas para el cuerpo humano debido a la cantidad de vitaminas, minerales, ácidos grasos y proteínas que esta posee
Las raíces de la moringa tienen propiedades diuréticas
Las raíces de moringa también ayudan con problemas del sistema circulatorio
La raíz tiene compuestos cuyas propiedades ayudan a regular el aparato digestivo, previniendo la diarrea o el estreñimiento
La semillas de moringa tienen propiedades antibacteriales
Las flores de moringa son ricas en antioxidantes y aminoácidos
Las hojas también posee propiedades antibacteriales y antivirales
Las hojas son usadas por sus cualidades antiinflamatorias
Un universo de salud en tan sólo una hoja
Las hojas del árbol de moringa poseen una gran cantidad de propiedades debido a sus proteínas; minerales como hierro, fósforo, potasio, calcio y ácidos grasos esenciales; vitaminas A, C y parte del complejo B. De hecho, las hojas contienen una mayor proporción de vitamina C que una de las frutas con mayor aporte de dicha vitamina: la naranja.

[showads ad=center]

Las hojas también poseen más vitamina A que las zanahorias, más calcio que la leche de vaca y tanto potasio como los plátanos. El título del árbol de la eterna juventud no es exagerado a que la moringa tiene muchísimas propiedades benéficas para el organismo.

Con base en estudios realizados, una pequeña cantidad de las hojas del árbol de moringa, específicamente tan sólo las puntas de éstas, aportan el 23 por ciento del valor diario recomendado de ingesta de vitamina A y hasta el 18 por ciento de vitamina C. Éstas pueden ingerirse crudas puesto que pueden ser tratadas como vegetales y gracias a ello, pueden convertirse en un ingrediente muy nutritivo en ensaladas y sopas.

Raíces que activan el organismo
Las raíces de la moringa contienen propiedades que funcionan como diuréticos, aportan compuestos que pueden mejorar problemas circulatorios y del corazón, y también tienen características reguladoras del la actividad del aparato digestivo, que pueden tanto ayudar a controlar la diarrea como a estimular la actividad intestinal para evitar el estreñimiento. Y untado sobre piel irritada, el jugo de las raíces puede mejorar dicha condición.

Elimina enfermedades aún antes de que entren al cuerpo
Las semillas de los frutos eliminan las bacterias presentes en el agua y pueden ayudar a purificarla para hacerla útil para el consumo humano mediante un proceso de filtrado. Y las flores están cargadas de antioxidantes y aminoácidos. La moringa ofrece una combinación de tantas propiedades que prácticamente pueden hacer frente a cualquier mal padecimiento de salud.

Además de lo ya mencionado, en general, cualquier parte de la planta, pero principalmente las hojas, tienen propiedades antibacteriales, antivirales y antiinflamatorias, éstas últimas lo suficientemente poderosas para evitar la formación de tumores y pueden aportan gran ayuda en el tratamiento de ulceraciones, bronquitis, dolores musculares, fiebre, entre muchos otros padecimientos.

Usos de la moringa
Es muy sencillo obtener los enormes beneficios de la moringa, y especialmente de sus hojas, que es una de las partes del árbol con mayores cualidades y la parte más fácil de comer. Las hojas tienen tantos compuestos saludables que sólo algunas cuantas de éstas proporcionarían el valor nutritivo necesario para salvar una vida en caso de desnutrición. En realidad, los árboles son utilizados para alimentar regiones con desnutrición en países subdesarrollados.

Las hojas pueden cocinarse como si fueran espinacas, agregarse a ensaladas, ser molidas para espolvorearse sobre los alimentos o salsas, o ser disfrutadas de cualquier manera posible. Las hojas no necesitan ser refrigeradas y su almacenamiento no altera el valor nutritivo que ofrecen.

Contraindicaciones de la moringa
Hay pocas consideraciones que deben tomarse en cuenta al usar esta fantástica planta para evitar efectos secundarios. Principalmente, debe evitarse ingerirla en ayunas puesto que actuará como un poderoso laxante. Al igual que las espinacas y las verduras de hoja oscura, la moringa adelgaza la sangre así que se debe evadir su consumo al utilizar medicamentos para adelgazar la sangre o durante el embarazo y la lactancia.

www.econsumo.es

Y siempre es recomendable: adquirir la ayuda de un profesional de la salud antes de consumir alimentos con tantos efectos sobre el organismo.
Fuentes:
Alimentacionholisticablog

20130825-010033.jpg

BUSCANOS Y AGREGANOS EN TU FACEBOOK Y RECIBE LAS ACTUALIZACIONES DIARIAS: ECOnsumo

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SALUD
SUBSCRIBETE AHORA
RECETAS
CONSEJOS
ALIMENTACION
NOTICIAS SALUDABLES
ECOLOGICA
Y MUCHO MUCHO MAS!!!